SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

25 de diciembre de 2012

La lista blanca (Página 1) - Cosas que nos recuerdan a la Navidad

(Se abre el telón y aparecen Morrigan y Dark Heart sentadas delante de la chimenea. A su izquierda, se alza un gran árbol de navidad con luces de colores y un montón de adornos con forma de nuez.)

M: ¿Crees que alguien echará de menos el árbol? Vale que en el centro comercial hubiera más, pero creo que no deberíamos haber... tomado prestado el más grande.

DH: ¿Estaba dentro de una tienda? No. Entonces es propiedad pública. Es como los libros de la biblioteca. Lo devolveremos en un par de semanas.

M: Visto así... (mira hacia el patio de butacas.) ¡Hola, queridos nueceros! Me alegra ver que todos habéis sobrevivido al fin del mundo. Y a nuestros tuits sobre el tema. Esos sí que eran terroríficos y nos los cuatro jinetes del Apocalipsis. En fin, como podéis ver, la Navidad ha llegado al blog.

DH: Efectivamente. Papá Noel, sin embargo, nos ha advertido que no piensa pasarse por aquí. Que es una zona roja o algo así. Algo sobre ser muy malas...

M: ¿Malas? ¿Nosotras? Deberíamos secuestrar a Rudolph... Eso le enseñará a no meterse con nosotras.

DH: (Empieza a tararear "Rudolph the red-nosed reindeer") El caso es que hemos decidido vestirnos hoy de Navidad (se pone su gorro navideño) y asaltar el tema con humor, como nosotras normalmente hacemos. Para ello, hemos decidido crear una lista de cosas que nos recuerdan... ¡que ya llegó la Navidad!

M: Así es, y de paso, inauguramos una nueva sección, que consistirá en hacer listas... Generalmente, serán listas negras. De personajes, libros, películas, etc. Pero esta vez, nos dejaremos llevar por el espíritu navideño, y seremos buenas.

DH: Bueno, tampoco hay que emocionarse. Que, al fin y al cabo, la Navidad también tiene cosas malas, ¿eh?

M: Para una vez que pretendía ser buena, vas y me lo recuerdas. Hablemos de cosas buenas, que de cosas malas ya hablamos el resto del año.

DH: Vale... ¡Empiezo yo!



1 . N U E C E S

Si algo me recuerda a las Navidades son las nueces. Ya sé que las hay todo el año, pero yo solo las como en Navidad. Me encanta pelearme con el típico abridor en forma de corazón, y tirarlo al otro lado del cuarto cuando la nueza de turno se rompe por donde no debe. Me encanta empezar a golpear la cáscara contra la mesa y, por supuesto, cuando ya me he comido unas cuantas, reconstruirlas y que parezca que están intactas.

M: A mi me las tienen prohibidas. Dicen que me ponen violenta... Por una nuez que pisotee contra el suelo hasta que se abrió, pisanueces me llamaron.

2 . L O S  A N U N C I O S  D E  T V

M: Cuando llega la Navidad, nos bombardean con ellos, metiéndonos por los ojos colonias, juguetes e incluso cosas inútiles que no necesitamos pero queremos porque en la tele salen bonitas y nos hacen esgrimir argumentos tan elaborados e irrefutables como: "Lo quiero solo por el placer de tenerlo".
El caso es, que cuando era pequeña las Navidades empezaban cuando el anuncio de Chanel nº 5 empezaba a emitirse a intervalos de diez minutos. Hablo, por supuesto, del protagonizado por Estella Warren, que hacía un homenaje a mi cuento favorito: Caperucita Roja.



DH: Y eso incluye el anuncio de la Lotería de Navidad que yo, personalmente, nunca me pierdo. Me gustan las cosas que brillan. Eso también incluye la propaganda de Freixenet. ¿Qué, nunca habéis querido ser una burbuja dorada? Entonces, queridos nueceros, no tenéis espíritu navideño. He dicho.

M: Todas lo hemos deseado alguna vez... Hasta que crecemos y comprendemos que para embutirse en un traje hiperceñido lleno de brillantina dorada hay que tener mucha autoestima.

DH: Es cierto... o unos gustos extraños en el dormitorio. Lo que quiero decir es que los anuncios nos han educado durante nuestra generación. Y sino, que se lo pregunten a "Isabel, nos has conquistado" (echo de menos de Ferrero Rocher ya no utilice a la Presley, ¿eh?) y al "vuelve, a casa vuelve...".

M: Y los anuncios de juguetes, que nos enseñaron los peligros de las altas expectativas.

DH: Con su letra pequeña que dice que los accesorios SIEMPRE se venden por separado.

M: Y que las pilas NUNCA están incluidas.

3 . L O V E  A C T U A L L Y

DH: Según nuestra tradición navideña, nueceros, está es LA película de la Navidad.

M: Así es. La vemos todos los años. Ayer mismo, nos deleitamos con las historias de amor que ofrece, con la Navidad como marco y el culo de Bilbo Bolsón como broche de oro.

DH: En realidad no se le ve el culo. Sus partes pudendas están a salvo

M: Es una forma de hablar. De todas formas, no queremos entrar en detalles.

DH: Que nos gusta, sin más. Amamos a los actores ingleses y sobre todo la banda sonora, que es más que sublime. Por eso hemos decidido hacer una reseña... muy pronto. Atentos a vuestras pantallas.

4 . L O S  E S P E C I A L E S  N A V I D E Ñ O S  D E  L A S  S E R I E S

M: Cuando era pequeña, los Simpson eran el claro indicativo de que la navidad estaba al acecho.

DH: Aunque... ¡Cuidado! Que haya un especial navideño no tiene por qué significar que estamos en Navidad. Recordad que no será la primera vez que veis uno en pleno agosto.

M: O un especial de Halloween en Mayo. El caso es, que con los años, el especial de Doctor Who ha sustituido al de los Simpson.

DH: Sí. Deberíais haber visto cuánto me ha costado convencerla de que debíamos ser tradicionales y poner un árbol en vez de una TARDIS.

M: Sin embargo, no todos los especiales me gustan. Odio los de las series policíacas. Estoy harta de señores vestidos de Papá Noel asesinados.

DH: Y total... al final el culpable siempre es el reno.

M: Rudolph puede parecer adorable, pero tras esa nariz encarnada de esconde un psicópata en potencia.

5 .  P E L Í C U L A S  D I S N E Y

DH: Entendiendo Disney como: cualquier película de animación para niños y no tan niños. No es ningún secreto que en Navidad nos bombardean con pelis Disney. Lo de Mary Poppins es para mí una tradición, pero además este año tenemos Ratatouille, Shrek, Cars, etc. Si quien no se lo pasa como un crío es porque no quiere. Y no me vengáis ahora de adultos y finjáis que no os emocionáis con las canciones y os tienen que callar los vecinos a golpes en la pared. Porque no os creo.

M: Además, suponen un descanso de todas esas películas de sobremesa protagonizadas por Tim Allen y similares.

DH: Y están mejor que las pelis religiosas de las que echan mano por Semana Santa, así que disfrutad.

6 . C U E N T O  D E  N A V I D A D  D E  C H A R L E S  D I C K E N S

M: Y todas sus versiones, que son muchas.

DH: Eso supongo que incluye algunos especiales navideños de las series, porque hay muchos que echan mano del señor Scrooge y Tiny Tim... Personalmente, mi personaje preferido del libro siempre fue el narrador.

M: Los míos, los fantasmas. Algo que se ha incrementado desde que vi la versión de Catherine Tate y descubrí que el fantasma del presente era David Tennant.



DH: Esa entrada bailando sí que da miedo, y no el sonido de cadenas arrastrándose y los lamentos de ultratumba.

M: Pues yo me lo fo...

DH: ¡Follaje! ¡Pero no, el follaje nos recuerda al otoño, no a la Navidad!

M: (Carraspea.) Cierto. Lo mejor será, que nos vayamos despidiendo. Aún tenemos que hacer la cena.

DH: Bueno... en realidad ella tiene que hacer la cena. Yo tengo que comerla. Soy una privilegiada.

M: Y yo una idiota. En fin, aquí van las preguntas de la entrada: Y a vosotros, ¿qué cosas os recuerdan a la Navidad? ¿Qué opináis de nuestra lista? ¿Habéis visto alguna vez un fantasma más adorable que David Tennant? Que paséis una muy feliz Navidad, nueceros.

DH: Y que un montón de nueces aparezcan mañana debajo de vuestro árbol. ¡Feliz noche!




