SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

22 de marzo de 2013

El Hobbit - J.R.R. Tolkien

(Dark Heart entra al escenario, caminando pesadamente con sus nuevos pies gigantes. Saluda.)

DH: ¿Qué hay, nueceros? ¿Os gusta mi nuevo look? Es lo más en La Comarca en este momento. Y el pelo sintético en el empeine parece tan realista...

M: ¡Ya estoy aquí! ¡Ya estoy aquí! (entra a escenario precipitadamente agarrando el yelmo con cuernos que lleva en la cabeza para evitar que se caiga.) Perdona la tardanza.

DH: Beowulf, vete a casa. Te equivocas de reseña.

M: Podría ser peor. Podrías haberme comparado con Viki el vikingo. Para tu información, voy disfrazada de Dovahkiin. La tienda estaba a punto de cerrar y era esto o Darth Vader. El de “Sangre de dragón” se asemeja más al disfraz que tenía en mente. El de Smaug, por supuesto.

DH: ...De pronto no me siento nada friki. Así que vayamos directas al grano: nos hemos leído El Hobbit.

M: Otra vez. 

DH: Pero lo hemos disfrutado más ahora. Al menos, yo lo he hecho. Quizá porque sabía lo que me iba a encontrar.

M: Así es. A veces los libros decepcionan no porque sean malos o no te gusten, si no porque no son lo que esperabas. Yo lo leí por primera vez buscando otro Señor de los Anillos. No lo es. No tiene ese tono serio de las grandes aventuras épicas ni esos héroes casi predestinados que cargan sobre sus hombros con el destino de todo un mundo. Con esta relectura, superadas las expectativas frustradas, he redescubierto una historia maravillosa que había empequeñecido por no haberlo leído en el momento y con el ánimo adecuado. 

DH: De hecho, Tolkien lo escribió como un cuento para sus hijos. Así que no hay mucha seriedad. Pero empecemos por el principio... Lo que nos ha llevado a leerlo otra vez, fue el reto Recorriendo la Tierra Media, organizado por Raistlin de Torre de Hechicería. Ahora sí… ¡Dentro ficha técnica!
El Hobbit
Tomo único
The Hobbit J.R.R. Tolkien |
Minotauro | AE: 2005  AP: 1937
ISBN: 9505470630 | 320 págs.


Smaug parecía profundamente cuando Bilbo espió una vez más desde la entrada. ¡Pero fingía estar dormido! ¡Estaba vigilando la entrada del túnel! Sacado de su cómodo agujero-hobbit por Gandalf y una banda de enanos, Bilbo se encuentra de pronto en medio de una conspiración que pretende apoderarse del tesoro de Smaug el Magnífico, un enorme y peligroso dragón...

O P I N I Ó N   P E R S O N A L

M: “En un agujero en el suelo, vivía un hobbit.” Supongo que muchos reconoceréis esta frase. Así es como empieza la historia, y no se me ocurre una forma mejor de comenzar con la reseña. Porque eso es lo que es al principio Bilbo Bolsón. No es un Saqueador, ni un aventurero, ni el Ganador del Anillo, ni el Jinete del barril. Es un simple hobbit que vive en un agujero y disfruta de los pequeños placeres de la vida. Tal vez demasiado. Seguro que sus pulmones no aprecian el tabaco tanto como él.

DH: Este libro podría inducir a una generación entera al tabaquismo. Sobre todo porque mola mucho cómo Gandalf hace anillos y formas con el humo. Y es Gandalf, precisamente, el que aparece para arruinar la calmada vida de nuestro protagonista. El mago y... bueno, 13 enanos que entran a su casa como si fuera parte de sus túneles. Y le rompen la vajilla al pobre señor Bolsón.

M: En realidad, no se la rompen, solo amenazan con hacerlo. Es lo que hago yo cuando alguien me invita a su casa. Me pongo a canturrear cosas sobre desportillar vasos, destrozar platos y desafilar los cuchillos.

DH: Y luego pasas la noche allí. Recuérdame que no te abra nunca la puerta. Además, me temo que tú nunca me prometerías un poco de tu tesoro ancestral a cambio de que te hiciese de ladrona y me fuese contigo de aventura.

