SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

29 de octubre de 2012

Hamlet - William Shakespeare

(Morrigan y Darkheart aparecen por el lateral del escenario, dando saltitos y batiéndose en duelo con espadas de madera. Fintas y estocadas y todas esas cosas por doquier que quedan tan bien en las pelis de caballeros).

DH: En garde!

M: Citando al gran Guybrush Threepwood, valeroso pirata, ríndete o te aplastaré como a un tomate. (En ese momento se da cuenta de que hay público. Se detiene y le hace un gesto a Dark. Ambas esconden sus espadas de madera tras la espalda, como quien no quiere la cosa. Carraspea.) Nueceros...

DH: No es lo que parece. Bueno, en realidad sí. Pero solo para introducir apropiadamente la entrada de hoy. No nos gustan las espadas de madera. La violencia es despreciable en todas sus formas. Y, desde luego, no somos competitivas. Pero solo para que conste, iba ganando yo.

M: (se saca una pistola de agua del bolsillo) ¿Quién dices que iba ganando?

DH: ¡¡Protesto!! Eso es un anacronismo. No hay pistolas en el libro del que vamos a hablar hoy. Ni de agua, ni metralletas, ni revólveres. Y ni se te ocurra sacar la espada láser, que te veo venir.

M: (hace un mohín de disgusto) Está bien... Hoy, queridos nueceros, como habréis supuesto por el título de la entrada, os traemos la reseña de un clásico de la literatura: Hamlet de William Shakespeare.

DH: Antes de empezar, decir que no tenemos nada en contra de Shakespeare, pese a lo que nuestras entradas puedan indicar. Estoy segura de que era un tío muy majo con el que echarte unas risas e irte de borrachera por los pubs de Londres...

M: Es más, este libro nos ha gustado. (Un murmullo de decepción se desata entre el público) Hay que ver cuánta maldad, como os gusta el despelleje. 

DH: Pero nosotras despellejamos igual, nos guste o no nos guste. Así que no os preocupéis. Dentro ficha técnica:
Hamlet
The Tragedy of Hamlet, Prince of Denmark William Shakespeare | The Arden Shakespeare |
AE: 1982 | AP: 1602
ISBN: 0174434693 | 592 págs.

Hamlet, personificación de la duda eterna, dominado por las emociones, no sabe resolver sus propios dilemas. Quiere descubrir la verdad, pero la verdad es dolorosa. Quiere restituir el caos en orden, pero fracasa. Shakespeare crea en esta obra un personaje más dado a la reflexión que a la acción, de ahí que los monólogos en Hamlet sean cruciales para el desarrollo interno del drama.
O P I N I Ó N   P E R S O N A L

M: Primero, como siempre, aquí viene nuestra propia sinopsis de la historia. Érase una vez en un reino muy lejano, un apuesto príncipe llamado Hamlet. Vale, el reino era Dinamarca. Y no sabemos si el príncipe era apuesto... Pero imaginándolo como un nórdico buenorro la historia gana muchos puntos.

DH: No, creo que no era apuesto. De hecho, juraría que en alguna parte se menciona que estaba echando tripa. 

M: Sabes que voy a fingir que no he escuchado eso último, ¿verdad?

DH: (Niega con la cabeza) No importa. Como buen príncipe, Hamlet tiene un castillo. Y como todo buen castillo, en él vivía un rey y una reina. Hasta que el rey muere. Y la reina, que se siente tan sola, decide buscar consuelo en su cuñado, que aparece en el momento acertado con el modo de consolar acertado también.

M: Sí, ya véis, todo queda en familia... Gertrudis (la reina) y Claudio (su cuñado) se casan y éste se convierte en el nuevo rey de Dinamarca. Vamos, que pega el braguetazo del siglo. Mientras tanto, los centinelas aseguran ver todas las noches al fantasma del difunto rey. Y la reacción de aquellos a los que se lo cuentan es: drogas, drogas everywhere.

DH: Quizá no con esas palabras, pero todos sabemos que le daban a la botella para entrar en calor. Aunque Shakespeare no lo diga. El caso es que cuando un amigo de Hamlet se entera, decide ir a comprobarlo, solo por si acaso. Y aunque incrédulo al principio, al final acaba por admitir que sí, hay un fantasma rondando por ahí. Por supuesto, se chiva a Hamlet y este decide ir a visitarlo también.

M: Y sí, es su señor padre. Es un fantasma y está cabreado. Le cuenta a su hijo que en realidad fue asesinado por su hermano Claudio, que le echó veneno en el oído. Y le pide que vengue su muerte. Y Hamlet, ya sea porque es mu buen hijo o porque se aburre, decide hacerlo. Y no de cualquier modo, no. Si algo nos han enseñado los clásicos es que si hay que vengarse, debe hacerse bien, con sutileza y cierta teatralidad. Y Hamlet se tomó esto último muy en serio, así que montó una obra de teatro para desenmarcarar al rey Claudio y hacer que a su madre se le cayera la cara de vergüenza.

DH: Desde luego, ese es el principio de su venganza. Lo que quizá el padre fantasmal no vio venir fue que su hijo no está hecho para el trabajo de asesino, porque acaba matando a otro. Y claro, cuando su tío guion padrastro se da cuenta de que ha estado intentando atentar contra su vida, lo envía amigablemente a Inglaterra para que allí se encarguen de él como se merece. Lo que me hace pensar que contrató a James Bond para la titánica tarea.

M: Es que Hamlet la parte teatral se la tomó muy en serio, pero la de la sutileza... digamos que cuando la repartieron él estaba haciendo pis. Y claro, al final se lió parda y empezó a morir gente como si no hubiera mañana. Que si suicidios, que si envenenamientos, que si espadazos... Vamos, que a Shakespeare le gusta la muerte más que a una Mary Sue el drama.

DH: Así que ya sabéis, si os gustan las muertes esta es vuestra historia. ¿Os ha gustado nuestro resumen? Pues ahora pongámonos con la reseña en sí... 

M: Si alguien me preguntase cual es la temática del libro no podría contestarle con una sola palabra, pues me vienen a la cabeza cosas como la muerte, el destino, la traición, la locura y la melancolía. Y por eso me gusta tanto, es una obra que, además de estar escrita con maestría, tiene muchas lecturas.

DH: Por lo general todas las obras de Shakespeare la tienen, pero a mí esta me gusta especialmente. No por la violencia, que de eso hay mucho, sino porque realmente te hace pensar. Es una historia que podríamos ver en las noticias hoy en día. Es una historia que, muy probablemente, nos deje fríos en un mundo en el que matar es una palabra más, así como venganza. 

M: Para empezar está el tema de la muerte y como el ser humano está impotente ante ella. Podemos provocarla, a veces retrasarla, pero no entenderla. Hay algo en ella que nos provoca un miedo irracional. De hecho, creo que la mayoría no sabemos como lidiar con ella. Y eso es lo que le sucede, en mi opinión, a Hamlet. No puede lidiar con la melancolía y se aferra al recuerdo de su padre, a las palabras de su fantasma, con desesperación. Incluso cuando éste parece un augurio de los hechos que van a suceder más tarde, tal y como Horacio dice al principio. En cierto modo, sospecho que Hamlet no sabe como enfrentarse a ese dolor porque está solo. Nadie parece comprenderlo. Incluso su madre, viuda del rey, se casa a los dos días con su tío. Así que ve la venganza como la única manera de sentirse mejor. Luego están las referencias al poder igualatorio de la muerte implacable, entre las que destaco su conversación con los sepultureros en el cementerio.

DH: Y tener a una fangirl detrás como Ofelia no ayuda. Porque en Hamlet también hay amor. El que no debió tener la reina por su marido, que al fin y al cabo a los dos días está en la cama de otro, y el amor de Hamlet y Ofelia, con su trágico final, que ellos mismos se buscan.

M: Ofelia, otra que no supo como afrontar la muerte y buscó la suya propia para hacerlo. Pero no sé por qué, no consigo sentir pena por ella ni por su amor por Hamlet, porque al fin y al cabo él se lo dijo muy claro: No te fíes de los hombres y vete a un convento.

DH: Fue un momento de resentimiento. Uno de esos en los que no sabes lo que decir y le sueltas cualquier cosa al que tienes enfrente. Una peleílla de enamorados. Existen desde el principio de los tiempos.

M: Pues yo creo que era sincero. Porque a ver, el pobre ya tenía bastantes cosas en la cabeza como para tener que andarse con galanterías. Otro tema a mencionar es la venganza y el modo en que Hamlet la lleva a cabo.

DH: La lleva a cabo llevándose por delante a todo el que pilla. Porque no solo se carga a Polonio por estar detrás de las cortinas, sino que también se carga a sus dos amigos del colegio. Por no hablar del hermano de Ofelia. Y, finalmente, del padrastro. Menuda pieza. ¿Dónde están los príncipes valerosos y honrados? Últimamente en este blog no hacemos más que hablar de príncipes violadores o psicópatas. Deberíamos cambiar de lecturas.

M: Sí, se le fue un poquito de las manos. Vale, se pasó de la raya. Si la raya estaba en Dinamarca, él acabó en China. Pero es un príncipe danés con un gran sentido de la ironía, así que yo se lo perdono todo. 

DH: Y con un gran manejo de la espada... Digo, de los monólogos. Ser o no ser. Y al final, deja de ser, claro. Pensar desgasta el cerebro. 

M: Dark, Dark, no te metas con mi príncipe que al final tenemos un problema.