P.D
DH: Espero que este año no se te haya ocurrido invitar a Jack Skeleton, como hiciste las navidades pasadas. Lo arruinó todo.
M: Tú querías un Papá Noel y yo te conseguí uno. La cuestión es quejarse por todo.
DH: Este año, entonces, corre de mi cuenta. He llamado a R.R. Martin. Creo que el rojo le sentará bien. Y con suerte le sonsacaremos algún spoiler cuando esté bebido...
M: Buena decisión. Me consta que le gustan tanto las celebraciones como el color rojo.

12 de diciembre de 2012

Buenos presagios - Terry Pratchett y Neil Gaiman

(Se abre el telón y aparecen Morrigan y Dark Heart. La primera lleva cuernos; de los infernales, no de los otros, y un tridente. Dark, por su parte, lleva unas alas de ángel; pero de ángel guay, como Aziraphale o Cass, no como Patch).

M: Hola, queridos nueceros.

DH: ¡Espera, espera! ¡No podemos empezar! ¡No sé dónde he metido mi arpa! 

M:  De todas formas, no sabes tocarla...

DH: ¡Sí que sé, pero no entiendes de arte moderno, inculta!

M: Será eso... Bueno, antes de empezar con la reseña, os informamos de dos cosas. La primera: ya comenzaron las votaciones en el concurso de Libros y Literatura. Si os gustó nuestra reseña de Cincuenta Sombras de Grey y queréis votarnos, os dejamos el link en la sidebar. 

DH: La segunda es que nuestra cara está en un libro. Osea, que tenemos Facebook. Face-book (ríe descontroladamente) ...Lo pilláis, ¿no?

M: (Ante el silencio absoluto del teatro, le da una palmadita en la espalda). Si te sirve de algo a mí me ha hecho gracia.

DH: ...Gracias. Mejor que sigas tú.

M: Como iba diciendo Dark, hemos dado el salto al Facebook y hemos creado una página para el blog. Si le dais a Me gusta, una galleta imaginaria de chocolate y nueces de materializará en vuestra mesa/superficie más cercana.

DH: Os recomendamos que no lo hagáis en la bañera. Podrían deshacerse. De todas formas, os traemos hoy cosas más chulas que galletas imaginarias y libros en la cara (o caras en un libro). Más incluso que Grey y nuestra fusta en su contra. Os traemos... ¡¡una reseña!! Sí, sí. Habéis leído bien.

M: Creo que a alguno se le ha desencajado la mandíbula. El caso es, que el libro que os traemos hoy es perfecto para este año. Y este mes. Porque habla del fin del mundo.

DH: ¡Y también hay un perro llamado Perro! 

M: ¡Y ángeles! ¡Y demonios! ¡Y tibetanos! 

DH: ¡Dentro ficha!
Buenos Presagios

Tomo único
Good Omens | Terry Pratchett y Neil Gaiman
Norma Editorial | AE: 1999
ISBN: 9788479048778| 320 págs.

Las Buenas y Ajustadas Profecías de Agnes la Chalada anuncian que el mundo se acabará en sábado. El próximo, de hecho. Justo después de la hora del té... El Anticristo ha nacido, en Gran Bretaña, pero una serie de errores lleva a que en vez de llevar una vida ajustada a su naturaleza, con una educación satánica, viva tranquilamente con una familia de clase media en un pueblecito cerca de Londres. Un demonio y un ángel se ayudan mutuamente para evitar el fin del mundo... 
O P I N I Ó N   P E R S O N A L

M: Hacer reír a alguien utilizando solo las palabras es difícil. Sin embargo, Terry Pratchett y Neil Gaiman hacen que parezca un juego de niños. Y por eso los adoro/envidio profundamente. 

DH: Yo me siento irresistiblemente atraída hacia ellos. Son mis amores secretos. Los quiero a los dos en mi cuarto... pero todo a un nivel intelectual, que Terry ya no está para esos trotes, a su edad.

M: Por un momento creí que ibas a decir: ¡Ay, si tuviera 40 años menos!

DH: (cierra la boca) ...qué tontería. ¿Cómo voy a decir eso? (murmura) ¿Cómo no se me ha ocurrido antes?

M: El caso es, que muchas veces dos cosas que nos gustan mucho no tienen por qué combinar bien. Por ejemplo, a nosotras nos gusta el chocolate. Y el jamón asado. Pero si los mezclas, el resultado debe ser asqueroso. Pero en este caso, la mezcla de una pizca de Gailman y dos cucharaditas de Pratchett ha tenido como resultado un libro apetitoso y suculento. Voy a parar con las metáforas culinarias,  que algunos estarán pensando que se trata de un libro comestible. Y me entra hambre.

DH: Además, los nueceros estarán perdiendo el hilo. Ellos quieren chicha. Argumento. Y os lo vamos a dar. Yeah, baby. (Carraspea) Perdonad el cambio de registro. No sé de dónde ha salido.

M: Bueno, pues hagamos un pequeño resumen de los acontecimientos. Hace mucho tiempo (bueno, solo once años), en un Reino que todos conocéis (el Reino Unido) nació el Anticristo. Mientras eso pasaba, en la tierra se desarrollaba una guerra fría entre el Bien y el Mal (sí, así, con mayúsculas).

DH: Efectivamente. Pero pongámonos en antecedentes. Que haya una guerra fría entre el lado oscuro (que tiene galletas y helado) y el lado luminoso (que tiene libros) implica que hay gente ahí para lucharla. Y ahí entran los dos tíos más guays del universo. El ángel y el demonio que, pese a sus razas, son mejores amigos. Qué bonito, ¿verdad?

M: El ángel se llama Aziraphale y es librero por afición. Y el demonio, Crowley (sí, me lo imagino como Mark Sheppard). Conduce un Bentley y se dedica a hacer cosas malas, pero no demasiado malas.

DH: Cosas malas como desconectar el sistema de telefonía móvil de Londres durante 45 minutos. Eso es auténtica maldad, señores y señoras. No quitarle el bastón a una viejecita. No ponerle la zancadilla a Anastasia Steele. Ni siquiera tirarle de las orejas al príncipe de Inglaterra. Esto, amigos míos, es un demonio hecho y derecho.

M: Ponerle la zancadilla a Anastasia Steele sería considerado un acto de bondad. Le darían una medalla y todo. Al menos yo lo haría. Sería de oro (falso), con una nuez en relieve.

DH: Ahí queda para el valiente nuecero que se atreva a hacerlo. Cuidado con su guardaespaldas. Dicen que tiene un látigo. A lo que íbamos. El Anticristo nace y nuestros dos majos seres sobrenaturales deciden educarlo para que cuando sea mayor pueda tener libre albedrío y esas cosas que nos dicen que existen pero que nadie puede demostrar. ¿El problema? Que los dos idio...sincráticos se equivocan de niño. Bueno, vale, puede que una monja satánica cambiara a los niños y eso los confundiese un poco... nimiedades.

M: No es culpa suya. Ellos estaban entregados a su causa. Crowley hasta se puso faldas. El caso es que al final, cuando el niño cumple once años, se dan cuenta de que es normal. O todo lo normal que puede ser uno teniendo por niñera a Crowley y jardinero a Aziraphale. Mientras tanto, en un pequeño pueblo, en una familia de clase media, el Anticristo crece haciendo lo que hacen todos los niños. Jugar con sus amigos y pegarse con otros niños.

DH: Jugar a la inquisición española. Como los Monty Python.

M: Y cosas como esa. El caso, es que un día el Apocalipsis se desata. Así, sin avisar. Bueno, hubo alguien que sí avisó. Agnes la Chalada, que escribió un libro de profecías con una precisión que mete miedo. El caso es, que como a Aziraphale y a Crowley no les viene bien que se acabe el mundo, deciden que deben impedirlo cueste lo que cueste...

DH: Y hasta ahí podemos destriparos el libro. Como veis el argumento puede ser un poco liante, sobre todo porque hay muchos personajes.

M: Sentimos habernos dado cuenta de ello mientras hacíamos la sinopsis. La próxima vez prometemos hacerlo mejor. Además, los propios Neil y Terry nos ofrecen una sinopsis justo después del "prefacio". Una que lo resume todo perfectamente:

La Narración de ciertos acontecimientos ocurridos en 
los últimos once años, de acuerdo y en conformidad, 
como se demostrará más adelante, con: 
Las Buenas y Ajustadas Profecías de Agnes la Chalada 
recopiladas y editadas, con anotaciones de índole educativa 
y preceptos para los sabios, por Neil Gaiman y Terry Pratchett.



¿Que no dicen nada? Dicen lo justo y necesario. Vale, tal vez se les ha olvidado mencionar el tema del Apocalipsis. Nada importante. Como ha dicho Dark, hay muchos personajes, y para ayudarnos y como si se tratase de una obra de teatro, justo después de la sinopsis, nos ofrecen un Dramatis Personae. Entre esos personajes estarían, por ejemplo, los amigos de Adam Young (el Anticristo) con los que mantiene charlas filosóficas y llenas de imaginación que los meterán en más de un lío.