M: Por supuesto que lo haría. Nunca me iría a intentar robarle un tesoro a un dragón sin ti. ¿Qué clase de amiga crees que soy? ¿Vee de Hush, hush?

DH: Es lo mínimo, sí. No te perdonaría que luchases con trolls o abusases de la hospitalidad de Elrond sin mí. Por no hablar de que como te metas en un barril y no me dejes uno libre para mí, esta amistad está terminada

M: Por un momento había ignorado la palabra hospitalidad y te iba a decir que yo respeto mucho a Elrond. Me consta que es un elfo muy virtuoso. En fin, el caso es que Gandalf (que aún es Gris), Bilbo, Thorin, Dori (que aún no había oído hablar de Nemo), Ori, Nori (no confundir con cierto cordero que lava la ropa), Gloin (padre de Gimli), Oin (onomatopeyas las justas), Balin (el que yace en Moria), Bombur, Bofur, Bifur, Dwalin, Kili y Fili se van de parranda por la Tierra Media. A vivir aventuras, por lo visto. 

DH: Admítelo. Has mirado por el libro. No me creo que te los sepas de memoria.

M: He tenido que buscar a Dwalin. Siempre me olvido de él. Pero creo que a Tolkien también le pasaba, así que no hay problema.  

DH: No sé por qué tuvo que poner 13 enanos. Sí, ya sé que catorce es el número de la suerte, supuestamente, pero Tolkien bien podría haberse inventado otro. Uno que se escribiera con una sola cifra. Ya sabes lo que dicen, al fin y al cabo: en una aventura de estas características, dos son compañía, tres son multitud y catorce una oportunidad de jugar al tiro al blanco.

M: Hay que reconocer que, pese a que Tolkien suela centrarse en unos pocos, al final demuestran ser necesarios. En cuanto a los nombres, sí, son un poco confusos. Demasiadas similitudes entre unos y otros. Yo a veces, con la tontería, hasta añado enanos: Bori, Bili, Kali… Tyrion.

DH: ...Te has colado. Ese es de otro libro. Aunque si te paras a pensarlo, molaría mucho mezclarlos. A lo mejor Smaug se descubría como un antecesor de Daenerys o algo.

M: Su primo cuarto por parte de madre. Pero volvamos a los personajes que sí salen en El Hobbit. Hablemos de Gandalf el Gris. Creo que ese epíteto no le hace justicia. Debería llamarse Gandalf el Troll, porque en este libro su nivel de despreocupación y sus ganas de meter en líos a los demás llega a límites insospechados. 

DH: Lo que quieres decir es que el tío tiene un morro que se lo pisa. Desaparece y aparece a su antojo, y aún por encima va de gran mago. En El señor de los anillos lo recuerdo más serio. Se nota que este es un cuento y Tolkien tiene un humor muy inglés.

M: Un humor que me encanta y que acompaña con situaciones inverosímiles en las que Bilbo tiene que hacer gala de todo su ingenio para sacar a los enanos del aprieto. Además, el narrador hace numerosas apelaciones al lector, como invitándole a formar parte de la historia, lo que acentúa su condición de cuento infantil. Ahora bien, llega un momento en el que la narración adquiere una gravedad más propia de El Señor de los Anillos.

DH: Como sabéis, Tolkien era un veterano de guerra. Algunos dicen que la experiencia lo dejó un poco tocado de la cabeza. Puede que sí. Sea como sea, en la batalla final, vemos que hay cierta... evidencia de cómo se sentía el autor en esos momentos.

M: Podemos verlo por ejemplo en esta cita:

"Fue una batalla terrible. Bilbo no había pasado nunca por una experiencia tan espantosa, y que luego odiara tanto, y esto es como decir que por ninguna otra cosa se sintió tan orgulloso.”

Además, hay ciertos momentos en el que parece relacionar a los trasgos con los alemanes, como cuando dice que han inventado algunas máquinas que desde entonces preocupan al mundo, en especial aquellas que matan enormes cantidades de gente. Sin embargo, el siempre negó que sus novelas tuviesen un sentido alegórico, así que es pura especulación.