DH: Solo te gusta porque te lo imaginas como un modelo danés descamisado.

M: Sí. Pero no solo por eso. Me encanta la forma que tiene de decir las cosas cuando se finge loco. Ese sarcasmo suyo me arrancó carcajadas incluso en medio de la tragedia. Como por ejemplo:

 Citas 

Polonio: ¿Me conocéis, señor?
Hamlet: Perfectamente bien. Sois un pescadero."
(No, Polonio no exclamó: ¡Mayorista! pero poco le faltó)

"Reina: Hamlet, tienes muy ofendido a tu padre (refiriéndose al usurpador)
Hamlet: Madre, tenéis muy ofendido a mi padre."

"Esta obra es pura broma. Veneno de broma"
(¡Zas! En toda la boca al rey)

"Hamlet: Señora, ¿me permitís reposar en vuestra falda?
Ofelia: No, señor.
Hamlet: Quiero decir reposar la cabeza en vuestra falda.
Ofelia: Sí, señor.
Hamlet: ¿Pensáis que quería decir alguna cosa fea? [...] Linda idea la de reposar entre las piernas de una doncella."

Y es inteligente, que ya es más de lo que pueden decir muchos perdonavidas de la novelas románticas actuales. En un faltón adorable.

DH: Demuestra que es un pillín, especialmente en esa última. Y suponemos que sabía leer y escribir. Eso lo convertía en todo un partido, en la época... y aún hoy en día, donde esas cosas pueden ponerse en duda.

M: Sí, sobre todo lo de escribir. Se está volviendo un reto encontrar mozos de nuestra edad que no añadan h después de cada palabra o escriban de forma tan abreviada que te dan ganas de comprar vocal. Pero volvamos a Hamlet, no solo tenía un humor refinado, si no que sabía expresar sus sentimientos. El monólogo del ser o no ser, que es el más conocido, es sencillamente genial. Nunca he leído nada que exprese la duda de un modo tan extraordinario como hace Shakespeare poniéndolo en boca de Hamlet.

DH: Que Hamlet es todo un partido, definitivamente. Aunque yo creo que Laertes también tiene su punto. Él también quiere venganza, por su padre y su hermana. De hecho, creo que él y Hamlet tienen mucho en común. Los dos son nobles, con padres un poco controladores, que gustan de viajar y que claman por sangre.

M: Pues tú te quedas con Laertes y yo con Hamlet y así no nos peleamos... Oh. Me había olvidado de cómo termina la obra. Idiotas. Un personaje que no hemos comentado aún, es la reina. La odio. En serio, me cae muy mal.

DH: ¿Es porque es un poquito ligera de cascos de más?

M: Es porque hace sufrir a mi Hamlet... No, ahora en serio. Casarse con el hermano de su marido solo cuatro meses después de su muerte es tener muy poco sentido común. Normal que Hamlet estuviese enfadado con el mundo.

DH: Era una mujer de éxito, no puedes culparla. Además, Claudio es el malo de la película, te recuerdo. O la obra de teatro. Es él el que mata al antiguo rey... ¡A su propio hermano, ni más ni menos!

M: Pero al menos él, es el malo y punto. Ya sabes que esperar, no va a ir por ahí ayudando a las ancianitas a cruzar la calle. Pero la reina se intenta vender como una víctima de las circunstancias.

DH: Bueno, al final yo creo que todos son víctimas del destino. O quizá ninguno lo sea. Quizá todos tienen justo lo que se merecen. Y es eso lo que hace la obra tan interesante.

M: Así es, el único que sale bien parado en Fontinbrás, que se lo queda todo sin haber movido un dedo. Con ese final trágico William parece estar diciéndonos que ni la violencia ni la venganza llevan a ninguna parte, salvo a la tragedia. Si ya lo decía Confucio: "Antes de embarcarte en un viaje de venganza, cava dos tumbas". En este caso muchas más. Había que dejarlo claro, dos no bastaban. Lo mismo es que Shakespeare no se decidía y fue en plan, por las dudas, los mato a todos y listo. 

DH: Morrigan, hoy estás muy filosófica.

M: Lo sé. Me estoy volviendo una chica muy seria. (el público se carcajea. Alza el puño.) ¿De qué os reís, malditos?

DH: Relájate y resumamos, que va siendo hora de ir cerrando. ¿Nos ha gustado Hamlet? Sí. ¿Lo volveríamos a leer? Sí. ¿Lo recomendaríamos? Sí, si os gustan los clásicos. Lo tiene todo: un príncipe, un amor imposible, gente ensartada en espadas y veneno.

M: Todo ello escrito de una forma exquisita por William Shakespeare. Siento que se nos quedan en el teclado muchas cosas por decir, pero no queremos aburriros con una reseña larguísima. Aquí están las preguntas de la entrada: ¿Os lo habéis leído? ¿Qué os pareció? ¿Sois del team Laertes o del team Hamlet? 

DH: Nos vemos en la próxima actualización.

V E R E D I C T O

8.5/10

Una obra que os hará reflexionar sobre qué le echaban al agua en Dinamarca. Pero aún así, mola mucho.

DH: ¿Morrigan?
M: Dime.
DH: En ocasiones... veo príncipes daneses.
M: (Pone la mano en su hombro) Yo también, D. Yo también.

24 de octubre de 2012

Cuéntame un cuento - La Bella Durmiente

(Entra Dark Heart ataviada con un vestido azul y blanco al más puro estilo Cenicienta. Mira hacia el telón con cierta preocupación.)
DH: ¿Morrigan?

M: (Aparta la pesada cortina de terciopelo y entra en el escenario llevando un vestido blanco, una capa con capucha roja y una cestita) Perdón, me encontré con un lobo y me distraje.

DH: Siempre te distraes con cualquier cosa. Espero que al menos llevara camiseta. Los lobos sin camiseta están muy vistos. Especialmente los que les gruñen a los seres que van brillando por el bosque... luciérnagas, por supuesto. (Se sienta en el suelo, con un "puff" causado por tanta tela en su vestido). ¡Hola, nueceros! Perdonad que me siente, pero ser princesa que se fuga es muy cansado. Sobre todo cuando vienes cojeando porque los zapatos te quedan flojos y se te ha caído uno por el camino. Hoy queremos presentaros una nueva y emocionante sección. 

M: Así es, querido nueceros. (se sienta a su lado, deja la cesta sobre el escenario y saca dos copas de vino y dos latas de coca-cola bebida refrescante random) Últimamente parece que los cuentos de toda la vida se han vuelto a poner de moda. Los vemos en todos lados, en libros, series, películas... A veces con otros nombres, en otros lugares y épocas, pero con la misma esencia. Así que para hablar de este fenómeno y del origen de los cuentos, hemos decidido crear esta sección, a la que llamamos: Cuéntame un cuento.

DH: Lo sabemos, el nombre no es el colmo de la originalidad, pero lo hemos patentado y ahora es todo nuestro. Volviendo al caso que nos concierne, el tema de los cuentos es en cierto modo peliagudo. Lo que quiero decir es que cada vez que algo se pone de moda me echo a temblar. Me entran sudores fríos y tengo pesadillas durante meses. ¿Que por qué? Muy sencillo: vampiros. Sí, sé que la palabra os sugiere muchas cosas. A mí, personalmente, me sugiere un fenómeno sobreexplotado a raíz de la aparición de cierta saga de cuyo nombre no quiero acordarme.

M: Espero que no me hagan odiar los cuentos como antes hicieron con los vampiros. No quiero tener que ponerme en plan dalek. (Le da un sorbo a su bebida antes de continuar) Antes de nada, me gustaría advertir que este no es nuestro especial de Halloween. Y lo digo, porque los cuentos pueden llegar a ser muy bestias. Como por ejemplo el de hoy: La Bella Durmiente.

DH: En principio todos conocemos la versión Disney. Bruja mala que se siente ofendida porque no la invitan a un bautizo, maldición al canto, niña que hay que poner a salvo, bosque y canciones, príncipe atractivo con un caballo blanco, pinchacito con el huso de una rueca, una siestecita y final feliz. Ese viene siendo el resumen resumido, si me permitís simplificar. 

M: Pero hay muchas más versiones. Para aquellos que crean que La Bella Durmiente es una historia preciosa... Dejad de leer. No, en serio, si no queréis sentiros decepcionados, id a ver la tele. El niño que lleváis dentro lo agradecerá. La primera versión del cuento, por así decirlo, o la historia en la que se inspiró, más bien, data del siglo XV y se llama Sol, Luna y Talía. Y ahora, llega el momento de contároslo... Había una vez una princesa, que según los astrólogos estaba condenada a pincharse con una astilla envenenada oculta entre el lino... Pues si que eran específicos, sí. Los astrólogos de ahora lo máximo que te dicen es... "Veo a un hombre misterioso que se acerca" Y con esa descripción puede ser el amor de tu vida o un desconocido que quiere preguntarte la hora. Pero volvamos al cuento, que me voy por las ramas. Aunque el rey hizo todo lo posible por librarse de astillas, lino y cualquier cosa que pudiera resultar peligrosa, la muchacha se las ingenió para pincharse de todas formas.

