SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

12 de agosto de 2012

Grandes tópicos de la literatura universal - Vampiros


(Entran Morringan y Dark Heart con sus ya habituales batas blancas de científicas literarias) 

DH: Bienvenidos un día más. Como veis no nos tomamos vacaciones ni en fin de semana.

M: Y sí, si os lo estáis preguntando, tenemos vida más allá de este nuestro blog. Antes de meternos de lleno en el tema que nos ocupa, queríamos daros las gracias por vuestros comentarios. Y por seguirnos. Nos sorprende gratamente que a alguien le guste leer nuestras idas de olla. Aunque a mi psicólogo le preocupa un poco. 

DH: Hoy no os traemos reseña, lamentablemente, porque no nos ha dado tiempo a leer ningún libro completo. Pero estamos en ello.

M: Dark, dicho así parece que en nuestra vida solo hayamos leído un libro. Y sería Cincuenta sombras de Grey. Eso no diría nada bueno de nosotras. Solo para que conste, hemos leído más. Muchos más. Lo que pasa es que no estamos acostumbradas a hacer lecturas conjuntas... Pero vayamos al tema.

Esto no es un vampiro. Es una luciérnaga.
DH: Y el tema que hemos escogido es uno con el que probablemente todos vosotros estáis familiarizados. Los habitantes de la noche. Colmillos largos y rostros pálidos de muertos. Andares elegantes y cientos de años a sus espaldas... Vampiros, queridos lectores. De eso os hablaremos hoy.

M: Creo que se te olvida algo. (Se ponen las gafas de pasta) ¿Lo ves? Queda mucho más profesional y riguroso. Casi parece que sabemos de lo que hablamos.

DH: ¡Oye! ¡Que yo sé de lo que hablo! Aquí donde me ves, en apariencia tan normal... he leído bastantes libros de vampiros.

M: Yo también. Pero la mitad del tiempo suelto lo primero que se me viene a la cabeza. No tengo filtro. Que te voy a contar a ti que no sepas ya. En fin, estimados lectores, antes de que saquéis las horcas y las antorchas, debo hacer constar que no tenemos nada en contra de los vampiros. Rectifico. No tenemos nada en contra de la mayoría de los vampiros.

DH: De los vampiros reales, claro. Hablo de los que beben sangre. De los que matan a gente. No de los que brillan. La purpurina debería limitarse a los trabajos de plástica del colegio. Pero... alguien no se lo advirtió a Edward Cullen. Y así va el mundo.

M: (Niega con la cabeza con actitud reprobatoria) Así es, amigos. Últimamente hay una tendencia a... cómo decirlo. Convertir a los vampiros en ositos de peluche achuchables. En hacer que parezcan criaturas bondadosas y encantadoras para las que beber sangre humana es una simple opción como... no sé, ducharse o hacer footing. Me temo que hay gente que ignora el significado de la palabra maldición. 

DH: Se ha creado una nueva raza de vampiros, en otras palabras. Una adulterada para jovencitas con muchas hormonas y muchas fantasías que llenar con algo. De ahí nacen seres como Edward Cullen. 

M: Edward, Edward, Edward... Sospecho que su nombre va a aparecer muchas veces en este blog. Tal vez demasiadas. Como todo el mundo sabe, este pseudovampiro no se alimenta de sangre humana. Es vegetariano y tiene principios. O eso dice él. La triste verdad detrás de este drama alimenticio, es que la Meyer no quería que pareciese malo. Y todo el mundo sabe que beber sangre ajena está muy feo. 

DH: Te lo dije. Está mal visto en sociedad ir clavando los colmillos en la yugular de la gente.

M: Solo fue una vez, ¿vale? Además, no estamos hablando de mí. Hablamos de Edward. Es tan... poco vampiro que no me extraña que Bella le dejara por un director de cine.

DH: Esa no fue Bella... fue Kristen Stewart. Deja de confundir ficción con realidad y céntrate.

M: Oh. Fallo mío. Espera... ¿Kristen Stewart estaba saliendo con Edward Cullen? ¿Quién es Kristen Stewart? 

DH: Ehh... Nadie. Déjalo. Hablábamos de vampiros. Y de vegetarianos. Edward no es el único. Seguro que muchos de vosotros habréis visto la serie Vampire Diaries. Aunque solo fuera por curiosidad. Yo empecé a leerme los libros... y Stefan es el primo perdido de los Cullen, en ese aspecto. Bueno, casi. Él no brilla si lo pones al sol.