DH: Pero bueno, no estamos aquí para hablar de cosas serias. Así que pasamos a otro grupo de personajes que nos ha llamado la atención: los elfos.

M: He de decir que, salvo excepciones, la mayoría de los elfos de El Hobbit son un poco lerdos. Se pasan el día cantando, bebiendo y burlándose de la gente… Sospecho que más de uno, alegando que es para uso medicinal, se ha fumado media plantación de athelas. 

DH: Sin duda, son muy poco serios. Incluso a Elrond hay que perderle parte del respeto. Y... no es por nada, pero Tolkien llama a los elfos del Bosque Negro "retrasados". De acuerdo, puede que no con esas palabras, pero más o menos...

M: Bueno, tampoco es para tanto. Seguro que si saliera Legolas tu disgusto sería mayor. Pero pasemos de los elfos y centrémonos en un personaje muy importante. Uno que destaca sobre los demás pese a salir solo en un capítulo. Hablo, por supuesto, de Gollum.

DH: Yo creo que es un visionario de la cocina, comiendo sushi en un mundo en el que ni siquiera hay japoneses. Si abre un restaurante se forra... Pero supongo que te refieres al asunto del anillo, más que a sus hábitos alimenticios.

M: En realidad, me refería a su gran atractivo, con esos ojos como pelotas de tenis, la piel gris descompuesto y su encantadora sonrisa… Por supuesto que me refiero al asunto del anillo y los acertijos. La primera vez que leí el libro, recuerdo haber intentado adivinarlos. No lo conseguí.

DH: Pues yo sí que había adivinado alguno... pero recordarlos esta vez ha sido una cosa de la que me siento especialmente orgullosa. De todas formas, yo soy Team Gollum: "¿Qué tengo en el bolsillo?" no es un acertijo. Son ganas de jorobar.

M: A mí me parece una pregunta legítima. ¿No quería acertijos? Pues que apande, haberlo pensado antes. 

DH: Es como si te digo: del uno al cuatro millones, ¿en qué número estoy pensando? Es trampa, señores. Bilbo es un tramposo y quiero que se tenga en cuenta en el juicio. ¡Justicia para el Gollum oprimido!

M: El 569852. La verdad es que yo nunca fui capaz de sentir simpatía o lástima por Gollum, aunque sea una víctima más del poder del Anillo.

DH: Mi tesooro... Yo, personalmente, no simpatizo con nadie en este libro. Miento. Me gusta el narrador. Es broma, Tolkien-adictos. Los personajes me caen bien. Y la historia, al fin y al cabo. Es una historia de aventuras, y, ¿quién no disfruta de una?

M: A mi uno de los que mejor me cae es Smaug porque me ha enseñado una lección muy importante: Nunca le enseñes el camino a tu corazón a nadie por simple vanidad. Ahora en serio, pese a su ego desproporcionado, es taimado y malvado, ¿cómo no va a gustarme? 

DH: Es como tú... Aunque hoy no te veo especialmente perversa. Pero mención aparte creo que merece el mundo que ha creado Tolkien. Aunque lo veremos más a fondo en las próximas lecturas del reto Tolkien, a mí me fascina este universo en el que es tan fácil sumergirse.

M: Eso es una de las cosas que más me gusta de él, su meticulosidad. Y las canciones, claro. Me encantan las canciones.


DH: En realidad te gusta todo de él, no nos mientas. Podrías hacer una tesis al respecto.

M: Aún me falta mucho que aprender… No sé cuál era el color favorito de Tolkien o su número de calzado. Pero sigamos con la reseña, antes de que diga algo que evidencie mi grado de obsesión malsana. Más aún.

DH: No hay mucho más que decir, a menos que quieras sacar tu vena friki... más, claro.

M: Podría mencionar la influencia de las Eddas nórdicas en la elección de los nombres y la leyenda de Sigfrido en… No, creo que por hoy ya me he dejado bastante en evidencia...