DH: El caso es que eso es suficiente para matarla, por supuesto (las princesas de aquella eran muy flojuchas) y a su padre no se le ocurre nada mejor que dejar el cuerpo en el palacio e irse. Lo que hacen algunos para no ocuparse de pagar a las pompas fúnebres, oye. El caso es que un noble cazador que pasaba por allí comete allanamiento de morada y la encuentra. Como supondréis, es amor a primera vista y blablabla... Bueno, no amor. Atracción. Muy fuerte. Tanto como para cometer necrofilia. Porque, nueceros y nueceras... se la beneficia. Así como lo leéis. Y cerrad la boca que queda feo.

M: (poniendo cara de desprecio infinito) Lo que hace la necesidad ¿eh? No, en serio, que asco. ¿Pero qué clase de cerdo, asqueroso, depravado es? En fin, el caso es que, la princesa que hasta hace dos días estaba muerta, se queda embarazada... Porque, ¡Ooooh!, en un giro argumental totalmente inesperado, no estaba muerta que estaba de parranda. Bueno, de parranda no, dormida. Al cabo de nueve meses dio a luz a gemelos: Sol y Luna. No quiero ni imaginarme como sería el parto... ¿Qué pasa? ¿Salieron andando o algo así? Como el autor tampoco era capaz de imaginarse a los niños saliendo de... ahí gateando, decidió meter hadas en la historia para que cuidasen de los bebés.

DH: El caso, sarcasmos de Morrigan aparte, es que un día el niño tiene hambre. E incapaz de llegar al pecho de su madre... le chupa el dedo, que a falta de pan buenas son tortas. Y da la casualidad de que le quita la astilla del dedo a la princesa... no, no me preguntéis cómo no se la traga o por qué el veneno no le afecta. Si preguntan, tiene superpoderes.

M: Un buen día, el noble, que no ha podido olvidarse de la muchacha, decide regresar al castillo. Además de asqueroso, reincidente. No puedo imaginar su disgusto al saber que la joven estaba viva. El  caso es, que el noble señor, que de noble no tiene nada, le explicó a Talía que la había violado porque creía que estaba muerta y que él era el padre de sus hijos. Esa debió de ser una conversación incómoda. Pero ya hemos visto que ella muchas luces no tenía, porque le dijeron que el lino la mataría y ahí fue ella a meter la mano en él. Así que en lugar de enfadarse, pegarle o cortarle la parte del cuerpo que había provocado esa situación, ella decide que le quiere. Que mal le sienta a algunas la casi muerte pero no.

DH: Pero la historia no acaba ahí. Porque además de allanador y violador, el noble también es infiel. Porque está casado. Y para más inri, habla en sueños, por lo que su esposa se entera de todo el fregao. Huelga decir que no le gusta nada. Así que decide vengarse: va a cocinar a los niños (ya veis, lo más normal del mundo) y va a quemar a la princesa en la hoguera porque, por supuesto, darle una patada en los pendientes reales a su marido sería mucho menos eficaz, dónde va a parar.

M: Talía le pidió a la señora del noble, si podía quitarse las ropas buenas al menos, para no echarlas a perder. Y con cada prenda soltaba un berrido, hasta que el noble acabó por oírla... Pero, vamos a ver... ¿Qué clase de mala es esta, que deja a sus víctimas soltar alaridos? 

DH: ¿Qué clase de mala es esta, que deja que se monten un striptease en su patio de armas? El caso es que la cornuda le dice a su marido que el daño ya está hecho, que la ha quemado y que él mismo se ha comido a los niños... Pero, ¡sorpresa! Los niños están bien y la princesa también, todo gracias al cocinero que le sirvió animales en lugar de personas. Así que matan a la bruja piruja y todos son felices y comen perdices. ¿Moraleja? Los nobles que van por ahí violando princesas y poniéndole los cuernos a sus mujeres no reciben castigo alguno.

M: En el siglo XVII, Perrault reescribió el cuento anterior, y lo modificó para que no pareciera tan bestia. Se dio cuenta de que la necrofilia era una cosa demasiado fea como para ir por ahí hablando de ella. Pero por algún motivo, el canibalismo no parecía mala idea. Le daba ese punto gore tan necesario en los cuentos. En esta versión, La Bella Durmiente del Bosque, el accidente de la protagonista se debe a una maldición. Resulta que por su nacimiento montaron una fiesta e invitaron a siete hadas,a las que les pusieron cubiertos de oro. Pero se olvidaron de invitar a una más, así que cuando llegó, no había cubiertos para ella. Y como es lógico, se cagó en el rey, en su ascendencia, y sobre todo, en su descendencia. Durante el banquete, las hadas le concedieron dones a la niña, que si saber cantar, que si ser la más guapa, que si ser la más buena... Vamos, que Perrault creó a una Mary Sue, así, sin comerlo ni beberlo. La bruja ya no me parece tan mala después de todo. Intentaba hacerle un favor a la humanidad quitando de en medio a la princesa petarda. El caso es que, a los 16, la tía toca lo que no debe tocar, y se duerme. Y las hadas duermen a todo el castillo salvo a los reyes, durante 100 años. Y aquí hay una gran diferencia con la película Disney. La princesa se despierta cuando está el príncipe allí, pero es una casualidad, porque justo en ese momento se cumplen 100 años y se rompe la maldición. Así que, nada de besos de amor verdadero.

DH: La otra gran diferencia con el cuento normal, el de Disney de toda la vida, es que aquí, tras la luna de miel,  la suegra se va a vivir con la recién formada familia. Solo que a la mamá del novio resulta gustarle el canibalismo y se intenta comer a la princesa y a sus dos hijos (Día y Aurora, nombres originales donde los haya).

M: Sí, la reina madre es el prototipo de suegra cabrona. Obviamente, Perrault no quería hacer del príncipe azul un cabrón infiel, así que se inventó a su señora madre, y mientras él se iba a la guerra, ella hacía de las suyas. En este caso, también es el cocinero el que salva a los niños y a la princesa. Pero la reina madre no era tonta. Descubrió que se estaban cachondeando de ella y estaba tan furiosa que mandó llenar una cuba con serpientes y otros bichos malos para meter a su familia y también a la del cocinero... Pero justo en ese momento aparece el príncipe, que tiene el don de de la oportunidad, como podéis ver. Él preguntó qué pasaba, porque claro, una cuba llena de sierpes, tu mujer e hijos atados, tu madre partiéndose... Puedo entender su confusión. Al final, la reina madre que era mitad ogresa se tira a la cuba de cabeza porque está harta de todos ellos. Normal, yo también lo estaría, vaya pandilla.

DH: La cosa es... si la madre es parte ogresa, el hijo también lo será, digo yo... Es igual, no quiero saberlo. A los cuentos nunca hay que darles demasiadas vueltas, o al final nada tiene sentido. Pensemos más en el hecho de que entonces llegaron los Grimm y se cargaron toda la esencia malvada de la historia. Porque ahora La bella durmiente no mola tanto: no hay caníbales, ni violadores, ni mujeres cornudas, ni suegras malas... Solo un príncipe random y sin nombre. Y una princesa a la que en esta versión también le otorgan inteligencia.

M: Hombre, no quiero ser mala, pero mucha inteligencia no es que le otorgaran, al final también acabó tocando lo que no debía. Cabe mencionar además que en ninguna de las tres versiones la princesa se va a vivir al bosque con las hadas, lo cual es mucho peor. Al menos la del cuento Disney tiene excusa, no lo sabía, pero las otras debieron sospechar algo cuando vieron lo sensible que se ponía la gente con las cosas de hilar.

DH: Pasemos a las influencias que ha dejado en el mundo contemporáneo, porque hay un montón de obras, tanto literarias como televisivas como cinematográficas, que merecen ser comentadas. Desde luego no hablaremos más de la versión de Disney que todos conocemos, pero por si no lo sabíais se está preparando una película que toma la perspectiva de Maléfica, la bruja que condenó a muerte a la inocente pero no tan lumbreras princesita.

M: Así es, se llama Maleficent y la protagoniza Angelina Jolie. La verdad es que le pega y todo. Pero para verla tendremos que esperar al 2014. Ya la destriparemos comentaremos entonces. Lo mismo nos llevamos una sorpresa. También sale en algunas series como Grimm, en la que realmente me sorprendieron, pues el "príncipe" en esta ocasión no tiene ni puñetera idea de lo que tiene que hacer para salvar a la chica. En Once Upon a Time también sale, en el 2x01 para más datos, pero no voy a seguir hablando porque corro el riesgo de que Dark me atice con la cesta por spoilorearla. Sí, habéis leído bien. Es del verbo spoilorear y la uso mucho... ¿Qué no existe? Si existe almóndiga, mi verbo también. Y que venga la RAE a decirme algo.

DH: Y en literatura, encontramos un claro ejemplo de la inspiración en este cuento, en la bestialidad que Anne Rice hizo al escribir su saga sobre este personaje literario: La trilogía de la Bella Durmiente. Ella dejó lo de la violación. Y añadió cosas peores. No el canibalismo, pero cosas que tienen que ver con comer otras cosas de otra gente. Por dios, Morrigan, hazme callar.

M: No sé si debería. Eso sería ser buena y yo, claramente, no lo soy. Pero bueno, por una vez y, sin que sirva de precedente, te interrumpiré. La verdad es que no la he leído. Y no sé si debería. Soy de trauma fácil. Seguro que hay más libros y películas, pero ahora mismo no se nos ocurren... Así que vamos a despedirnos ya. Pero primero, os voy a ofrecer mi opinión sobre el cuento: No me gusta. ¿Por qué? Porque odio las historias en las que la princesa debe ser rescatada por el príncipe y que éste la haga una mujer respetable. Obviamente hablo de las versiones edulcoradas, en la primera lo único respetable es la patada que le daba yo al noble cochino. Lo que quiero decir, es que prefiero las que son como... Mulán, por ejemplo. Sí , sí, ya sabéis, si las cosas van mal, no esperéis a que mejoren o que os salven, salid ahí fuera y patead algunos culos. 