M: En honor a la verdad, he de reconocer que en la serie, Stefan mejora mucho. No me suele pasar eso de que una serie me guste más que el libro pero en este caso así es. Y en cuanto a Damon... Bueno, qué decir de Damon. A ese hasta me lo fo...

DH: ¡Morrigan, que te pierdes! Damon es la contrapartida mala. Porque los chicos malos venden, claro. Eso debió pensar Anne Rice, probablemente, cuando creo a Lestat. 

M: Lestat es un encanto en comparación con Claudia. Con esa apariencia de muñeca de porcelana... (Se estremece solo de pensarlo) Mal rollo.

DH: De eso se trata. Escritores de novelas sobre vampiros, queremos más Claudias. Bueno, no exactamente como ella, sino lo que representa. Los vampiros son monstruos, no mascotas. Enteraos ya.

M: Sí. Queremos más Claudias y más Dráculas de Bram Stocker. (Suspira) Eso sí que es un vampiro. Con una sombra que va a su bola, malo, que da miedo, que no brilla y que se transforma... Y sobre todo: que bebe sangre. Ya a título personal, si hacéis que se parezcan más al Drácula joven que al Drácula viejo, os lo agradecería mucho. Gary, sabes que te quiero, pero de Drácula viejo pareces el primo feo de Peñafiel. Bueno, solo el primo de Peñafiel.

DH: Se te ha olvidado decir que va por ahí metiéndose en las alcobas de doncellas en camisón. Eso también le da puntos. Los vampiros de hoy en día verían una chica en camisón... y gritarían como nenas y se irían corriendo.

M: Lo veo, lo veo. Gritarían algo así como: ¡Tápate, buscona, que yo soy un vampiro decente y virginal! 

DH: Dentro de poco enseñarán sus crucifijos y les dirán que no quieren caer en la tentación antes del matrimonio. Ah. Espera. Que Edward Cullen ya lo ha hecho. La Meyer se ahorró el crucifijo, pero ahí está la evidencia.

M: Sí... Durante un tiempo intentó hacernos creer que era para no hacerle daño a Bella. Por eso de que tiene una potencia sexual inigualable (o eso dice él).

DH: Claro. Eso da alas a los lectores, que luego se montan fantasías en las que él es el rey del sexo... Y nacen aberraciones como Cincuenta sombras de Grey.

M: No hablemos de Grey que luego sueño. Pero en plan mal. De pesadillas y eso. Nada de... ¡A lo que iba!  Que ya nos estamos explayando demasiado.... Nos quedan muchos vampiros en el tintero. Somos muy conscientes de ello. Y algunos de los que mencionamos hoy dan para mucho. Pero es que esta entrada es una simple... introducción. Pronto más y no sabemos si mejor en: Grandes tópicos de la literatura universal. 

DH: Creo que deberíamos hacer una entrada, en algún momento, solo para hablar de los Cullen. Auguro que darán para mucho.

M: Sí, por favor. Tengo muchas cosas que decir sobre ellos. Os animamos a que nos digáis cuales son vuestros vampiros favoritos y a cuáles les clavaríais una estaca fríamente. Así, sin invitar a cenar ni nada.

DH:  Nos vemos en la siguiente entrada. ¡Sed malos!





P.D. Que sepais que encontramos a los vampiros que alumbran muy interesantes, pese a que nos riamos de ellos. Seguro que son unas lámparas fantásticas. 

9 comentarios:

  1. Mmm, pues es un tema interesante, jejeje, siempre he sentido debilidad por los chupasangres aunque soy más de licántropos.

    Los Cullen me ponen, cada vez menos, pero tampoco puedo renegar de ellos ;)

    Todos los de Anne Rice me subyugan, Baby Jenks a la cabeza aunque sea un minipersonaje (algo así como Bree Tanner, ;)).

    Vampire Diaries la serie fuck yeah, los libros aghhhhco total.

    True Blood serie y libros soy muy fan, muy fangbanger para ser exactos ;)

    Y luego hay vampiros de película que me robaron el corazoncito hace siglos y todavía lo tienen:

    David de Jovenes Ocultos.

    Severen de Los Viajeros de la Noche.

    Coincido con Gary Oldman en Drácula (y en todas las que sale, básicamente).

    Los buenorros de "The Forsaken".

    Y por supuesto SPIKE Y ANGEL, fuck yeah Buffy!!!