DH: Perfecto. Entonces, nos veremos en la próxima entrada, que será otra reseña. Esperamos no tardar una semana en prepararla, como nos pasó con esta.

M: Nos vemos en la próxima actualización.

V E R E D I C T O

8.5/10

Si quieres un buen libro, lee El Hobbit. Si quieres party hard vete con los elfos del Bosque Negro. Tienen athelas. If you know what I mean.

O T R A S  R E S E Ñ A S








P.D. Durante la realización de esta reseña ningún poney resultó herido. Tolkien no puede decir lo mismo de su libro.

9 de marzo de 2013

Grandes tópicos de la literatura universal - La mejor amiga: ¿parásito o paraguas?

(Morrigan y Dark Heart, ataviadas con sus inmaculadas batas blancas, se suben al escenario. Libros y carpetas bajo el brazo, están obviamente dispuestas para empezar con un nuevo tópico literario)

DH: Estimados nueceros, bienvenidos un día más a una nueva actualización de esta maravillosa sección donde destripamos la literatura con tanto arte.

M: Hoy os traemos un espécimen que podríamos catalogar de parásito, si no fuera porque la Asociación Super Secreta de Científicos Literarios Con Mucho Tiempo Libre  (ASSCLCMTL) no nos permite pronunciarnos sobre el tema.

DH: Muchos de vosotros no sabréis sobre la existencia de esta asociación. Y es normal, porque si no, no sería Super Secreta. Este tema fue tratado el verano pasado con catastróficos resultados en una de las reuniones del grupo. Como resultado, muchos científicos acabaron en urgencias... Hacía mucho sol ese día, y algunos no se llevaron protector a la reunión playera.

M: Sí, ese golpe de calor fue una bendición. Los partidarios de la teoría del paraguas empezaban a ponerse violentos.

DH: Los de la teoría del parásito empezaron, admítelo... Pero estamos hablando en clave. Deberíamos explicarnos a los nueceros. Empezando por cuál es el tema de hoy, aunque lo han visto en el título.

M: Cierto. Hoy hablaremos de la mejor amiga. Ese ser que solo existe gracias a la protagonista (de ahí lo del parásito) y cuya única finalidad es aguantar sus chaparrones (de ahí lo del paraguas).

DH: Y con chaparrones no nos referimos a que sea su paño de lágrimas... Bueno, en realidad sí.

M: Este espécimen puede cumplir dos funciones. La primera: hacer que la protagonista destaque. En este caso, la amiga no tiene personalidad definida, solo está en el libro para comentar lo maravillosa que es la Mary Sue, lo inteligente que es, lo guapa que es, lo bien que lo hace todo y así hasta el infinito.

DH: La otra opción es que sea más odiosa todavía que la protagonista. Es el efecto "parachoques". Es decir, de esta manera, el autor no tiene que preocuparse de que su creación principal sea la más odiada... siempre habrá otra mucho peor que ella.

M: Para ello, la mejor amiga traicionará a la Mary Sue de turno haciendo que quede como la víctima de una sociedad corrompida por la envidia y los malos sentimientos. Pobre. Casi siento pena por ella… Falsa alarma. Solo eran ganas de estornudar.

DH: (Le tiende un pañuelo) En estos años de observaciones nos hemos dado cuenta de una cosa. Una vez la relación chico-chica empieza en un libro, si la amiga es solo auxiliar -sí, como la mesita del pasillo que no usamos para nada-, desaparecerá misteriosamente.

M: Siendo justos, eso también pasa a veces en la vida real…

DH: Y así es como cuando el interés amoroso desaparece, no queda ni amiga con la que volver. Pero, por supuesto, la regla de oro de la literatura romántica y juvenil es que una relación entre protagonistas NUNCA JAMÁS se rompe.

M: Y aunque, en el caso hipotético de que los planetas se alinearan mientras una de las lunas de Júpiter está en la quinta casa de su prima, los protagonistas no acabasen juntos; la amiga seguiría ahí. Volvería a junto a Mary Sue para ser su pañuelo de lágrimas. Algunos lectores malignos pensarán que es porque no tiene ni principios, ni dignidad, ni nada, pero no es así. Ella vuelve porque el autor o autora necesita a alguien para que la protagonista pueda soltar su monólogo de “Nadie me quiere. Moriré sola y seré comida por mis cien gatos” a alguien. Obviamente, cuando aparezca otro hombre en su vida, la mejor amiga volverá a su rincón oscuro. En silencio y sin molestar a nadie.