DH: ¿Y vosotros, a cuál de todos los personajes del cuento les patearíais el culo? Después de leer nuestra entrada, ¿creéis que la de Disney es una buena adaptación? ¿Os gustaría estar en el lugar de la bella durmiente o del príncipe? ¡Comentad, nos encantan vuestros desvaríos!

M: Así es. ¡Hasta la próxima actualización, nueceros!






P.D.
DH: Se nos ha olvidado decirles que vamos a tener un nuevo compañero en el blog.
M: Sí, es verde, tiene los ojos naranjas y no, no es un alien.
DH: Bueno, ya lo verán mañana.

20 de octubre de 2012

Grandes tópicos de la literatura universal - Romeo, Julieta y otros amores imposibles

(Entran Morrigan y Dark Heart intentando ponerse las batas de científicas literarias por encima de sus vestidos isabelinos.)

M: Esto no entra. Así que deberíamos dejar de tirar porque al final nos vamos a cargar las b... (se oye claramente el sonido de la tela al rasgarse.) Esto... creo que esta vez tendremos que conformarnos con las gafas de pasta.

DH: (se las pone, mientras se ajusta la redecilla del pelo) Bienvenidas, vuesas mercedes nueceras.

Empújalo, Julieta, empújalo
M: Hoy os traemos un nuevo tópico de la literatura universal. Un documento escalofriante, impactante, excitante, guisante y un montón de cosas más acabadas en ante... Os aseguro que después de leer nuestras conclusiones acerca de los objetos de estudio de la entrada de hoy, no volveréis a ser los mismos. Como ya sabéis, nos tomamos muy en serio nuestro trabajo como adalides de la ciencia literaria. Y por eso hoy, hemos decidido hacer una inmersión total en el hábitat natural de estos terroríficos sujetos, llegando hasta sus raíces, hasta el origen de este terrible y sobrevalorado tópico que es el amor sacrificado entre adolescentes hormonados. Y por eso nos hemos vestido así. Por eso y porque nos gusta disfrazarnos. Y por eso Dark habla así. Aunque a veces lo hace sin necesidad de estudio alguno de por medio. Empiezo a creer que somos un poco raras.

DH: ¿Ra-qué? Nunca jamás. Por mi honor que somos las mozas más normales que conozco. Por ejemplo, mira a nuestros dos invitados de hoy y atrévete a decir cosas feas de nosotras mismas después. Julieta... que rima con barqueta. Y Romeo, que casi es romero.

M: Como cabras. Estamos como cabras. Y no como cabras bonitas y tiernas, no, como cabras salvajes de esas que corretean por las montañas. Pero esa no es la cuestión. Porque por muy mal que estemos, siempre tendremos, como ha dicho Dark, la seguridad de que nuestra locura no es nada comparada con la de ese par. Romeo y Julieta. Que monos ellos. Tan enamorados. Tan intensos. Tan... gilipollas. Lo siento Dark, ya sé que no te gustan las palabrotas. Reformularé mi afirmación: un par de lechuguinos, eso es lo que eran.

DH: Ahora es cuando todos los nueceros se nos echan encima. Al fin y al cabo, es un clásico. Un Shakespeare de toda la vida. Y con esas cosas uno no se debería meter. Pero todos sabemos que la historia flojea un poco. Estuvo bien la primera vez. La segunda. Pero a la trigésima nos cansamos, porque los escritores no saben reinventarse.

M: Dark y yo estamos hartas de que nos vendan amores imposibles en los que lo único imposible es quitarles la tontería a los protagonistas. Pero no adelantemos acontecimientos. Hablemos del clásico. Antes de nada, he de decir que no tengo nada en contra de Shakespeare. Me gustan muchas de sus obras: Noche de reyes, Hamlet, El sueño de una noche de verano... y Romeo y Julieta en sí no me desagrada. Lo que me cabrea es lo sobrevalorada que está su "historia de amor".

DH: Todos sabéis la historia, así que por hoy, vamos a hacer una excepción y nos saltaremos esa parte. Lo que no sé si sabéis es que, al principio de todo, Romeo está enamorado de otra chica. Sí, sí, no os miento. Una señorita que lo trae por el camino de la amargura, huelga decir.

M: Así es. Estaba profundamente enamorado de Rosalinda, y se pasaba el día suspirando por ella y llorándole a Benvolio porque la moza no quería fo... No quería tris.. No quería caer en la fornicación y la indecencia. (carraspea) Solo por eso, ya deberíais daros cuenta que Romeo no pensaba con la cabeza. Ni con el corazón. Pensaba con otra parte de su cuerpo que no voy a nombrar. No olvidemos que Romeo es un adolescente. De esos que se enamoran en diez segundos y ponen en su tuenti JuLiieta TKM 20/10/1303 4ever y cosas así. El caso es, que tras una mirada y un par de sonrisas tontorronas se enamoran. Y Romeo va a su balcón a decirle cosas bonitas. Y Julieta como es tonta se las cree y acaba... entregándose a la pasión. Ese eufemismo me ha quedado muy a lo telenovela de las cuatro.

DH: O a novela romántica de las de un euro. Pero sí, todos sabemos que a Romeo le pierde la lujuria. Vamos, que simplemente ve a Julieta y ya se le caen las calzas pensando en besarla... como mínimo. Porque todos sabemos que no era una amigable charla lo que él buscaba. La verdad es que es como Calisto, de La Celestina, pero un poco más sutil. Solo un poco. Él no va a pedirle ayuda a Celestina. En cambio, lo tiene todo planeado. "Si me caso con ella", piensa, "nadie me puede atravesar con una espada por esa cosa fea del honor". Tiene el plan perfecto, sí. Lo que pasa es que como estratega no vale nada. Lo de ir matando gente por ahí le pareció una buena idea. ¡Pues no lo era, genio!

M: Pues que quieres que te diga, al menos Calisto no se molestaba en ocultar sus intenciones. Era obvio a lo que iba. Sí ya lo decía la Celestina, "amor con amor se paga". O dicho de otra forma y poniéndolo en labios de Calisto: "Si no refocilamos, yo me voy a mi casa."

DH: Pero aún así la gente sigue pensando que Romeo y Julieta es más romántico que La Celestina. ¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia? Si es por la muerte, no hay excusa: en las dos novelas la palman los protagonistas, ¿sabéis? Lo único que las diferencia es que en una hablan en inglés y en la otra en español. ¿Será que el exotismo llama a la población lectora?

M: Probablemente. Lo cierto es que a mí me gustó más La Celestina. Pero volvamos a esos dos merluzos enamorados. En concreto al merluzo que no sabe mantener la espada en su sitio (ninguna de las dos cofcof). Matar al primo de tu cónyuge no parece la mejor manera de empezar un matrimonio. No sé, llamadme rara, pero creo que hay cosas que simplemente no se hacen. Están feas. Caca. En honor a la verdad, esta vez no es culpa de Romeo, sino del espíritu cani de Teobaldo y Mercucio.

DH: Romeo no está exento de culpa. "Soy Romeo Montesco, tú mataste a mi amigo, prepárate para morir". Bueno, vale, no da la talla para esa frase, es más un: "Tío, te has metido con mi brother. Y cuando alguien se mete con mi brother se mete conmigo, ¿capici?". Y entonces saca la pistola que guarda siempre en la bota derecha y... ¡Oye, se parece a Mírame y Dispara!

M: No recuerdo la parte de la pistola ahora mismo... Pero ya se sabe, las traducciones es lo que tienen, que al final se pierde la idea original. Como muy bien ha señalado Dark, Mírame y Dispara se parece sospechosamente a Romeo y Julieta, pero en versión pseudo-mafiosa-adolescente-petarda. Vamos, que si hubiesen sabido lo que su "amor" iba a hacer al mundo, Julieta hubiese puesto tablones en la puerta del balcón para evitar las tentaciones. Y Romeo se habría ido a una... mancebía. Y el mundo hubiese sido un lugar mejor.

DH: Hay demasiadas obras parecidas a Romeo y Julieta. Aunque sin el final trágico. Shakespeare puso de moda los amores imposibles... y lo maldigo por ello. Estoy harta de argumentos que se repiten hasta la saciedad.

M: No estamos diciendo que todos los amores imposibles, de todos los libros sean una porquería. De hecho hay algunos que me encantan. Por ejemplo, en esta categoría pondría a los protagonistas de Los Pilares de la Tierra. No quiero dar nombres por si alguien no se lo ha leído. No es exactamente imposible, pero si lleno de dificultades. Y aquí es donde quiero hacer la distinción. Son dificultades de verdad, verdadero sufrimiento. No la historia de una Mary Sue que no puede estar con el (inserte aquí el nombre de una criatura paranormal humanoide) de turno porque pertenece al clan rival, pero al final todo acaba bien porque todo el mundo ama a la protagonista, que va esparciendo bondad y buenos sentimientos a golpe de melena.

DH: ¡Oh, sí! El final. Nos olvidábamos de comentar el final trágico. Romeo es el único hombre tan estúpido como para hacer una montaña de un grano de arena. La ve allí, tendida, y se cree que está muerta. Vale que sea una cripta y todas las señales indiquen que está con un pie en el otro lado, pero deberías cerciorarte. Parece una buena idea, al menos. 