DH: Solo diremos una palabra: alienígenas.

M: Dos: tibetanos. Además, está Anathema Device, descendiente de Agnes la Chalada. A través de ella, conocemos las profecías de su tatarataratatarabuela o lo que sea. Unas profecías que, para mí, son de lo mejor del libro. Están perfectamente ligadas a los acontecimientos, incluso a los más absurdos. Además, me han hecho pensar. Este último año el que más o el que menos se ha emocionado con la perspectiva del fin del mundo, buscando entre profecías antiguas. Profecías que no tienen por qué ser ciertas. Profecías que se pueden interpretar como le salga a uno del higo. Es lo que tiene escribir algo. En el momento que lo haces, está sujeto a la interpretación. Así que, echadle imaginación, que lo mismo en lugar del fin del mundo lo que predicen es que os vais a ir al fin del mundo con vuestro yate y Jack Sparrow porque os va a tocar la lotería de Navidad. 

DH: Deberíamos hacer nuestras propias predicciones. O quizá no. El caso es que sí, la novela también tiene su parte de crítica, bastante obvia en el momento en el que aparecen los Cuatro Jinetes del Apocalipsis: Muerte, Guerra, Hambre y Contaminación. La pérdida de Peste muchos años antes es lamentable, pero no podemos hacer nada.

M: Mientras habla sobre ellos, hace referencia a un montón de realidades o hechos históricos que hacen que se nos caiga la cara de vergüenza como seres humanos (y no daleks o cybermen) que somos. Critica entre otras cosas: los establecimientos de comida rápida, la contaminación de los ríos, las guerras ridículas (es decir, todas), las centrales nucleares, todo... salvo a la Muerte. A la Muerte no. Obviamente. La Muerte es genial. La Muerte es la de Mundodisco. Tiene el mismo carisma. Si ya lo dice ella misma: está en todos lados. Ni que decir tiene, que es mi personaje favorito. De Mundodisco, en este tiene demasiada competencia directa. Es difícil elegir.

DH: Pero la queremos, de todas formas. Yo quiero que me firme mi ataúd... vale, a lo mejor lo del humor negro no es lo mío.

M: Ese no ha estado mal. La Muerte es una personificación muy interesante. Porque es igual que la realidad. Me explico: es objetiva. Ella no entiende de clases, ni se deja llevar por colores, religiones, etc. Es totalmente imparcial. Solo se fija en el tiempo. Y además es una cachonda. Hasta ese extremo llega Terry. Hace que nos riamos hasta de la muerte. ¿He mencionado ya cuanto lo idolatro?

DH: Sí, creo que unas cuatro mil veces. Así que cambia de tema antes de que tengas la tentación de volverlo a decir.

M: (Articula las palabras Le adoro, sin llegar a decirlas) Además, tenemos al Ejército Cazabrujas. Que no tiene nada de ejército. Ni de cazabrujas. Es una institución que vive de glorias pasadas. Muy triste todo.

DH: Así, diciendo tonterías... ¿no hay muchas instituciones exactamente con el mismo problema?

M: Sí... Vamos, que es como cualquier institución gubernamental. Anticuada. Este ejército lo forman fundamentalmente dos personas: Shadwell y Newton Pulsifer.

DH: El primero es un hombre... curioso. Uno que suelta insultos a puntapala y que no soporta al resto de los seres vivos. El segundo es una pobre criatura que no da una con los ordenadores, por mucho que lo intenta.

M: Pero hay que quererlo... O no. Es el único que me deja indiferente. Eso sí, tiene un papel fundamental en todo ese rollo del Apocalipsis. En cuanto a la forma del libro caben destacar un par de detalles como: los pies de página. 

DH: Unos pies de páginas que harán la delicia de... bueno, de todos. Al menos si tenéis sentido del humor, que no lo dudo. Os dejamos un par de ejemplos:


 Citas 

"Llegados a este punto, posiblemente valga la pena mencionar el hecho de que el Sr. Young creía que un paparazzi era un tipo de linóleo italiano."


"Aunque, todo hay que decirlo, tuvo que levantarse en 1832 para ir al baño."


M: Puede que sin el contexto pierda su gracia, es para qué veáis que va el asunto. En el libro, además, podemos encontrar verdades como puños ocultas entre chistes, metáforas hilarantes y juegos de palabras. Muchísimas referencias a la cultura pop (como por ejemplo una broma recurrente sobre cómo cualquier cinta que pasa más de dos semanas en un coche se convierte automáticamente en una cinta de Queen) y situaciones surrealistas que os arrancarán más de una carcajada. Tres o cuatro como mínimo (cada una).

DH: No hay mucho que decir de la estructura, me temo. Bueno, sí: que he echado mucho de menos los capítulos. Aunque hay separación entre párrafos, ¿nadie más tiene la sensación de que parar al final del capítulo es así como más correcto? ...¿No? Y luego soy yo la rara.

M: La verdad es que ni me había dado cuenta. Han conseguido que me olvide hasta de los capítulos. 

DH: Pues yo he encontrado el detalle un poco incómodo... pero igualmente no le voy a quitar diez puntos por ello. 

M: Resumiendo, si os gustan las historias en las que los personajes no son el prototipo de héroes, sino que hacen lo que buenamente pueden y lo que les dejan, esta es vuestra novela.

DH: Lo tiene todo, literalmente: demonios en contestadores automáticos, extraterrestres, perros que persiguen mariposas, torturas de la Inquisición, una chalada que escribe un libro del que no se vende ni una copia y una secta de satánicas que no dejan de hablar. Ah. Y una moto voladora. Y no, no me refiero a la de Sirius Black.

M: Es más bien cómo si la señora Figg y Filch le hubiera robado la moto a Sirius para dar una vuelta en ella. Muy paranormal todo.

DH: Pero nosotras, que adoramos lo paranormal, el sinsentido y los ángeles que tienen librerías, le damos el sello de aprobación. 

V E R E D I C T O

8.75/10

Aún no se ha inventado un comentario para resumir la novela. Os avisaremos cuando haya noticias al respecto. Mientras tanto, leedla. Mola. Mucho.

P.D. 
M: ¿Sabes qué es lo más paranormal de la novela?
DH: ¿Que Morrigan no haya dicho demasiadas burradas?
M: .... Vale, la segunda cosa más paranormal.
DH: Sorpréndeme.
M: Lo mucho que se parece el Aziraphale de la portada a David Beckham.
DH: ... Debe ser una de las señales del fin del mundo: mejor será decirle adiós a los nueceros. Nos veremos en el Cielo... O no.

6 de diciembre de 2012

M y DH News (nº 2)


(Morrigan y Dark Heart están sentadas en sendas sillas de escritorio dando vueltas como si no hubiera mañana. Cuando se dan cuenta de que las observan se detienen.)

M: (carraspea) Buenas noches, queridos nueceros. Hoy os veo un poco... desenfocados.

DH: (entorna los ojos) Y veo que os habéis traído a vuestros hermanos gemelos... ¡Perfecto! ¡Cuantos más, mejor!

M: Bienvenidos a la segunda edición de M y DH News. Quién nos iba a decir que llegaríamos tan lejos con esta sección... Creíamos que no había cuajado. Pero como acontecimientos recientes parecen indicar lo contrario, aquí estamos, una vez más, detrás de nuestra mesa de comedor/ping pong/informativos para traeros las noticias más frescas del mundo fantástico y también de nuestro blog, que no es fantástico pero a veces puede parecer muy surrealista.

DH: Y precisamente, en relación con el blog, empezamos la sección con un anuncio, porque somos así de egocéntricas y nos gusta ser el centro de atención. Bueno, tiene que ver con nosotras... pero también con Grey.

M: Y no, no es que vayamos a arrepentirnos por haberle dicho cosas feas o haberle comparado con una Barbie. De hecho, vamos a difundir aún más nuestras críticas, porque hemos decidido presentarnos al concurso que organiza Libros y Literatura. Esperad... no le he dado la entonación adecuada... Ponedlo en mayúsculas y con tres signos de exclamación a cada lado. Mucho mejor. Podéis encontrar las bases del concurso aquí:



DH: Como ya habréis supuesto, comentamos con nuestra exitosa (exitosa porque hay muchos comentarios en la entrada, no porque lo diga yo) reseña sobre Cincuenta Sombras de Grey, que podéis encontrar aquí. ¿Por qué esa? Bueno, es sencillamente una cuestión de sentimentalismo. Ya sabéis, con ella inauguramos la sección y, en el fondo, sabemos que os encanta cuando nos ponemos a fustigar a pobres incomprendidas como E.L. James.