DH: Exactamente. (La mira.) Como espero que grácilmente hagas tú cuando mi highlander macizo guion viajero del tiempo venga a buscarme y tengamos un tórrido romance.

M: Ni hablar. Me iré haciendo mucho ruido, para que los lectores me vean bien y clamen por una segunda parte en la que yo seré la Mary Sue de turno y conozca al hermano vikingo de tu highlander. Así seremos familia.

DH: Y viviremos felices todos juntos, con nuestros adorables bebés, en algún castillo de la Escocia medieval. Porque sí, a veces la mejor amiga vuelve a aparecer en una segunda parte. Porque es la excusa perfecta, al fin y al cabo, para un spin-off o la continuación de alguna saga.

M: Además es una forma de cerrar el círculo. Así la ignorada se convierte en la que ignora y viceversa. Y así pasarán el resto de sus días. Como dos pescadillas egoístas... Espera... Eso no era así...

DH: No, a ver. Quizá estemos siendo demasiado duras... Al fin y al cabo, a nosotras no nos verás diciéndonos (pone voz de falsete) "amigas para siempre, pase lo que pase, ¿prometido?"

M: ¿No? (hace pucheros) Me voy a llorar a mi alcoba. (Da la vuelta y sale del escenario con además afectado. Vuelve al cabo de unos segundos.) En cuanto termine la entrada. Ahora en serio, es obvio que no vas a decir algo así. Si lo haces, prometo pegarte. Pero espero que tampoco me digas nunca que si alguien intenta hacerme daño es porque me lo merezco. (Finge una tosecilla que se parece sospechosamente al nombre de Vee).

DH: Oh, por supuesto que no, Morri, querida. Pero si te hacen daño por meterte en asuntos sobrenaturales, conmigo no cuentes, porque pensaré que estás completa y absolutamente... loca.

M: Pero bueno... volviendo al tema. Vamos a daros algunos ejemplos de amistades peligrosas.

DH: Yo creo que, por ejemplo, una amistad peligrosa sería la del Monstruo de las Galletas y la galletita de Shrek. O si un miembro de la Inquisición decidiese hacerse amigo de Harry Potter...

M: Sin duda, pero yo me refería más bien a amistades como la de Nora y Vee.

DH: No veo el peligro ahí. Excepto para los lectores, que pueden perder neuronas.

M: ¿Te parece poco? El caso es que Vee es el tipo de amiga que victimiza a Nora. Su finalidad es parecer tan im... tan gi... tan... (Suspira.) Empezaré de nuevo. Su finalidad es parecer lo suficientemente mezquina como para que Nora parezca un encanto. No lo consigue. Son las dos igual de asq... astutas. Astutas jovencitas que me caen muy mal.

DH: Ya... Gracias por tu esfuerzo, Morri.

M: (Sonríe encantadoramente) Gracias a ti por valorarlo. Otra pareja entrañable a la par que abofeteable… Soy muy consciente de que esa palabra no existe… sería la que forman la protagonista de Mírame y Dispara y su amiga del alma cuyo nombre no recuerdo. Debería avergonzarme de mi misma. Lo siento. Mi cerebro tiende a reprimir los recuerdos dolorosos.

DH: Te refieres a la que luego pasa completamente de la prota y hace como si no existiera, ¿no? ¿Esa amiga del alma?

M: La misma que viste, calza y envidia. Aunque si quieres mi opinión, hizo bien. Pero continuemos con más parejas amiguiles entrañables. 

DH: Pues está Bella Swan y... no, espera. Esa es tan patética que ni amigas tiene. Ignórame, por favor.

M: ¿Hoy estamos siendo más mezquinas que de costumbre o es solo cosa mía?