M: Pero como el chaval era un intenso de la vida, después de cargarse a Paris, decide que no puede vivir sin la chica a la que ha conocido hace dos días y con la que se ha casado solo para zumbar, así que se toma el veneno así, sin preguntar ni nada, tras hablar sobre lo durísima que es su vida como joven heredero consentido. Bueno, si creéis que su vida es dura, imaginad la de aquellos que han muerto a lo largo de la obra por culpa de su tontería.

DH: Son adolescentes y no saben que sus acciones tienen consecuencias.

M: Lo de Julieta es más entendible. Es muy duro descubrir que te has casado con un psicópata homicida que se ha cargado a la mitad de la población masculina de Verona. Así que se suicida, y aparecen los de Mentes Criminales para analizar el caso. O a lo mejor las familias se reconcilian al ver tanta sangre, no estoy segura de cuál de las dos es la versión correcta.

DH: Pues vaya pérdida de tiempo. Porque las familias no tienen más herederos, así que poco importa que se reconcilien. No creo que a los padres les quede mucho, la verdad. 

M: Al menos han conservado la vida y no ha tenido que aparecer el príncipe de Noruega para observar la masacre y quedarse con todo. El caso es, que más que una historia de amor, a mi me parece una especie de obra con moraleja: todo acto tiene sus consecuencias y por lo tanto, no se debe obrar a la ligera. Esa y que si te sale un hijo tonto y conoce a una chica igual de tonta se puede liar parda. Así que, los que queréis una historia de amor a lo Romeo y Julieta, os ruego que os replanteéis vuestro deseo. ¿De verdad queréis casaros a los trece, con alguien que solo os quiere triscar y hace dos días estaba enamorado de otra; que maten a vuestro primo y a muchos otros por vuestra culpa y morir antes incluso de haber vivido por culpa de un amor estúpido?

DH: Yo no lo llamaría romance, pero allá vosotros. Visto desde nuestra perspectiva da que pensar, ¿eh, nueceros? Pues además de eso, vuestra historia ni siquiera sería original. En serio. Mirad la de libros que hay que hablan del tema del amor imposible. Ya hemos mencionado La Celestina y, sin que sirva de precedente, mencionaré en la misma frase Mírame y dispara. ¿Queréis más? Cambiad familias enfrentadas por razas enfrentadas y tenéis Crepúsculo.

M: De la cual me abstendré de comentar nada, porque todos sabéis de sobra lo que pienso. También están todas esas novelas y películas romántico-erótico- festivas en las que el tema principal es como la protagonista sufre porque no puede tener a su amor, ya que pertenece a la familia, grupo, clan, pueblo, equipo de fútbol, instituto rival. Últimamente, de los que tiran de este tópico, nos ha llamado la atención Warm Bodies. Pero como no nos lo hemos leído, no podemos opinar... Pero tiene pinta de ser del palo de Crepúsculo pero con zombis. Romeo, Julieta y necrofilia. Sí, sí, necrofilia, necrofilia everywhere. Pero como hay gente con criterio que nos ha dicho que el libro está bien puede que algún día le demos una oportunidad.

DH: Algún día. Por el momento las cosas que comen cerebros nos dan un poco de asquillo, la verdad. No es nada personal. Es simplemente que te hacen querer ponerlo a buen recaudo y no llevarlo encima.

M: Si algún zombi se ha sentido ofendido con el comentario de Dark, ya sabe que puede enviarnos un correo electrónico a lasquenodebensernombradas@gmail.com. Nunca se sabe, lo mismo les gusta leer blogs literarios. Antes de irnos, os dejamos las preguntas de la entrada: ¿Os habéis leído Romeo y Julieta? ¿Qué opináis de su historia de amor? ¿Estáis de acuerdo en que se ha convertido en un tópico? ¿En un duelo a espada quién créeis ganaría: Hamlet o Romeo?

DH: Creo que harían buena pareja. Romeo y Hamlet, digo. A los dos les gusta el drama y pasear por los cementerios. Qué monos.

M: Sin duda. Las cosas se hubiesen puesto mucho menos sangrientas si en lugar de planear venganzas y trepar a balcones ajenos se hubiesen fugado juntos. Pero dejemos que los nueceros nos den su opinión. Nos vemos en la próxima actualización.




P.D.
DH: Creo que las fangirls literarias han dejado demasiado de lado las obras de la literatura clásica. ¿No crees que hay muchas parejas que han pasado por alto? Creo que podrían escribir fanfics muy interesantes. Imagínate un Mr. Bingley x Mr. Darcy.
M: Yo soy más de Dumbledore x Voldemort... un Romeo y Julieta de manual.
DH: El rollo alumno -profesor, ¿eh? Un clásico. Deberíamos hacer nuestra aportación. Luego le cambiamos los nombres y nos hacemos famosas. Como la de Cincuenta sombras. Morrigan y Darkheart y su bestseller.
M: Pongámonos a escribir ahora mismo.

10 de octubre de 2012

Premios varios

M: (asoma la cabeza entre las pesadas cortinas del telón de terciopelo rojo) No veo nada... Hay gente, pero ni armas arrojadizas ni hortalizas varias. 

DH: Por si acaso, tú primero.

M: Está bien... (Entra en el escenario con decisión.) Para que veas que confío plenamente en los nueceros y sé que no se van a enfadar por haber estado desaparecidas durante una sem... (un huevo se estrella contra el telón) O puede que sí.

DH: (se asoma, con una sartén en la mano) ¡Atrás!

M: De dónde has sacado la sar... (Decide que prefiere no saberlo y se dirige al público) Sentimos mucho la ausencia, pero cómo podéis ver, no estábamos muertas, ni de parranda, estábamos haciendo cosas serias. Cosas muy serias. Cosas más serias que la estupidez crónica de Anastasia Stelee. (El auditorio se agita ante tal declamación) Sí, lo sé. Así de serias eran. Aunque no lo creáis fuera de este muro, de nuestras entrada y de nuestro amado blog, somos unas chicas muy responsables.  

DH: ... No, es mentira. En realidad estábamos de fiesta. ¡Party hard, nenes!

M: Yo me quedé en la parte de hard. La party aún la sigo buscando. Cómo habréis podido adivinar, hoy os traemos una ronda de premios varios con limón y sal. Y ahora es cuando todo el mundo se levanta y sale huyendo. Las salidas están a mano izquierda. Christian Grey os espera con un látigo, yo me lo pensaría dos veces. Además, es la única manera de que nos conozcáis un poquito más, por eso del anonimato y el secreto, y personas corrientes por el día y destripalibros por la noches.

DH: No es por vosotros, es por la gente que nos nomina. Ellos quieren ponernos en un aprieto. Ahora nosotras os torturamos con rondas de preguntas. Lo de todos los días, vaya.

M: El primero de ellos es un Liebster Award. Rosa. Redondo. Bonito. Cómo vosotros mismos podéis ver. Y además viene por partida doble, pues nos han nominado: Catnip de Laberintos de tinta y Naza de My Real Life. Muchas gracias a las dos.  Aquí somos muy de hacer las cosas a nuestra manera, aunque sea una mala manera de hacer las cosas. Así que vamos a poner solo 11 cosas sobre nosotras y luego haremos un mix, una mezcla de preguntas. Espero que no les parezca mal a las... nominadoras, pero es que si no, nos pasaríamos toda la noche divagando.

DH: Y aunque se nos da muy bien, no lo vamos a hacer, porque estamos cansadas de un día tan serio con tantas cosas serias como hemos hecho.

11 COSAS SOBRE NOSOTRAS:

M: 1) Me gustan los juegos de rol tipo Skyrim o The Witcher. Este último además, sale de una de mis sagas literarias favoritas, la de Geralt de Rivia de Andzrej Sapkowski.

DH: 2) Estoy convencida de que en otra vida fui una bruja. Agriaba la leche, soltaba plagas en los campos de mis vecinos y bailaba bajo la luna alrededor de una hoguera. Lamentablemente, me pillaron y me quemaron. De ahí mi saña cuando reseñamos libros.

M: 3) A veces juego al escondite con mis sobrinos... y me lo paso mejor que ellos. Complejo de Peter Pan creo que lo llaman.

DH: 4) No tengo sobrinos. Pero si los tuviera, sé que los sobornaría para que pidieran por Navidad los juguetes que me hubiera gustado tener cuando era pequeña.

M: 5) No puedo dormir con la puerta del armario abierta. Es una estupidez, no es como si creyera que algo fuese a salir de ahí. No está conectado con Narnia, lo he comprobado muchas veces... Pero es que es una manía. Incluso cuando estoy cansadísima, si veo que está abierta me levanto para cerrarla.

DH: 6) Si estoy en una habitación que no es la mía, me gusta dejar una luz encendida al dormirme. No me fío de las oscuridades ajenas.

M: 7) Duermo con dos almohadas. Yo nací para tener una de esas camas gigantes con trescientos cojines, almohadones y demás... Pero me topé con la realidad. Es fea y mala. Nos pegamos. Ganó ella. Y por eso tengo que conformarme con dos almohadas.

DH: 8) En cualquier momento me voy a quedar dormida sobre el teclado. Es un hecho.

M: 9) Esto... Mi gato se llama Guantes... En realidad, no. Se llama Eris. 