M: Es la que mejor representa el espíritu de este blog. Las malas lenguas dicen que no nos votarán ni nuestros familiares, ni la gente a la que hemos amenazado con una fusta (parecía lo más idóneo dada la naturaleza de nuestra reseña), pero con un poco de suerte arrancaremos alguna sonrisa/carcajada/palabra malsonante referida a nuestro noble linaje.

DH: En mi noble linaje hay un tío abuelo loco que se siente atraido por la dinamita. Lo digo por si tenéis algo que decir sobre mi familia: os lo azuzaré.

M: Lo peor de esa afirmación, es que a ningún nuecero parece sorprenderle. El caso es, que si queréis votar por nuestra reseña, podéis hacerlo aquí.  Y ahora, pasemos a las noticias serias.

DH: (organiza sus papeles) Empezamos con las buenas noticias. Si bien sabréis que William y Kate, príncipes ingleses, están embarazados, os agradará saber que otra pareja, más famosa y con más linaje real, está también encinta. 

M: Nos referimos, por supuesto, a la autoproclamada reina de Hogwarts y Emperatriz Suprema de Hogsmeade y la parte de Narnia que va desde el armario hasta la farola, Minerva McGonagall y a su consorte Filius Flitwick.

DH: Efectivamente. Y sabemos que puede parecer extraño, porque McGonagall no es la lozana jovencita que era y... vaya, que se le habrá pasado el arroz, pensaréis. 

M: Las malas lenguas (la de Pomona Sprout para más datos, que no le perdona que le robase a Filius) dicen que es todo un montaje para salir en la portada de El Quisquilloso, que en realidad no está embarazada y que le gusta más llamar la atención que a una mandrágora en plena pubertad.

No nos divierte.
DH: Nosotras, por supuesto, no creemos que una mujer tan seria se atreva a un engaño así. Recordemos, al fin y al cabo, que la semana pasada se ganó el extraordinario título de profesora con la cara más parecida a un dragón. 

M: El premio fue entregado por Neville Longbottom. Lee Jordan se encargó de la retransmisión en directo y lo hizo con la misma efusividad con la que comenta los partidos de Quidditch.

DH: A otra cosa, mariposa: el sábado pasado se encontró la Atlántida cerca del Triángulo de las Bermudas.

M: Al parecer, los descendientes de los atlantes han montado un hotel de lujo con spa y casino.

DH: Un grupo de marineros japoneses, que estaban intentando pescar tamagochis, fueron alertados por las luces de neón de que algo sucedía. Obviamente, curiosos, no pudieron más que acercarse y ser los afortunados primeros clientes, consiguiendo una estancia gratis y una sirenita para cada uno (alza las cejas repetidamente).

M: Pasemos a las noticias bélicas. En la Tierra Media continúa la guerra. La fuga de Gimli y Legolas de la boda de éste último con una Mary Sue ha causado un conflicto a nivel mundial. Es que la Mary Sue en cuestión era la hija de Aragorn y Arwen. Una medioelfa que ha heredado la belleza de Luthien, el poder de Galadriel y la petardez de Anastasia Steele.

DH: Huelga decir que los amantes furtivos siguen en paradero desconocido. Gollum ha declarado ante nuestro enviado especial: "No los hemos visto. No los hemos visto. ¿Verdad que no, mi tesoro? ¡Gollum!"

M: ¡Dark! Se suponía que debíamos guardar el secreto. ¡Ahora todo el mundo sabe que está vivo y se esconde en una isla cerca de la bahía de hielo de Forochel!

DH: ...No, no lo sabían. Hasta hace un segundo... (se hace un incómodo silencio) ¡¡Deportes!! Los gnomos han ganado a los elfos en el torneo anual de recolección de oro al otro lado del arcoiris. El árbitro leprechaun, sin embargo, ha sido acusado de no ver que los primeros estaban usando sus sombreros puntiagudos como armas.

M: Entre los elfos estaba Thranduil, el rey del Bosque Negro, que estrenaba look. Se ha teñido el pelo de un tono rubio platino Malfoy, muy de moda entre los elfos. Y aquí nuestro consejo de belleza: querido Thranduil, la próxima vez tíñete también las cejas.

DH: (chasquea la lengua). Lamentable. Ahora, el tiempo. Se esperan copiosas nevadas en Camelot y riesgo de hielo en el Callejón Diagon, así que cuidado con los resbalones. Hay riesgo de niebla en Avalon y riesgo de lluvia de ranas junto a la casa de caramelo. 

M: Últimas noticias. Parece ser que un falmer se ha proclamado Archimago de Hibernalia. Su nombre es Werd y su primera medida ha sido desviar los séptims destinados a Conjuración a cosas más importantes. Como comprarse un amuleto de Talos nuevo. Y financiar la búsqueda del santo Grial de sir Galahad. Y rescatar el banco que Devi ha abierto en Trebon. Y comprarle hidromiel a Beowulf. Supongo que esto último explica por qué ha tomado esas decisiones.

DH: Y hasta aquí por hoy, queridos nueceros. ¡Que la fuerza os acompañe!




P.D. 
M: El otro día se nos dio por mirar las estadísticas del blog. Concretamente la parte de palabras clave en Fuentes de tráfico.
DH: Nos ha sorprendido (y preocupado, para qué engañarnos) cómo algunas personas llegan al blog. Qué extrañas búsquedas, de hecho, pueden llevar a él. A pesar de que son unas cuantas, os dejamos con ellas. No queremos que os privéis de leerlas. Los comentarios os los dejamos a vosotros.
M: - Madre pillada en bata sin ropa interior cuando van a arreglarle una ventana. (Alguien que sabe lo que quiere, bien por ti.)
- ¿Si pongo guantes dejo huellas? (No.)
- Dilatador anal de Grey (Comprensible, hemos hablado de él en la reseña)
- Chicos cachas (Puedo comprender la búsqueda, pero no cómo ha llegado hasta aquí buscando eso)
- Cuando un murciélago oye un montón de zumbido, ¿qué significa eso? (Eeeeh... ¿Que hay un mosquito cerca?)
- Canción de cuando el negro guaperas y la virgen vuelven a acostarse. (Lo peor de esto, es que sé que se refiere a una serie. Sé la serie. Pero no la canción, lo siento).

29 de noviembre de 2012

Atrapa una nuez - Reto #1 Sintonías de series

(Entran Morrigan y Dark Heart al escenario, que parece el decorado de un concurso de la televisión).
DH: (Abre una lata de aplausos y deja que suenen, deleitándose en el sonido) ¡Bienvenidos, nueceros y nueceras, a nuestra entrada de hoy!

M: Como podéis observar, os traemos una nueva sección llamada: Atrapa una nuez. Teniendo en cuenta que es una especie de concurso, supongo que el nombre no es el colmo de la originalidad. Teníamos muchos otros: Un, dos, tres responde otra nuez, ¿Quién quiere ser nuezllonario?, La nuez más débil (te puede romper un diente)...

DH: Colega, ¿dónde está mi nuez? Y, probablemente, la más sorprendente: Ahora cae una nuez (y no te abre la cabeza de milagro). Como podéis ver, hemos elegido la más normal, ya que no nos gustaría asustar a nadie que se pasara por aquí por primera vez.

M: Pero antes de que os frotéis las manos u os emocionéis con la posibilidad de conseguir cosas gratis, tenemos que advertiros una cosa. Una cosa que ya os dijimos una vez.

DH: The cake is a lie.

M: Ahí esta. Aquí el regalo por acertar será la satisfacción personal, nuestra felicitación y 333 nueces de oro imaginarias para que dispongáis de ellas de la forma que juzguéis conveniente. Eso sí, no juguéis al ping pong con ellas. La gente os mirará raro. Creerá que estáis locos.

DH: Ni al billar. No es que nosotras lo hayamos hecho.

M: Por supuesto que no... En esta sección os plantearemos un reto para que lo resolváis. En ocasiones será con canciones que deberéis adivinar, otras con pistas sobre los autores, otras con portadas difuminadas... El caso es, que os desafiamos. (Se pone un guante de lana. Se lo quita y lo arroja al suelo).

DH: *Mira al guante* ¿De lana? ¿Eso no es un poco cutre? Esperaba cuero, al menos. Como sea, esta vez el reto corre por completo a cargo de Morrigan, porque yo de series no tengo ni idea. Para que os hagáis una idea de lo mala que soy, solo he acertado 4 canciones de 13, lo cual no esta mal para una persona que apenas enciende la televisión, claro.

M: (Se aclara la garganta) Así es nueceros y nueceras. El reto de hoy va de series. 13 sintonías, 3 minutos, 1 reto. ¿Quién será el afortunado que se lleve las 333 nueces imaginarias? Y lo más importante, ¿estáis leyendo esto con la entonación de un showman televisivo?