DH: ...Es que necesito despejarme de todo el estrés de la semana. No es nada personal en contra de los personajes ficticios.

M: Un ejemplo de amiga que está ahí para evidenciar las cualidades y atributos de la Mary Sue, sería Pennyweather de Fallen (Lauren Kate). Tiene un nombre curioso. Lo sé. Suena a payaso asesino… El caso es, que solo existe para que Luce pueda lucirse… Lo cual suena redundante sin serlo.

DH: No puedo decir nada al respeto. No logré acabarme ese libro. Creo, de hecho, que no me enteré ni de la mitad.

M: No puedo culparte por ello. Creo que es mejor que nos vayamos. Por hoy hemos enfurecido ya a bastantes fandoms… Pero antes, aquí están las preguntas de la entrada. ¿Conocéis alguna otra amistad infructuosa? ¿Os gustaría que hablásemos de algún tópico en particular? La mejor amiga, ¿parásito o paraguas?

DH: Y por último pero no menos importante... ¿podrá la amistad entre galleta y Monstruo de las Galletas florecer? ¡Dejadnos vuestros comentarios! 

M: ¡Hasta la próxima, nueceros!

M: Que sepáis que hace un rato en twitter, Dark hablaba de las ganas que tiene de repartir hostias. Y vino. Se nos ha descarriado completamente.
DH: En realidad es porque estoy pensando en hacerme papisa. No saques las cosas de contexto, que bastante raras son de por sí.
M: Cierto. Papisa por el día y villana por la noche… Es una larga historia.

1 de marzo de 2013

Muerto hasta el anochecer - Charlaine Harris

M: Pues… podemos asomar la cabeza por las cortinas y fingir sorpresa cuando veamos a alguien. Si es que queda alguien.

DH: No es nuestra entrada más inspirada.

M: Tienes razón. Necesitamos una... tormenta de ideas. Veo bailarines. Veo trapecistas. Veo al tío del monociclo chocando contra el de los fuegos artificiales y quemando las cortinas. Todo esto mientras suena de fondo Back in black.

DH: ...Déjalo. En serio. ¿Por qué no simplemente decimos "hola"?

M: Porque hay que echarle sal al asunto, que si no queda soso.

DH: Está bien. Pongámonos unos colmillos de plástico. Que la reseña de hoy va de vampiros.

M: Bueno, por mí va… (Mira al público. El público la mira a ella. Se miran mutuamente en medio de un silencio incómodo.) El “hola” parece bastante adecuado ahora mismo. Deberíamos despedir al portero.

DH: Primero deberíamos contratar uno... ¡¡Hola, nueceros!! ¿Nos echabais de menos? Como veis, nos hemos tomado un mes de vacaciones, pero ya estamos de vuelta. Con las pilas cargadas y más reseñas y chistes malos.

M: Sobre todo esto último.

DH: Y para que veáis que hemos trabajado en nuestra ausencia, hoy os traemos reseña.

M: Dentro ficha técnica.

Muerto hasta el anochecer
Sookie Stackhouse #1
Dead Until Dark | Charlaine Harris
Pandora | AE: 2009
ISBN: 8498004829 | 250 págs.

Sookie Stackhouse es una camarera con un inusitado poder para leer la mente. Su don es el origen de sus problemas. Siempre acaba sabiendo más de lo que le gustaría de la gente que le rodea, de todos menos de Bill Compton, porque su mente, la de un vampiro que trata de reinsertarse en la sociedad, es absolutamente impenetrable. Cuando sus vidas se cruzan descubrirá que para ella ya no hay vuelta atrás. La aparición de un asesino en serie es la prueba definitiva para su confianza... porque ni siquiera ella sabe si Bill es su protector, o si se convertirá en su fatal asesino.

O P I N I Ó N   P E R S O N A L

DH: Muerto hasta el anochecer. Sin duda un título apropiado. Ya sabéis, va de vampiros. Y si habéis visto la serie de televisión True Blood, seguro que no os hacen falta resúmenes. Pero aún así lo vamos a hacer.