DH: 10) Morrigan nunca ha estado en mi casa. Siempre que la invito resulta que no puede venir. Creo que lo cierto es que siente miedo.

M: 11) Es muy curioso porque somos muy amigas desde hace años, pero no se ha dado el caso... Además tiene un osito que se llama Garçon. Uno que envía saludos vía msn. Me da miedo.

PREGUNTAS DE CATNIP Y NAZA:

1. ¿Cuál es vuestro día de la semana favorito?

DH: Viernes. Suficiente cerca del fin de semana pero lo suficientemente alejado del lunes. Además, es el día perfecto para hacer el vago.
M: Los sábados. Por razones obvias. Salvo cuando tengo que ir a hacer la compra. Entonces los odio.

2. ¿ Tienes mascota? ¿Alguna anécdota?

DH: No, pero cuando era pequeña en casa teníamos peces. Se murieron. No los tiramos por el váter, como en las pelis. Les dimos un entierro digno en la papelera.
M: Sí, una gata negra, la ya mencionada Hela... Anécdotas muchas. Sé que algún día me convertiré en una loca de los gatos, pero de momento no quiero aburriros con sus historias. Solo os diré que la muy... simpática, si suena el despertador y no me levanto, toma carrerilla y se abalanza sobre mí (en el mejor de los casos) o me tira del pelo (a mordiscos, un amor).

3. ¿Cuál es tu serie favorita?

DH: En este momento no veo ninguna. Así que prefiero mantener el secreto.
M: Difícil... Sigo muchas. Demasiadas. Tendría que empezar a seleccionarlas por temática... Y aún así tendría varias opciones en cada categoría... Tengo un serio problema.

4. Tienda favorita de ropa.

DH: ¿Quién te ha dicho que llevo ropa? ¿QUIÉN?
M: ¡Oh, no! Nos están espiando. ¡Sabía que había alguien en mi armario!

5. ¿Cuál es tu posesión más preciada?

DH: Esa es difícil. ¿Quedo bien si digo "el blog"?
M: Sí, queda muy bonito, pero poco creíble. Pues... si alguien me dijera que solo puedo quedarme dos de mis pertenencias serían mi gata y el portátil (con el cargador, claro) 

6. ¿Montaña o playa?

DH: Una playa montañosa. O una montaña a orillas del mar.
M: Pues la montaña... No, que odio los bichos. Mejor la playa. Aunque me dan miedo los tiburones. Sí, sé que en la orilla, en la costa gallega, no hay muchas probabilidades de encontrar uno, pero cada vez que me topo con una roca salgo del agua así como quien no quiere la cosa, solo por si acaso. No vaya a ser que sea un escualo disfrazado. 

7. ¿Cuál es el libro que más ganas tienes de leer?

DH: El diccionario. Siempre le he tenido ganas. Sigo buscando el tiempo para hacerlo. Podría hacerle una buena crítica a la RAE o ponerlos por los suelos. Probablemente lo segundo.
M: La dama del lago (vol. 2), el último libro de la saga de Geralt de Rivia, mi favorita. Sí, salió hace mucho, pero si no lo he leído es porque se me ocurrió la feliz idea de jugar primero a The Witcher, y me comí spoilers. Spoilers muy gordos. Y muy tristes. Y no quiero que sean verdad. Y no quiero leer como eso pasa. Pero al mismo tiempo, las ganas de saber como acaba me corroen. Soy rara, creía que ya los sabríais a estas alturas.

8. Si pudieras vivir en otro sitio ¿dónde sería?

DH: Hogwarts. O Narnia. El País de las Maravillas o Nunca Jamás. Puede incluso que la Tierra Media. Hay tantas posibilidades literarias diferentes...
M: Me lo has quitado del teclado. 

9. ¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

M: Doraemon, la TARDIS y un mago macizo, no vaya a ser que necesite una varita... Sois unos cochinos y unos mal pensados.
DH: Le robaría el Doraemon a Morrigan e incluiría en el lote una cama con dosel y un buen libro. Por si acaso me aburro mientras el gato cósmico me saca de allí.

10.¿Tienes un amuleto de la suerte?

DH: Tengo tantos que podría abrir un museo. Soy un poco supersticiosa, cuando me pongo nerviosa.
M: Ya somos dos, en época de exámenes hasta me pienso bien hasta la ropa que voy a llevar. Como un cencerro, soy consciente.

11. ¿Cuáles son tus géneros literarios favoritos?

M: La fantasía, la épica y las novelas juveniles románticas donde hay Mary Sues involucradas... Vale, esto último es mentira.
DH: Estrictamente hablando, la novela (se escuchan grillos de fondo). Vale, me gusta la fantasía, la épica y las novelas ñoñas, cuanto más románticas, mejor.

M: Además de al Liebster, Naza también nos ha nominado a este otro, al que yo llamo Premio de colorines pero que en realidad se llama: Por tener un blog genial. 

1. ¿Cuál es tu color preferido?

DH: El morado.

2. ¿Por qué habéis creado el blog?

M: Tras leer 50 sombras de Grey, Dark y yo nos pusimos a despellejarlo de una forma muy sincera. Y sí, por sincera quiero decir cruel y brutal. Todos esos comentarios que pudisteis leer en la reseña, fueron extraídos de una conversación real que lamento no haber grabado. A ese vídeo lo habría llamado Mucho ruido y pocas nueces: el origen. Sería una trilogía y saldría Taylor Kitsch. Así seguro que Mara pagaría entrada para verlo. Me voy por las ramas. El caso es, que como lectoras habituales de blogs literarios, solo encontrábamos buenas reseñas, halagos que no servían para satisfacer nuestra sed de sangre. Así que en un arrebato de ira dijimos: "¡Tenemos que crear nuestro propio blog!" "Wiiii" Y así hasta hoy.

3. ¿Cuál es tu sueño?

DH: Mi sueño es conquistar el mundo... En serio. 

4. Un deporte arriesgado que te gustaría hacer.

M: Por querer, querer, muchos, paracaidismo por ejemplo, pero no me atrevo. Le tengo demasiado aprecio a mi vida. La tengo desde que nací.

5. ¿Cantante favorito/a?

DH: Yo misma. En la ducha. Deberíais escucharme, tiembla la mampara.

6. ¿Libro preferido?

M: Esta vez me voy a mojar y coy a decir dos, aunque siento que me faltan muchos... Los de la Saga de Geralt de Rivia (sí, cuento los siete como uno porque yo lo valgo) y La Princesa Prometida.

7. Canción preferida.

DH: El himno nacional... No, vale. La Macarena. Nada mejor para sentirte española.

8. Una frase que te guste.

M: Voy a decir las cuatro que se me han venido a la cabeza:
- "Me había equivocado; había una luz al final del túnel, y era un lanzallamas." (Terry Pratchett. Creo que es de Mort, pero ahora mismo no puedo asegurarlo)
- "Sintió que la oscuridad estaba llena de horrores inimaginables... Y lo malo de los horrores inimaginables es que resulta muy fácil imaginarlos. (También de Terry Pratchett.)
- "El día de hoy te hará nacer y te matará." (Edipo Rey de Sófocles) Grandiosa y contundente, me gusta.
- "Es un  dolor extraño (...) Morir de nostalgia por algo que no conocerás nunca." Seda de Alessandro Baricco.

9. ¿Qué es lo que más te gusta de tener un blog?

DH: ¿Lo que más me gusta? Que sea con Morrigan <3 ¿A que ha quedado bien?

10. ¿Cuándo creaste el blog?

M: Exactamente el día 6 de agosto de 2012. Nos esperábamos una acogida más violenta, así que nos hace mucha ilusión que nos sigáis. Sin antorchas ni horcas en la mano. Muchas gracias, a los 170 miembros del blog y a los 208 seguidores del twitter.

11. ¿Crees en el destino?

DH: Creo. En alguna parte alguien se está riendo de nosotros.

12. ¿Cuáles son tus tres películas de animación favoritas

M: Mulán, El Rey León y Shrek. 

13. ¿Cuál es tu videojuego favorito?

DH: El Tetris. Nunca un videojuego fue tan útil en el mundo real.

14. ¿Qué es lo que menos te gusta de los blogs?

M: Las reseñas que chirrían. Y no. No me refiero a esas con las que no estoy de acuerdo, que como digo siempre, las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo. Si no a aquellas inexplicables en los que se intentan decir cosas buenas y se cae en tópicos con el fin de no parecer malo. 

15. ¿Desde hace cuánto tiempo tienes claras tus aficiones?

DH: Nunca las tendré claras. Siempre hay cosas nuevas que hacer.

16. ¿Qué país sueñas visitar?

M: Quiero viajar por toda Europa. Gran Bretaña (que iré este año o el siguiente como muy tarde) e Italia, son los primeros en la lista. De momento solo he cumplido con Portugal, que lo tengo muy visto ya.

Y ahora, el último, pero no por ello menos importante, premio de la noche... Redoble de tambores por favor. (cri cri cri) El Liebster Blog Award, que nos ha concedido en el blog Todos Mis Libros. Muchas gracias, por pensar en nosotras. Y así nos despedi... No, esperad, falta algo muy importante, los nominados.

DH: Y los nominados del día son... Nadie. Hoy nos hemos levantado con el pie derecho y no nos sentimos especialmente vengativas. Suficientemente habéis tenido con llegar hasta aquí. ¡¡Os merecéis una galleta!! Pero no os la vamos a dar. Nos las hemos comido.