DH: ... No sé de qué me hablas.

M: El objetivo es que adivinéis a qué series pertenecen las siguientes sintonías. No hace falta que las digáis todas. Solo las que sepáis. Y no pasa nada si están repetidas. Queremos saber cuántas sois capaces de adivinar. Ganará el primer nuecero que consiga nombrarlas todas. Además, podéis pedirnos... pedirme pistas. Os las daré encantada, con toda la maldad amabilidad del mundo. Dentro vídeo:



DH: ¡Esperamos vuestras respuestas, como siempre! ¡Gracias por participar... y que la fuerza os acompañe, jóvenes nueceros!





P.D. DH: Por cierto, Morrigan, ¿cuántas de estas series has visto?
M: Pues entre... trece y todas.
DH: Tienes mucho tiempo libre ¿verdad?
M: No. Tengo insomnio. Uno muy aburrido que no da conversación.

24 de noviembre de 2012

Debate (in)formal - Libertad de expresión en la bloggosfera + Nominación


(Se abre el telón. Aparecen Morrigan y Dark Heart en unos estrados que recuerdan en forma a los del congreso, pero sin llegar a parecer un circo.)

M: Bienvenidos, queridos nueceros. ¡Sentimos haberos tenido tan abandonados!

DH: ¡Pero gracias por seguir ahí por el momento! En algún punto os cansaréis de nosotras y nos enseñaréis dónde está la puerta, pero hasta que eso ocurra, os seguiremos queriendo. La verdad es que las causas de nuestra desaparición han sido ajenas a nosotras... y Morrigan os las explicará. ¿Querida?

M: La culpa la tiene la filología inglesa. Empiezas a leer un texto y terminas tomando el té con un montón de señores filósofos que te dicen que debes deconstruir un texto como si se tratase de una tortilla de Adriá.

DH: ¿Por qué deconstruyes las tortillas?

M: No las deconstruyo, es que cuando me salen media crudas siempre queda más bonito que decir: "cuidado, puede contener Salmonella". Y lo mismo se podría aplicar a los textos... Porque por culpa de mi verborrea a veces da dolor de estómago leerlos. Como ahora por ejemplo... Nos hemos ido un poquito por las nubes. Centrémonos.

DH: Queremos anunciaros que nos han nominado a los Oscars... Los Oscars de blogger, claro, porque a los otros nos han prohibido asistir. 


M: Un pequeño malentendido con Brad Pitt. Creyeron que queríamos secuestrarle. Falacias. El caso es, que nos han nominado a los Literature Blog Awards en las categorías de Mejor Contenido y Mejor Blog Joven. Gracias a la organización por la nominación, nos ha hecho mucha ilusión. 


DH: Podéis demostrarnos vuestro amor, por supuesto, en forma de votos en este enlace... Aunque también aceptamos pasteles.

M: O galletas. O magdalenas. Lo cierto es que es muy fácil tenernos contentas. (Se oye un carraspeo al fondo de la sala proveniente de una mujer que se parece sospechosamente a E.L. James). Parece que alguien discrepa. Y eso está bien. Porque es para lo que os hemos reunido hoy aquí. Para discrepar, para debatir, para exponer vuestras ideas sin lanzar vasos de agua a la cara a nadie.

DH: Es cierto. Estrenamos sección, como podéis comprobar por el cambio de escenario. Hemos decidido llamarla 

D E B A T E  ( I N ) F O R M A L

Sí, el paréntesis era necesario: nos gustan las ambigüedades, como bien sabéis.

M: Así es. Pretendemos que esta sección no sea simplemente una exposición de hechos y opiniones nuestras. Queremos llevarlo más allá. Queremos debatir con vosotros en los comentarios. Y que debatáis entre vosotros. Que sea una especie de... club de debate en el que todos hablan con todos y no únicamente con los organizadores... Me pierdo en la metáfora. Lo que quiero decir, es que os agradeceríamos que participaseis activamente.

DH: Al menos, sabemos que algunos lo haréis, porque normalmente vuestros comentarios son brillantes. ¿Por qué tenemos que quedarnos en el comentario que ponéis y por el que os damos las gracias? ¡Hagamos algo grande! ¡Dominemos el mundo! Y sí, seamos reinvindicativos, ¿por qué no?

M: Lo único que pedimos, como siempre, es respeto. Nada de palabras malsonantes o tendré que lavaros la boca con jabón.

M: Pero lo mío es solo en la intimidad. (Frunce el ceño). Eso ha sonado raro. Corramos un estupido velo y pasemos al tema que nos ocupa: 

L I B E R T A D  D E  E X P R E S I Ó N  E N  L A  B L O G G O S F E R A

DH: La libertad de expresión es un tema peliagudo en muchos sentidos. La mayoría de la gente dirá que es indispensable y, por supuesto, nosotras coincidimos. En la prensa, en internet... siempre deberíamos poder expresarnos libremente.

M: El hecho de si debe haber o no libertad de expresión, no es la pregunta. Porque seguramente todos diríamos que sí. La pregunta es, ¿dónde están los límites de esta libertad? Para algunos, en ningún lado. Para otros en el punto en el que se pasa de lo agradable a lo políticamente incorrecto, y para muchos otros el límite es el respeto.  

DH: Nosotras consideramos que el límite es el respeto. 

M: Exactamente. Y también creemos que cada uno debe imponerse sus propios límites. Sin presiones externas. Cada uno debería poder decir lo que quiera. Por ejemplo, a mi no me gusta el humor demasiado negro (que habla de casos reales y cosas así). Me parece de mal gusto. Pero entiendo que haya gente a la que le guste y que la persona que lo emplea está en su total derecho de hacerlo.

DH: Es normal, aunque a los nigromantes tengo entendido que les encanta. Bromas aparte, últimamente no hemos podido evitar fijarnos lo fácilmente que se critica a la gente con blogs. Y lo peor es que se critican entre ellos. Por hacer una mala reseña de un libro, por hacer algún comentario que a lo mejor viene poco a cuento... por cualquier excusa, en definitiva, por si no os habíais dado cuenta. Morrigan y yo estamos en contra de estas actitudes, por supuesto, como encantadoras damiselas que somos. Nunca alzamos la voz ni perdemos la compostura. Muchos deberían aprender de nosotros... ¡¡DEJA DE FRUNCIR EL CEÑO, LECTOR, O TE SACAREMOS LOS OJOS CON UNA CUCHARA!!

M: Me he dejado la cuchara de la sopa en casa... 

DH: Oh... Entonces mejor no les hacemos nada. Solo hablaremos mal de ellos a sus espaldas, cuando no miren.

M: Vale. O podríamos hacerles vudú de ese... (sacude la cabeza) Volviendo al tema. Aquí es cuando se nos presenta un dilema. Si una persona es libre de decir lo que le dé la gana, ¿no lo es también otra libre de criticarla por hacerlo? Y, el hecho de criticar a una persona por acudir a la libertad de expresión para defender su derecho a decir lo que quiera, ¿no resulta en cierto modo una paradoja o incongruencia? Lo sé, me he puesto demasiado filosófica, pero espero que se entienda el punto. Nosotras creemos que cada uno debe poder decir lo que quiera y criticar las cosas que no le parezcan correctas. Siempre y cuando lo haga con respeto y, sobre todo, no intente imponer sus ideas, cayendo en el paternalismo o la soberbia, en un intento de hacer ver a la otra persona que está equivocada. Obviamente, todos hemos pensado alguna vez, no tienes ni pu... ñetera idea de lo que estás hablando. O bien, me importa un "cajón" de pato, pero lo ideal, en mi opinión, sería controlarse y modificar las fórmulas empleadas de forma que un "me paso tu opinión por el forro", se convierta en un: "gracias por tu opinión, pero no estoy de acuerdo contigo". Porque en el momento en el que caemos en los insultos, las imposiciones o las demandas, la fuerza de nuestros argumentos se va por el retrete y nos quedamos balbuceando cosas del tipo "y tú más y dos veces". Obviamente, también soy de la opinión de que si alguien va a tu casa y se mea en las alfombras, tienes todo el derecho a echarle a patadas. Faltaría más. 

DH: Y yo me quito el sombrero. No tengo nada que añadir, amiga mía. Aunque eso último ha sido un poco... disgusting.

M: Lo siento. La próxima vez tenemos que buscar un tema en el que discrepemos. Para que los nueceros nos vean discutir.

DH: Nosotras nunca discutimos. ¿En qué podríamos dos personas tan encantadoras estar en desacuerdo?

M: En Helena de Troya.

DH: No hay nada que discutir. Era una incomprendida. Porque lo digo yo.