    Seguro que hay más, pero ahora no lo recuerdo.
    Quedo a la espera de leer más cositas vuestras.

    besotes colmilleros!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ooooh! ¡Spike y Angel! Podría parecer que Angel juega en otra liga, pero es que Spike tenía un je ne sais quoi que lo hacía muy empotrable xDD (Nota mental) Tranquilas, hormonas, tranquilas xD.

      Eliminar
  2. Yo donde esté Drácula, que se quite todo lo demás. Lo que he leído de Anne Rice mola, pero como no he leído demasiado, no puedo pronunciarme más.

    Y los de Crepúsculo, eso para mí no son vampiros, ni mucho menos xD. Pero esperaré a vuestra reseña sobre ellos, para echarnos unas risas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Auguro que a muchos les van a gustar vuestras "idas de olla". El tono ácido que habéis empleado me ha hecho reír. Con lo de la luciérnaga jaja pero que razón tenéis. Vampiros que van al instituto, vampiros que se pasean a plena luz del día con un anillito, vampiros metrosexuales... ¿ Dónde vamos a llegar? Saludos

    ResponderEliminar
  4. Nagini93 Intentaremos estar a la altura de las expectativas, pero no prometemos nada xD

    Yossi Barzilai Nos alegramos de haberte hecho reír =)Muchas gracias por seguirnos. Yo creo que se puede adaptar la figura del vampiro a los tiempos modernos sin necesidad de hacer que parezcan adolescentes rebosantes de hormonas. Algunos tienen 100 años y se comportan como si tuviera 15.

    ResponderEliminar
  5. Hola!!! Acabo de conocer vuestro blog y tengo que deciros que es Genial!! Me encanta la idea de los dialogos, le da mucha frescura a las entradas y sobre todo nos haceis reir un montón =)
    Así que me quedo por aqui!
    Sobre la entrada tengo que reconocer que teneis toda la razón del mundo, la historia de Crepusculo tiene de vampiro lo que yo tengo de monja y os aseguro que es bien poco jeje
    Soy una gran fan de la saga de Anne Rice, y mis personajes favoritos son Lestat (como no) es un hijo de su madre pero es genial!! Y Marius, que sale a partir del segundo libro =)
    Y oiishhh!! Dracula y la escena de la mujer con el vestido rojo, por dioooss!! La primera vez que la vi me quedé ojiplatica perdida jeje
    Bueno, me callo ya.
    Una entrada genial, seguid así ^^
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido una revisión muy divertida al fenómeno vampiro del que parece no terminamos de salir. Entre True Blood y sus vampiros pseudo vegetarianos, y Crepúsculo... empiezan a dar más risa que miedo.
    Lo dicho, una entrada genial.
    Me quedo por aquí, así si me encuentro algún vampiro brillante, le diré donde puede trabajar como lámpara.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. jajajaj xD me ha gustado jojojoo!
    Pues a mi los vampiros malotes me gustan ;)
    los de la hermandad de la daga negra son geniales !!!!

    besos!

    ResponderEliminar
  8. Debo confesar que soy una gran fan de Crepúscuo. Aunque lo leí hace tres o cuatro años, creo que si lo agarro ahora perdería todo el fanatismo.
    Personalmente, siento una gran animosidad a los libros que tienen demasiada fama. Es de lo más prejuicioso, pero me pasó con Twilight. Me pasó con 50 Shades,me pasó con los Cazadores de Sombras... y no son libros para tirar cohetes.
    En fin, cuando vieron que los vampiros vendía nuevamente, todo el mundo se dedicó a escribir, filmar y crear tramas vampíricas cada vez más enreversadas. Me gusta cuando un libro ofrece una visión más amplia de algo, y al principio Crepúsculo representó eso para mi. Ojo, tenia 13 años! pero me pareció curioso eso de poder alimentarse de animales, que brillen, que tengan sentimientos... era como algo completamente nuevo que sean super duros y resistentes a laluz y parezcan hechos de granito.
    No he leído nada de Anne Rice, anque se que debería. Leí el primer libro de las Crónicas Vampíricas y se me hizo tan similar a Twilight que lo terminé y los que le siguen en la saga, siguen abultando el disco duro de mi pc.
    Bueno chicas, me gusta la acidez y el humor que utilizan.

    Besos!

    ResponderEliminar

Déjanos tus opiniones, pensamientos, o amenazas de muerte. ¡Pero siempre con el debido respeto! Los comentarios que consideremos ofensivos o spam serán eliminados.