M: Pues hasta aquí la actualización de hoy... Nos vemos en la próxima y esperamos que estos premios hayan servido para que nos conozcáis un poquito mejor.





P.D. Este mensaje se autodestruirá en 3, 2... ¡No! ¡NO! ¡No cerréis la ventana, que es broma! Demasiado tarde.

1 de octubre de 2012

Series, series everywhere - Reseñas semanales

(Morrigan y Darkheart aparecen en pijama. Morrigan arrastra a Dark, quien a su vez arrastra la almohada.)
M: ¡Hola, nueceros! Tendréis que disculpar nuestros atuendos. No son los más elegantes ni los más adecuados, pero tenéis que reconocer que son bien bonitos. (da una vuelta sobre sí misma.)

DH: (se frota un ojo) Actualizando a estas horas, es normal que de vez en cuando nos pilléis de esta guisa. La culpa es de Morrigan, que tiene insomnio.

M: Así es. Y esas horas infructuosas en las que no puedo dormir y estoy demasiado cansada para hacer nada que requiera demasiado esfuerzo intelectual, veo series. Y de eso trata precisamente la entrada de hoy. De series.

DH: Y yo asiento mientras me las destripa. Al menos hasta que me quedo dormida. Cuando se da cuenta de que la ignoro, para.

M: Exacto. Y por eso mismo he decidido crear esta sección. Así en lugar de destripárselas a Dark, os las destripo a vosotros, nueceros míos. Con un poco de suerte, alguno verá alguna de las series que reseño y entenderá las cosas que digo. Entenderá mis referencias frikis y mis frases célebres. Y yo lloraré de felicidad. Bueno, no tanto. Pero me haréis muy feliz. Y si soy feliz más grande será la caída cuando lea un mal libro. Y más borde seré cuando haga una reseña. ¡Todos ganamos!

DH: Sí. Eso. Yo, en cambio, que soy una chica tan ocupada, no tengo tiempo para series. Solo veo Once Upon a Time, y esa empieza hoy, así que por esta vez me retiro. Me voy a mi confortable gran cama, con mis almohadones, mi dosel, y mi highlander.

M: ¿Ah, sí? ¡Pues prefiero mil veces a los nueceros que a tu highlander de pelo rubio platino y moreno de obra! ¡Ja! (carraspea y trata de recuperar las formas) En esta sección, a la que he llamado Series, series everywhere, no solo haré reseñas de capítulos, también os recomendaré series y os hablaré de muchas otras cosas relacionadas. Espero poder hacer una entrada de estas características cada dos semanas. A menos que sea un fracaso absoluto, en cuyo caso fingiremos que nunca ha pasado. Pero espero no tener que llegar a esos extremos. Si sigo comentándole capítulos en plan random, Dark acabará por pedir el divorcio bloguero. Y os advierto que yo soy el "Mucho ruido" de Mucho ruido y pocas nueces. No me aguantarías ni una semana a mí sola. Pero estoy divagando. Pasemos a lo que realmente importa. Hoy os hablaré de tres series (me gustaría que fueran más pero tengo poco tiempo). Revolution (que no me gustó nada), Doctor Who (que me gustó mucho) y Fringe (que estuvo bien). De todas formas, si queréis hablar de otra serie, podéis dejar vuestro comentario y de buena gana os daré mi opinión. A menos que no la vea. Pero veo muchas series así que malo será que no deis en el blanco.

R E V O L U T I O N

Piloto (1x01) y Chained Heat (1x02)

Voy a empezar con una reseña destructiva. Perdón, quería decir constructiva. El subconsciente, que me juega malas pasadas. Todos sabéis que soy muy exigente con los libros… Pues con las series no. Veo cualquier cosa que me pongan delante. Sigo casi todas las de la CW y la ABC family (lo cual no dice nada bueno de mí), así que entenderéis mi estupefacción al descubrir que una serie de estas características me haya horrorizado hasta el punto de dejarla en el segundo capítulo. 
Pero vayamos por partes. La idea, en principio, pinta bien. Empieza con la desaparición, de forma repentina e inesperada de todas las fuentes de energía. El mundo se apaga y los seres humanos tendrán que adaptarse a la nueva situación. Tras una breve introducción en la que nos muestran el apagón, nos adelantan 15 años en el tiempo y nos muestran como se ha adaptado la sociedad a las circunstancias. 
El problema, es que nos lo cuenta a través de unos personajes planos que tienen la misma complejidad de un puzle para niños de tres años. Creo que es la primera vez que me caen mal todos los personajes de una serie. No parecéis demasiado sorprendidos… No sé qué imagen tenéis de mí pero yo soy todo amor (se oye la risa de Dark entre bastidores). La protagonista, que se llama Charlie, es una petarda. Lo siento, he intentado encontrar una palabra mejor para definirla, pero no la hay. Su carácter me parece contradictorio. Nos la venden como una joven que ha tenido que madurar demasiado rápido y al cabo de cinco minutos como una cría que no sabe nada de la vida. De la actriz no voy a hablar… solo diré que tiene las mismas dotes interpretativas que mi gata. Bueno, no. Mi gata tiene mucho más talento. Hay que reconocer que en el segundo mejora un poco. 
Luego está Nate que tiene una historia con la protagonista digna de una novela juvenil romántica. Está a la altura de la historia de amor de Nora y Patch de Hush, hush (os remito a la entrada anterior). Chica conoce a chico. Chico sonríe. Chica pierde las bragas y el cerebro. Chico resulta ser malo y misterioso. Chica se siente traicionada aunque lo conoce desde hace cinco minutos y escribe frases depresivas en su diario. Vale, lo del diario es mentira. Pero lo demás más o menos. Unbelievable. Me pinchas y no sangro. Que alarde de originalidad.
Luego está el tío de la protagonista, Miles, que es un Marty Stu de la vida. En el primer capítulo vemos que se carga a veinte tíos sin despeinarse. Porque él lo vale. Es curioso porque en el segundo capítulo pelea con uno solo y hasta suda del esfuerzo que le supone. Y ahora diréis, solo te cae mal porque lo interpreta Billy Burke, que hace de padre de Bella en Crepúsculo. Pues no, porque Billy también interpretaba a Phillip Stroh en The Closer y estaba enorme. Así que no tengo prejuicios hacia él, solo hacia su personaje.
Los otros dos que les acompañan en su chupiaventura (van a rescatar al hermano de la protagonista), me dan exactamente igual. De hecho, si hubiesen elegido mejor sus compañías, no tendría nada en su contra. Pero ya sabéis, dime con quién andas y te diré quién eres. 
Y luego están los malos. Creo que los antagonistas son una parte fundamental de cualquier historia. A menos que estés haciendo una parodia, no es buena idea que resulten un poco ridículos. Y lamento decir que a mí es lo que me parecieron. Ni tienen carisma, ni infunden respeto, ni dan miedo. Los pongo al mismo nivel que los malos de las telenovelas. Tiran demasiado de los tópicos y su intensidad en ocasiones resulta exagerada. Algunos estaréis pensando que soy cruel… o que exagero. Es posible. Pero es que hoy estoy desatada. 
El principal problema, es que no se molestan en dibujar su mundo, en mostrarnos el escenario que, en mi opinión, es uno de los puntos fuertes. Solo nos dan pequeñas pinceladas. Los hechos están demasiado precipitados. El apagón en sí daba mucho más juego, pero apenas nos lo muestran. Por el segundo, sospecho que lo harán en plan flashbacks, pero solo de momentos muy concretos. Yo quería ver el caos generalizado. El terror. La desesperación. No las hay. Nos trasladan directamente a la época de aceptación. En cuarenta minutos, supongo que en un intento de hacerlo dinámico y entretenido nos cuentan demasiadas cosas que acaban por saturar. En el segundo episodio se relajan un poco, pero no demasiado. No digo que hagan como en la segunda temporada de The Walking Dead, que en ocasiones era tan lenta como los zombis que salen en ella, pero tampoco meter el turbo y vomitar los acontecimientos como si no hubiera mañana. Tiene que haber un término medio. 
Luego están esas imágenes que nos muestran cómo el mundo actual cae en decadencia, como la del estadio (creo recordar que era un estadio) lleno de hiedra. Esas imágenes son geniales, pero están desaprovechadas. 
Así pues, tienen dos grandes bazas, y dejan que queden en un segundo plano, dando prioridad a unos personajes cansinos y predecibles y haciendo que una historia original que pinta muy bien quede a la altura de las películas de sobremesa de Antena 3. En el segundo capítulo además se empiezan a percibir ciertas dosis de patriotismo que me asustan demasiado. 
Solo hay una cosa que me llama la atención, la trama de los medallones y la posibilidad de volver a recuperar las fuentes energéticas. Pero aún así, los personajes son demasiado disuasorios. No quiero que ellos me cuenten la historia. Prefiero vivir en la ignorancia. 
Y ahora algunos me llamaréis hereje y empezaréis a encender las hogueras porque en el proyecto están involucrados Kripke y Abrams. Y otros me diréis, pero Morrigan, dos capítulos no son suficientes para juzgar una serie. Y por norma general, estaría de acuerdo. Si no hubiese pesado del segundo capítulo de Cougar Town me hubiese perdido una gran serie. Pero en este caso, tengo muy claro que nada de lo que hagan con la trama podría hacerme cambiar de opinión. A no ser que el malo se vuelva malo de verdad, se los cargue a todos y los guionistas tengan que crear nuevos personajes. Entonces sí. Hasta entonces, Adieu, Revolution