M: (sonríe) Y a mi me importa un pepino lo que pienses.

DH: Me alegro de que estemos de acuerdo en algo. El caso es, que como bien sabéis, nosotras nos pasamos del día despotricando. 

M: Sí, pero lo hacemos amparadas en el humor. Nuestros puntos de vista son subjetivos y exagerados (en la forma de decirlo, que no en la nota) con la intención de hacer reír. Y ahí va la siguiente cuestión de la entrada: ¿Creéis que el humor lo justifica todo? Lo peor de este asunto, la libertad de expresión en la bloggosfera, y lo que lo hace un buen tema a trata en un debate, es que no existen los absolutos. Todo depende de la situación, de la ofensa y de un montón de factores. Así que estaremos encantadas de leer vuestros ejemplos, situaciones hipotéticas o anécdotas al respecto.

DH: Y con eso, nos despedimos. Pronto actualizaremos de nuevo. En menos de 13 días, probablemente.

M: Pero aunque no lo hagamos, como esto se trata de un debate, nos veréis en los comentarios defendiendo nuestras ideas a mordiscos si hace falta. Es broma. Somos señoritas. No vamos por ahí dándole bocados a desconocidos... Normalmente.

DH: Así que no seáis tímidos y participad. ¡Queremos opiniones, aquí y ahora! Y mientras, saludos hasta la próxima actualización, grumetes de agua dulce.




P.D. 
DH: ¿Crees que después de esto nos llegará un mail bomba como dios manda?
M: Eso espero. Así podré darle la respuesta que se merece: "Gracias por tu opinión. Besis". 
AVISO: Puede parecer que nuestras ideas son un poco vagas o generales, pero es porque ya entraremos en detalles y especificaciones cuando lleguen los comentarios.

11 de noviembre de 2012

Grandes tópicos de la literatura universal - Novelas románticas + 200 seguidores


(Entran Morrigan y Dark Heart con sus impolutas batas blancas y las gafas de pasta puestas. En la mano, en lugar de sus habituales carpetas vacías cuya única utilidad es hacer bonito, llevan un par de novelas románticas, cuyas portadas acuchillan los ojos) 

M: ¡Hola, queridos! Como habréis podido comprobar, ¡ya somos 200 + 4 nueceros! Y por eso, antes de empezar con nuestro tópico, nos gustaría daros las gracias. A los que siempre estáis ahí, a los que comentáis, a los que nos leéis aunque sea en las sombras. Sin vosotros, este humilde blog no sería nada. 

DH: (muy seria) Gracias por no matarnos pese a que actualizamos de pascuas en flores.

M: Y por leer todas esas entradas fruto de mi incontinencia verbal y el... amoroso carácter de Dark. 

DH: ...Espera, ¿por qué ha sonado a ironía? Yo soy un amor. Y quien se atrevan a negarlo se llevará una dosis de muerte y destrucción. Y una novela romántica. Porque de eso hemos venido a hablar hoy.

M: Así es. Y más concretamente de todos esos tópicos que habitan en ellas. 

DH: Que no son pocos, precisamente. Y que a veces están relacionados con otros tópicos de los que ya hemos hablado. En nuestra vida hemos leído unas pocas novelas románticas. Y quien dice unas pocas dicen más de las que nos sentimos orgullosas en reconocer.

M: Sí, hace mucho que hemos cruzado los límites de lo socialmente aceptable. Pero no por ello vamos a dejar de leerlas. Somos unas rebeldes incurables. El caso es, que en ellas nos hemos topado muchas veces con la típica Mary Sue.

DH: Sí, sí. La escritora (o el escritor, quién sabe) tiende a verse obligado a volcar sus... fantasías, llamémosle, en la creación de una protagonista que a veces recuerda a la autora. Una protagonista odiable, a veces incluso matable, a la que deseamos quitar la tontería con un par de bofetadas bien dadas.

M: Además de ser bastante irritantes, suelen estar acomplejadas con su físico e incluso con su forma de ser hasta que llega el macizo de turno para decirles lo maravillosas que son y lo buenas que están. Entonces sí que se lo creen, porque no hay nada más fuerte que el poder de la atracción sexual resuelta de forma precipitada el amor. Lo curioso es que cuando algunas se describen a sí mismas (suele ser en mi primera persona), las cosas que dicen suelen ser algo como esto: 

"Me miré al espejo. Mis cabellos del color de otoño caían en ondas suaves sobre mis hombros y resaltaban mi mirada de color esmeralday mi pequeña nariz respingona. El vestido se ceñía sobre mi cuerpo delgado dejando gran parte de mis estilizadas piernas a la vista."

DH: Es muy realista. Yo siempre me describo a mí misma con ese tipo de frases. Y añado siempre que puedo detalles como "abundante escote", "exhuberantes curvas" y "si fuera una galleta ya me hubiera comido".

M: Sí, pero luego tendrías que añadir. "Me siento incómoda por todos estos dones que la naturaleza me ha dado, así que suelo esconderlos bajo ropa holgada." o bien, "me sentía fea y poco agraciada al lado de ese imponente hombre que se apareció en mi salón por arte de magia con un bote de nata en la mano."

DH: Por supuesto. Una Mary Sue siempre es modesta... Espera. ¿Por qué el hombre que aparece en su salón lleva un bote de nata? ¿Van a hacer tartas?

M: No lo sé, soy una joven inocente e impresionable y, con las mejillas arreboladas por la vergüenza, cierro el libro y abandono tan indecente lectura. En realidad, no, pero prefiero dejar todo el asunto de la nata a la imaginación de los nueceros.

DH: Decepcionante. Yo insisto en lo de la tarta. Pero sí, dejemos las cosas a la imaginación y continuemos. Con el chico, por ejemplo, porque es un caso para investigar por separado. A ver, son monumentos, todos ellos.

M: Son especímenes perfectos. Guapos, inteligentes, sensibles, y que cagan flores. Eso sí, tienen que ser un poquito machistas y poseer ese espíritu protector de macho alfa.

DH: Y celos. No te olvides de los celos. Aunque han marcado su territorio, a veces algunas criaturas se atreven a entrar en él... y entonces pueden hacer que arda Troya.

M: Sí, pero no solo es el sentido de la propiedad lo que tienen desproporcionado. Digamos que... hay parte de su anatomía que... destaca notablemente.

DH: A lo largo y a lo ancho. 

M: Vamos, que la media de tamaño en las novelas románticas no baja del medio metro.

DH: Otra cosa exagerada, sería su orgullo. Normalmente tienen más del que pueden controlar. De todas formas, es el sueño femenino. O la fantasía de la autora. Porque toda mujer necesita de un macho que la.... se... la consuele de forma salvaje sobre una mesa. O el suelo. O la cama. En realidad el sitio da igual, porque tendrán tiempo de probar muchas superficies y posturas diferentes.

M: Sí, además, no importa que la protagonista sea virgen, que suele serlo. Incluso la primera vez le van a dar al tema de forma apasionada y con una técnica pluscuamperfecta. Porque la sexualidad en las novelas románticas tiene que ser perfecta. No puede haber dolor, ni orgasmos fingidos ni cosas que... se bajan de repente. 

DH: Por eso hablamos de ficción, claro. Pero lo cierto es que suele haber más que sexo, ¿no? Quiero decir, tiene que haber un argumento, creo...

M: Sí... No. No hace falta. Mira Cincuenta Sombras de Grey.

DH: Vale, pero Cincuenta Sombras hemos quedado que es lo que usamos para arreglar mesas cojas. Digo yo que no todos los libros del mundo que tratan sobre romances serán tan vacíos.

M: Por suerte, la mayoría tienen argumento. Y un esquema que se repite hasta la saciedad. Chica conoce chico, se enamoran, lo hacen salvajemente, se enamoran más, su maravillosa relación basada en el sexo y en la malsana obsesión de ambos se ve ensombrecida por el/la mala malosa de turno, rompen, se reconcilian y son felices y comen caviar, porque él está forrado. 

DH: Sí, es un esquema bastante claro. A veces, el malo o la mala viene en las formas menos esperadas. Una amiga de la infancia, un personaje random, un pueblo entero...

M: Pero generalmente suele ser la exnovia del protagonista. Que es muy rubia y muy mala. Porque el color del pelo suele ser un claro indicativo de la maldad de un personaje. Generalmente, cuanto más rubia, más mala. ¿Por qué? no lo sé, pero si tuviera que hacer suposiciones basadas en prejuicios cosa que, como bien sabéis no hago nunca (soy un claro ejemplo de la imparcialidad y la rigurosidad), diría que se debe a que la autora en cuestión no lo es. 