M: La historia, se sitúa en un estado del sur de EEUU de cuyo nombre no quiero acordarme. Pero como insistís, os lo diré. Lousiana. Concretamente, en un pueblo llamado Bon Temps.

DH: Y nuestra protagonista vive en este pequeño pueblo, así que podemos decir que es pueblerina. Y Mary Sue. Oh, vamos, no me miréis así. Sabéis que solo evidenciamos una verdad.

M: Es tan Mary Sue que habría que crear un medidor especial de marysueismo solo para ella. Pero esa no es la cuestión ahora mismo. La historia empieza cuando un vampiro llega al pueblo… Supongo que es necesario poneros en antecedentes. Los vampiros han salido del armario y se pasean libremente por ahí exhibiendo su condición de chupasangres.

DH: Y son rechazados o mirados con desdén por la mayor parte de la sociedad. ¿Veis la metáfora? (guiño, guiño)

M: El caso es que con la llegada del nuevo viejo habitante (por eso de que solía vivir allí cuando estaba menos muerto), Sookie Stackhouse, nuestra protagonista, se emociona mucho. Se emociona tanto que te dan ganas de darle un guantazo para que mantenga la compostura.

DH: Pero a ver, hay una razón para que se emocione. Ella puede leer las mentes de la gente. Y claro, cuando descubre que eso no le pasa con Bill... pues piensa que quizá, tal vez... podrían tener un amor Crepúsculo. Porque si algo recuerdo de ese libro es que Edward podía leer la mente de cualquiera... excepto de su amada.

M: En realidad, este libro salió en 2001. Y Crepúsculo en 2005…

DH: Peor me lo pones: significa que esta es la lectura de cabecera de Meyer. Y Meyer es la lectura de cabecera de E.L. James. Y James será la lectura de cabecera de... de... No quiero ni pensarlo, mira.

M: De ahí se puede sacar una película: Fan Fic Inception. En fin, que nos desviamos del tema. Mientras Sookie se concentra en no resbalar con sus propias babas cada vez que ve a Bill el vampiro, una serie de misteriosos y brutales asesinatos tienen conmocionados a los habitantes del pueblo.

DH: Y hasta ahí podemos leer sin desvelar nada importante.

M: Ahora pasemos al despelleje propiamente dicho. Antes de nada, queridos nueceros, mensaje importante de vuestra Morri… las altas expectativas son un invento de Satanás. Porque hacen que te ilusiones. Mucho. Para luego darte una patada en el estómago. Me explicaré. Cuando vi la serie, me encantó. Más por sus personajes secundarios que por los protagonistas, que me aburrían soberanamente. Así que, empecé a leer este libro con mucha ilusión hasta que vi que Sookie era la narradora…

DH: Yo, lamentablemente, no he visto la serie, así que no puedo opinar. Pero diré que si buscáis grandes personajes secundarios este no es vuestro libro. Morrigan siempre dice que los personajes secundarios son los que dan sabor a una narración. Pues bien, entonces esta novela no sabe a nada. Porque incluso los que tendrían que ser importantes se quedan cortos. Quiero pensar, sin embargo, que eso mejora a lo largo de los libros de esta laaaarga serie.

M: Así que básicamente, en lugar de centrar su atención en los personajes secundarios, Sookie se pasa gran parte de la novela comentando que ropa va a ponerse. Gracias a eso, hemos podido conocer algo muy importante sobre ella. Tiene el gusto atrofiado. Vamos, que es un poco hortera.

DH: Mentira. También habla de Bill. De su profunda relación. De sus largas conversaciones junto al fuego...

M: Es verdad. Sí, le gustan mucho esas “conversaciones”. Si pudiera, se pasaría el día “conversando”. No la culpo. Ya sabemos cómo funciona el tema en esta clase de novela. Bill es un portento de la naturaleza.

DH: En realidad yo no esperaba que ocurriera eso. Al menos no tan a menudo. Pensaba que era una novela de vampiros, no romántica adulta. Si diera más detalles podría entrar en el mercado del "porno para mamás".

M: No veas la serie. De todas formas, no es tan terrible. Podría ser peor. Podría ser Cincuenta sombras de Grey. La cuestión es, que Sookie es uno de los personajes más irritantes que he conocido. No está en el top de mi lista de odio gratuito, pero está en ella.