F R I N G E

Transilience Thought Unifier Model-11 (5x01)

Fringe es una serie que me encanta a ratos. Y digo a ratos porque algunos capítulos se me hicieron más largos que un día sin pan. Luego estaban esos otros que no entendía. Me pasaba 40 minutos intentando adivinar qué demonios estaba pasando, quién era quién, si ese mundo existía o si todo era un sueño de Resines. 
Pero al final, las cosas buenas superaron a las malas, y los últimos capítulos de la cuarta temporada hicieron que volviera a engancharme. Tal vez fuera porque terminé de verla a principios de junio, en plena sequía de series pero consiguieron que lamentase el hecho de que la quinta temporada, de solo 13 capítulos, fuera a ser la última.
En general, el capitulo me ha gustado. Es un inicio de temporada correcto. La acción se sitúa en el año 2034 y vendría a ser una continuación del 4x19, Letters of transit. Sí, ese capítulo que no tenía nada que ver con la trama y nos metieron ahí en el medio para ver si nos dejaban con cara de tontos al saber que no continuaba en el 4x20. 
Aquí va una pequeña sinopsis antes de meternos en antecedentes. Los Observers han decidido que están hartos de tanto mirar, y deciden pasar a la acción. Son muchos y tienen muy malas pulgas, así que se hacen con el control e instauran un régimen totalitario. Los miembros de la división Fringe se autoatrapan en el ámbar, lo que les permite llegar al año 2034 aún jóvenes (en el caso de Denethor Walter, aún vivo.) Para variar, ellos son los únicos que pueden acabar con la dictadura Observer, así que Henrietta y sus amigos los liberan para que se pongan manos a la obra. Y ahora pasemos a mi opinión…

Leer más
Como ya he dicho antes, en general me ha gustado, pero hay algo que no me acaba de convencer. Aún no he descubierto de qué se trata. Tal vez sea que me hubiera gustado saber más sobre Olivia y Peter como padres. Como padres de verdad, no como padres de treinta con una hija de veinticinco. Quería verlos con la pequeña Etta, ver su dinámica familiar y todas eses pequeños detalles domésticos que no tienen nada que ver con el universo Fringe. ¿Por qué? No lo sé, sospecho que me estoy volviendo un poco blanda, pero tras años de tensión sexual no resuelta, los pues ahora me voy con la Olivia fake y los te quiero pero me he olvidado de que existes, podrían tener al menos una relación “normal”. Espero que al menos nos enseñen pequeños retazos a modo de flashbacks, como el que hubo en este episodio en el que los Observers se llevan a una Etta de cuatro años. No muchos, no vaya a ser que acabe empachada de tanto amor.
Me gustó la idea de los gitanos del ámbar y el mercado. Son esas cosas las que definen el mundo del futuro que nos presentan. Me gustaría que ahondaran en ese tipo de detalles en los próximos capítulos, en cosas como que no hay música, en las prohibiciones que hacen del gobierno Observer una dictadura. Que nos lo dibujen con precisión, del mismo modo que anteriormente nos mostraron las diferencias entre los mundos paralelos. Otro detalle que me gustó, probablemente porque sirvió para alejar un poco todo el tremendismo, fue el hecho de que fuese el librero quién compró a Olivia, guiado por su amor platónico. Me resulto enternecedor en el sentido más, “Pobrecillo, que iluso es y qué mal rollo da” de la palabra.
Las partes propias de la trama de salvar el mundo, fueron precisamente las que más indiferentes me dejaron. No me malinterpretéis, no me gustó que torturasen a Walter, me dio pena, pero no es nada nuevo. Como tampoco lo es que repentinamente, teniendo todos los aparatos necesarios, las ideas de Walter se vayan de paseo (en este caso, se las lleven de paseo.)
Pero sin duda, lo que más me ha gustado es el final. Y no, esta vez no lo digo con maldad, como cuando Dark habla del punto y final de las novelas. Hablo de ese final que nos invita a creer que pese a todo hay esperanza. Una pequeña oda al optimismo que tiene Only you de Yazoo como banda sonora y que se liga con la conversación que tiene lugar en la sala de tortura. Esa imagen de un Walter decadente, en calzoncillos, bata y botas, sentado en un taxi hecho pedazos, que se emociona y sonríe al ver una flor amarilla creciendo en el asfalto. Esa escena, ha hecho que me vuelva a enamorar de Fringe.
Por cierto, en esta ocasión los glifos formaban la palabra Doubt (Duda).

D O C T O R  W H O

The Angels Take Manhattan (7x05)

La reseña de los tres anteriores me la voy a ahorrar porque este capítulo merece toda mi atención. Creo que el nombre no le hace justicia. Yo le hubiera llamado The Last Page o Amy’s last farewell. Los que hayáis visto el capítulo entenderéis por qué lo digo. Yo creía que después de la marcha de David Tennant, ningún episodio de Doctor Who podría hacerme llorar. Pero este lo consiguió. Porque como los fans del Doctor sabréis, en este capítulo decimos adiós a los Pond. Últimamente estaba un poco disgustada con la serie. Los últimos capítulos no habían conseguido enamorarme de la misma forma que antes, y me dejaban con una sensación extraña de vacío.
Sin embargo, a la hora de la verdad han sabido estar a la altura. Las despedidas de los companion siempre me provocan un extraño conflicto interior. Por una parte los odio porque me deprimen, como el Doctor, yo también odio los finales. Pero por otra, suelen ser los capítulos más interesantes, los que más enganchan y los que más tiempo perduran en la memoria. Este, es uno de esos. Uno de los que recordaré. Cuando piense en los Pond, pensaré en esta última aventura.
Tiene emoción, paradojas y Wheeping Angels. Me encanta la idea de las estatuas que se mueven cuando no las miras. Y al mismo tiempo me da muy mal rollo.
Para que la gente no se coma los spoilers, voy a esconder mi emotiva y lastimera opinión tras el botón de

Leer más
Uno de los detalles que más me ha gustado de este capítulo sucede precisamente al principio. Cuando el Doctor arranca la última página del libro que está leyendo en voz alta y dice: “Siempre arranco la última página de los libros. Así no tienen final. Odio los finales.” Es toda una premonición. Si no nos hubieran dicho que en este capítulo tendríamos que despedirnos de los Pond, el efecto habría sido perfecto. El libro es una premonición en sí misma. Todo él. Desde el título de los capítulos a la última página arrancada.
No podía ser de otro modo, siendo River Song la escritora. Me encanta ese personaje. Desde su “Hello, sweetie” hasta su forma de decir Spoilers. Sin embargo, en esta ocasión no voy a hablar de ella. Si no de sus padres. Y sobre todo de lo mucho que se quieren. Sí, me voy a poner sensiblera ¿vale? Voy a hablar de ese amor suyo que hizo que Rory esperase 2000 años delante de una caja. Ese amor que les hizo tirarse de la azotea juntos para crear una paradoja. El que hizo que Amelia Pond le dijese adiós al Doctor. Que se dejase capturar por un ángel.
Lo que más me ha desesperado, es que por un momento, parece que todo va a ir bien. Regresan al cementerio. Pero ahí está esa maldita tumba. Esa lápida con el nombre de Rory Williams en ella. Y entonces descubres que Moffat es el demonio reencarnado y que le gusta jugar con los sentimientos de la gente. No, no, no y no. Así no. Porque con Rose, Martha y Donna aún tengo esperanza. Aún pueden volver a aparecer. Pero los Pond no. Los Pond están en un punto fijo. Y están muertos. Mueren. Los companion no deberían morir. Incluso si pasan su vida juntos queriéndose y dándose mimitos, me da igual. Aunque Amy diga en esa última página abandonada en Central Park, en esa última página arrancada de ese libro maldito y premonitorio, ese libro que se cumple precisamente por ser leído, que fue muy feliz, yo no estoy conforme. Porque el Doctor merece, aunque sea por una vez, que las cosas le salgan bien. Por una vez, no debería estar condenado a la soledad, a perderlo todo.
Recuerdo que en su último viaje en la TARDIS, el décimo Doctor visita a sus companions. Una Rose que aún no le conoce (ese momento me hizo llorar como una magdalena), a Martha y a Mickey, que se han casado… Pero el onceavo no tendrá esa oportunidad. Técnicamente podría visitarlos antes de que se vayan en esa última aventura, del mismo modo que puede visitar a Amy de niña, pero sospecho que Moffat no quiere que pensemos en ello.
Sea como sea, tengo la esperanza de que vuelven a aparecer. ¿Por qué? Pues porque soy una ilusa. De momento, solo me queda decir, hasta siempre, señores Pond. Un gusto haberos conocido.
P.D. Esta reseña me ha quedado fatal. Tan mal que podría hacer una reseña sobre ella. Y estaría a la altura de la de Hush, hush. Lo siento, la emoción me ha traicionado.
P.D.2 El momento de la estatua de la libertad con su cara de Wheeping Angel pegada a la azotea es brutal.

Antes de irme, os dejo las preguntas de la entrada: ¿Seguís alguna de las series de las que he hablado hoy? ¿Cuáles son vuestras series favoritas? ¿Os gusta mi pijama? Y ahora, sí, nos vemos en la próxima actualización. (Sale del escenario frotándose los ojos y bostezando) 






P.D. Mi reseña sobre Revolution puede parecer demasiado radical. Pero es que si no lo decía reventaba.