Huid, panteras, huid
mientras podáis.
DH: En momentos como esos una se alegra de no tener un solo pelo de rubia. Pero me gustaría detenerme un momento en la parte dramática. Ya sabéis, la parte en la que los protas están separados. Invariablemente, ella no podrá vivir sin él. Y él no podrá irse a la cama con otras porque estará muy deprimido.

M: ¡Ah, sí! El período que en muchas novelas yo conozco como "complejo de Julieta" cuyo nombre científico es "Bitch, que mal estás, háztelo mirar". En ese momento me doy cuenta de lo enfermizo de la hermosa relación que pretenden venderme. Es esa etapa en la que ella se da cuenta de que no merece la pena vivir sin él y empieza a hacer cosas ridículas o autodestructivas porque si no es al lado del macizo que conoce desde hace dos días no merece la pena tener vida en absoluto.

DH: Aunque podría ser un fenómeno hormonal, porque normalmente poco después, cuando vuelven a estar juntos, ella le dice al guaperas que van a tener un bonito niño de mejillas rollizas con el que por supuesto están encantados, porque al fin y al cabo se van a casar y vivirán felices y comerán perdices con tropezones.

M: Muchas veces, las novelas románticas incluyen elementos sobrenaturales o protagonistas que han sido trágicamente arrancados de la época en la que viven por un conjuro/maldición/yogur caducado.

DH: Sí, los viajes en el tiempo son imprescindibles en muchas ocasiones, especialmente cuando quieres mezclar a una chica del siglo XX o XXI con un highlander del siglo XVI que está para tomar pan y moja. Por no hablar de los dioses. O casi dioses. A veces son vampiros. Incluso hay hombres lobos en más de una. Inmortales, probablemente, y que tienen que encontrar a su amor verdadero para apartarse del lado oscuro, en el que tienen galletas pero no cariño y comprensión.

M: Si son vampiros, dejaran de beber sangre; si son hombres lobo, buscarán curas milagrosas; si son de otra época, romperán las leyes del tiempo y el espacio; si son inmortales, renunciarán a la vida eterna; si pertenencen al pueblo de los cangrejos y caminan hacia atrás, llamarán a Ursula para que haga un apaño... Lo importante es que al final, ¡el amor triunfe sobre todas las cosas!

DH: Real como la vida misma, diría. Aunque, por supuesto, ellas nunca se lo podrán contar a su familia (si la tienen, porque pueden ser huerfanitas con un trágico pasado) porque, ¿quién las creería? "Mamá, te presento a mi prometido. Ha abandonado su siglo porque cree que soy mejor partido que esas mujeres en corpiño que ni siquiera llevaban ropa interior."

M: O bien, "Papá, te presento al vampiro que invoqué utilizando magia negra para que me arrebatase la flor de mi virginidad encima de la lavadora sin contemplación alguna". 

DH: Bueno, lo de la flor de su virginidad no lo dirían, o el padre sureño sacaría la escopeta y lo cazaría por media ciudad.

M: No, acabaría viendo que el vampiro es igual de protector con su niñita y aceptaría la relación. 

DH: Touché. Si pudiera la metería en una nube de algodón para protegerla.

M: Una nube de algodón de azúcar, no te olvides que todo tiene que rezumar dulzura. Pese a todo, nos gustan este tipo de novelas. No sé si eso nos convierte en unas románticas incurables o en unas masocas. 

DH: Creo que es un poco de las dos, somos unas masocas a las que les gustan el dulce. Y seguiremos leyendo novelas así, aunque en realidad nos burlemos de ellas.

M: Sospecho que tienes razón. Seguro que hay muchos más tópicos, pero ahora no se nos ocurren, así que os dejamos a vosotros el recordarnos que nos hemos dejado en el tintero: ¿Cuál es el tópico que más os irrita? ¿Cuál se nos ha olvidado? ¿Que opináis de que los hombres cangrejo le pidan ayuda a Ursula para poder vivir su amor sin tener que caminar hacia atrás? Esperamos ansiosas vuestras respuestas.

DH: Nos vemos en la próxima actualización que, esperamos, sea pronto. ¡No desesperéis, nueceros! 




P.D. 
DH: Voy a escribir una novela romántica. O mejor un fic. Será sobre la vida sexual del Doctor Cullen. Luego le cambiaré los nombres, lo enviaré a una editorial y me haré famosa. Crearé un nuevo género. Lo llamarán porno para médicos.
M: Me gusta como piensas. Espero que tenga metáforas llenas de sutileza y buen gusto del tipo: "Doctor, estoy ardiendo", "Voy a ponerte el termómetro" o el equivalente medicinal de "¿Quieres salami?", que sería: "¿Quieres jarabe?". Lo veo, lo veo.

1 de noviembre de 2012

Especial Halloween 2012 - Asylum

(Un relámpago ilumina la escena. En esta ocasión no hay escenarios, ni telones, ni butacas. Solo un cementerio. Un cementerio tras el cual se alza un imponente edificio de aspecto victoriano que ha visto mejores días. Un sanatorio abandonado.)

M: (Sale de detrás de una estatua con forma de ángel, con una elegante máscara veneciana puesta) Bienvenidos, nueceros, al sanatorio de Mucho ruido y pocas nueces. Aquí, os enfrentaréis a la más absoluta locura... Y no, no nos referimos a las fangirls de Christian Grey.


DH: (Levanta la cabeza, pues está tumbada sobre una tumba, con gafas de sol y papel de plata para ponerse morena de luna) Aunque un poco tarde, nosotras también hemos querido celebrar Halloween. Y lo hacemos al día siguiente porque el alquiler de edificios malditos y cementerios es más barato que en la noche de las brujas.

M: (Se sienta en la tumba de al lado y se quita la máscara) El caso es, que hoy vamos a hacer un tour por este terrorífico lugar, para mostraros los horrores que lo habitan y las crueles torturas a las que os incitaremos a someteros. Sé que eso ha sonado muy deprav... (la losa sobre la que asienta el culo empieza a moverse lentamente. Frunce el ceño.) depravado. Pero os aseg... (desde el interior de la tumba algo lucha por escapar.) Un momento.(Coge una pala, le da la espalda al grupo y empieza a golpear con saña al zombi que intenta salir.) Vuel-ve-a-tu-mal-di-to-si-tio. Vale, creo que ya está. (Vuelve a girarse, esta vez con el rostro lleno de sangre ajena.)

DH: ¿Morrigan? Tienes algo aquí (se señala la manga, donde Morrigan tiene una mano zombie aún luchando por sobrevivir... o lo que quiera que hagan las manos zombies cuando son cruelmente privadas de un cuerpo en el que vivir). ¿Podemos quedárnosla? Pooooorfa, le llamaremos Cosa y le enseñaré a hacer malabares.

M: Será mejor que esperemos a encontrar una mano menos... putrefacta. (La arranca de su manga y la arroja a la tumba entreabierta.) Una con más carne, como la de La familia Addams.

DH: Jo, nunca me dejas tener una mascota. Siempre están demasiado putrefactas o muertas o muerden o tienen enfermedades contagiosas. No es justo.

M: (Ignorándola y dirigiéndose al resto del grupo) Entremos, antes de que Dark encuentre un ghul y quiera hacerlo mascota oficial del blog.

(Siguen la senda que conduce a la puerta principal del manicomio. Morrigan y Dark forcejean un rato con la puerta, que finalmente se abre con un chirrido de esos que hacen llevarse las manos a los oídos y exclamar: ¡que grima!)

DH: (Coge un candelabro de una mesita auxiliar y pone voz cavernosa, que se hace eco por toda la casa) Bienvenidos oficialmente, nueceros, a nuestro horripilante tour de Halloween. Vais a ver y leer cosas que os horripilarán. Que os pondrán los pelillos de la nuca de punta. Que os harán temblar más que cuando vuestras madres os llaman por vuestro nombre completo (suelta una risa macabra)

M: Tampoco te pases. Nada da más miedo que eso último. (Mira a su alrededor.) Ahí está el salón. (Se acerca a la puerta y pega la oreja, creyendo haber oído algo) Es... ¿música? (Abre la puerta y se encuentran con esto)


DH: (se queda sin palabras) ... (cierra la puerta) La criada me recuerda a Helena Boham Carter, ¿crees que serán familiares?

M: No lo sé... Pero me encanta Rocky Horror Picture Show. Es raro. Y friki. Y mola.  ¿Sabías que el que interpreta al Doctor Frank-N-Furter es Tim Curry? Lo sé, Pennywise ya no da tanto miedo ahora.

DH: Eh... Sí. Claro... Lo que tú digas. ¿Por qué no seguimos? (La coge de la mano y la arrastra lejos de allí). Vamos a la cocina. A lo mejor hay cupcakes victorianos esperando por nosotras. De los caníbales.Dicen que hacen cosquillas en el estómago. 