DH: Como decíamos antes, es una Mary Sue. Huerfanita de padres, para empezar. Con poco contacto social o incluso menos. Todo por culpa de su don, por supuesto. ¿Dudabais que fuera especial? Y luego está el tema de la virginidad, siempre tan recurrente...

M: Eso también es culpa de su don, el hecho de que sea insufrible no tiene nada que ver.

DH: Alguien se ha levantado hoy con el pie izquierdo. ¿Qué opinas de la trama, entonces?

M: La trama es interesante. Me gustan los asesinatos. En las novelas, digo. No como elección personal. Yo no voy por ahí matando a nadie. Aunque a veces no me falten ganas. Lo que quiero decir, es que me gustan las novelas en las que hay asesinatos que deben ser resueltos. En este caso, creo que podrían haberse esforzado un poco más. Pero bueno, el culpable es bastante inesperado dentro de lo que cabe.

DH: Hay que darle un minipunto por eso. Yo no me lo esperaba. Aunque claro, tampoco es que haya muchas pistas, en este caso, para averiguar quién ha sido. Pero te mantiene con el suspense. Aunque quizá da muchas vueltas, para llegar ahí. Personalmente he encontrado partes bastante aburridas.

M: Sí, a veces es fácil perder el hilo. Sobre todo cuando Sookie entra en bucle y habla sobre sus sentimientos. Otra cosa que me ha molestado, es lo poco que sale Eric, un vampiro vikingo buenorro y malvado, que en la serie mola mucho y en el libro tiene dos líneas. Es muy triste tener que aguantar al soso de Bill durante tropecientas páginas para obtener solo un par de líneas sobre Eric, pero no importa, porque creo que lo corrigen en los próximos libros. Esta parte de la trama, la que habla sobre los vampiros propiamente dichos al margen de la relación que Sookie tiene con uno de ellos, es interesante. Y bastante original.

DH: Yo estoy de acuerdo con Sookie en una cosa: ¿Bill? ¿BILL? ¿Qué clase de nombre es Bill para un vampiro?

M: Yo es que defiendo que los vampiros deben tener nombres más rimbombantes. ¿Qué te mueres llamándote Moe? Pues te lo cambias. La burocracia no puede ser peor que estar muerto. Es que es inaceptable. Si me atacara un vampiro llamado Bill, pediría la hoja de reclamaciones como mínimo.

DH: Ahí estamos. Mínimo llamarte Conde William Ferdinand III. Y Eric suena a príncipe de La Sirenita, pero mejor no lo digo muy alto que creo que le tienes aprecio.

M: A Eric se lo perdono. Es la excepción que confirma la regla.

DH: Bueno, necesito darle otro minipunto a la autora. Veréis, como Morrigan dijo antes, los vampiros han aparecido en el mundo. Han salido del armario, si queréis seguir con la metáfora. Y eso es bastante original. Al contrario que otras series, donde simplemente tenemos a los vampiros viviendo en secreto, aquí hay una convivencia. Una difícil. Y el hecho de que suceda en el sur de Estados Unidos es más que mencionable, porque todos sabemos que allí, supuestamente, son más tradicionalistas. ¿Un guiño al racismo? Probablemente. Y también a la homosexualidad.

M: Es una idea original y, para mí, lo mejor del libro. Espero que en los próximos se ahonde un poco más en el tema.

DH: Por ello, y pese a lo insulso de los personajes principales y el poco caso que se hace a los secundarios, se salva. 

M: Así es. Y esto es todo por hoy, queridos. Nos vemos en la próxima actualización.

V E R E D I C T O

6.5/10

Una buena historia sobre vampiros que pasan hambre porque los personajes no tienen sangre en las venas.





P.D.
DH: ¿Cuál es el colmo de un vampiro?
M: ¿Cuál?
DH: Ninguno. Los vampiros no tienen colmos. Solo colmillos.
M: Ya os lo hemos advertido antes. Chistes malos, chistes malos everywhere.