M: Vale. Pero como uno de ellos vuelva a intentar morderme inventaré los cupcakes caníbales flambeados. (Abre la puerta) De detrás del mostrador sale la señora Lovett con una sonrisa macabra en los labios, ofreciéndoles dos empanadas.) Gr.. Gracias.

DH: Tienen buena pinta. ¿Cómo habrá hecho para que esas cosas que sobresalen parezcan dedos? (Coge una de las empanadas y la huele) Mmm... Carne... (Le da un mordisquito. Un hilillo de sangre parece caer de la masa. Dark hace una mueca). Qué asco. (Deja la empanada a un lado) Tienen cebolla, no te la comas, Morrigan.

M: (la deja en el mostrador con cara de repugnancia) Gracias, señora Lovett. Pero ya venimos cenadas de casa. No estará por ahí Johnny Depp Sweeney Todd, ¿no?

DH: ¿Afilando sus navajas? Pues ya si eso en otro momento nos pasamos, cuando no esté tan ocupado. Muy amable... (corre fuera, por si las moscas) 

M: No sé por qué corres, la señora Lovett es muy amable. Vale, que le gusta cocinar a la gente, pero todos tenemos nuestros defectos. Sigamos por ese corredor.

(Mientras caminan por el corredor, un niño sale de una de las habitaciones en triciclo. Avanza por el corredor a toda velocidad, pillando las curvas que ni el Schumacher. Imprudentemente, Morrigan y Dark deciden seguirlo. Cuando doblan la esquina ven a dos gemelas despedazadas y una avalancha de sangre se dirige hacia ellas, arrasando con todo cual señoras el primer día de rebajas. Con un grito perfectamente sincronizado, se meten en la primera habitación que ven, seguidas por los nueceros.)

DH: ¿Por qué hay un niño en triciclo en un manicomio victoriano? ¿Y por qué demonios sale sangre del ascensor? Siempre he creído que el Resplandor era una película de lo más extraña y... (calla, al ver la escena que se desarrolla delante de ellas, con varias personas sentadas alrededor de una mesa, cantando y... bailando como si estuvieran poseídos) 



M: Esa decoración tan horrorosa merece un castigo peor que ser empujado por unas gambas. 

(Avanzan hasta el fondo de la habitación donde hay otra puerta. Al abrirla se topan con una escalera de caracol. El pasamanos y los escalones están llenos de pájaros, que les miran y graznan al unísono: ¿Mío?)

DH: ¿Mío? ¿Por qué estas cosas hablan como las gaviotas de Buscando a Nemo?

M: No sé, pero tienen pinta de ser menos fiables que los pájaros de Hitchcock.

(Repentinamente, la bandada alza el vuelo y escapa por la ventana, rompiendo el cristal. El último en salir fue un cuervo. Se apoyó en el alféizar y dijo: Nunca más. Luego, siguió a los demás, perdiéndose en la oscuridad de la noche.)

DH: ¿Nunca más qué? ¿Nunca más vendrá por aquí? ¿Nunca más comeré empanadas de la señora Lovett? ¿Nunca más le robaré el novio a mi mejor amiga? ¿Nunca más leeré una novela de E.L. James?

M: ¿Nunca más preguntaré en qué se parece un Cuervo a un Escritorio? Tiene lógica, si yo fuera un cuervo estaría muy harta de tal comparación. Al menos no ha aparecido un gato. Si fuera un gato habría gente emparedada y por ahí si que no paso. Subamos por la escalera.

DH: (Asiente y empiezan a subir. En el camino se encuentran con una niña que baja las escaleras a cuatro patas mientras gira su cabeza y grita insultos en arameo. La sigue con la mirada) Y esos son los efectos de demasiados dulces de Halloween antes de dormir.

M: Sí, dulces, ahora se les llama así. 

(Al llegar arriba se encuentran con otro pasillo. Entran en la primera habitación a la izquierda. En el centro del pequeño cuarto hay un sillón, mirando hacia una de las paredes, llena de viejas televisiones.)

DH: Uy, qué bien, la sala de la tele (se sienta en el reposabrazos del sillón) A lo mejor están echando Mary Poppins o Sonrisas y lágrimas.

(Los televisores se encienden solos y empiezan a moverse entre los canales como si una mano invisible estuviese haciendo zapping)

M: American Horror Story, Bedlam, Médium, un especial de Halloween de los Simpson... Bueno, hay que reconocer que el fantasma tiene buen gusto. Espera... ¿Qué es eso? Es... ¡La pajarería de Transilvania! Me encantaban esos dibujos. (Se pone a canturrear) If you want a zombie bunny or a pussycat mummy, a vampire froggy or a skeletony doggy... (se percata de que Dark la mira raro. Carraspea.) Perdón.

DH: Pasas demasiado tiempo delante de la televisión, me temo. No es bueno. (Apaga la tele justo cuando una niña de pelo largo está a punto de salir de la pantalla). Deberías salir y disfrutar del aire fresco del cementerio. Es mucho más sano.

(Salen de la habitación. Una brisa fría de esas que meten miedo hace titilar la llama de las velas. De repente se oyen los cascos de un caballo.)

M: ¿Oyes eso o es que me he vuelto loca?

DH: Creo que son las tuberías. El dueño me avisó que son muy viejas. Que a veces parecen que suenan caballos, pero que no se permiten animales. Ni árboles de Navidad. Eso último no lo entendí. (Una calabaza aparece rodando y se para a sus pies. Con una vela dentro, la cara parece encendida) Anda, mira qué maja. 

(Se agacha a cogerla justo cuando un caballo aparece de la nada y una espada pasa unos centímetros por encima de su cabeza. Luego se gira para mirar a Morrigan que pasa mucho del jinete sin cabeza y entra en otra habitación. En ella hay árboles. Uno por cada festividad del año.)

M: ¡Mira! ¡La entrada a Halloween Town!

DH: ¡Yo quiero ir al pueblo de la Navidad! ¡Porfaaaa!

M: No tenemos tiempo, tal vez la próxima vez. Tenemos que seguir.

DH: Jo... con lo que me gusta... Está bien. ¿Pero no va a venir Jack a cantarnos, al menos?

M: Está muy ocupado intentando fastidiar imitar St. Patrick's Day... Se ha ventilado él solo tres botellas de whisky irlandés. Creo que no ha pillado el concepto.

DH: Oh... (echa a andar de nuevo y se encuentran con una puerta cerrada. Al abrirla, se oyen dos golpes: uno como si le dieran un puñetazo a alguien y el otro como si un saco de patatas cayese al suelo. Cuando salen al pasillo se dan cuenta de que ha golpeado con la puerta a un indefenso monstruo verde y de un solo ojo. Con un silbido despreocupado, le pone una alfombra por encima). ¿Crees que se nota mucho?

M: (pasando por encima) Solo un pequeño bache. Ahí delante están las celdas de castigo para los enfermos que se portaban mal. (En la puerta encuentra un cartel) Cuidado, aquí reside tu mayor miedo... (Se gira hacia Dark) ¿Qué es lo que más miedo te da?

DH: Es difícil, hay muchas cosas que me dan miedo. Los suspensos, la muerte, la oscuridad, los bichos con patas grandes o feos, tú cuando te acabas de levantar, mis padres cuando me amenazan con desheredarme...

M: ¿Lo dices por mi tendencia a la violencia o por mis pelos de loca? 

DH: Por los pelos, claro. Tú eres violenta a menudo... ¿Cuál es tu miedo? Aparte de quedarte sin café por la mañana, claro.

M: Los bichos, las muñecas de porcelana y los cementerios de barcos... Vale, sé que suena raro. Pero me dan muy mal rollo. Son como un símbolo de la muerte y el paso del tiempo. No puedo ni buscarlo en google imágenes. Y los barcos hundidos mucho menos... Soy rara. Pero vamos, no creo que aquí entre un cementerio de barcos. 

(Morrigan abre la puerta de la celda. Aparece Christian Grey descamisado, con una fusta en la mano y dice: "Aquí está Christiaaaan, nenas". Dark y Morrigan se ponen a gritar, la primera huye, pero la segunda no tiene tanta suerte y tropieza.)

D: ¡Morrigaaaaan!

M: Corre, Dark, corre. Correeee por tu vida.(Algo la agarra por los tobillos y la arrastra al interior de la celda) 

D: NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.


DH: (solloza, sentada en una tumba) Oh, Morrigan, ¿qué va a ser de este blog sin ti?
M: (Sale de detrá de la lápida) ¡Bu!
DH: (da un respingo y se gira) ¡¡Estás viva!! Pero... ¿cómo?
M: Le he dicho que en realidad se llama Edward y es una luciérnaga. Le he dejado llorando de la impresión.