SOMETHING WICKED THIS WAY COMES...

12 de agosto de 2013

Cinder - Marissa Meyer

(Hoy, el escenario es un taller mecánico. Morrigan y Dark entran por un lateral, como siempre: la primera lleva un destornillador; la otra, una llave inglesa que hace girar en su mano hasta que se golpea la frente con ella.)

DH: ¡Ay! ¡Te dije que la quería de gomaespuma!

M: No tenemos dinero para atrezzo, se la he rob... encontrado por casualidad en la caja de herramientas del electricista que vino por una falsa alarma la semana pasada...

DH: Serás choriza... Si viene la guardia real para interrogarte, conmigo no cuentes para sacarte las nueces del fuego.

M: Los nueceros me ayudarán.

DH: No creo que vayan a pagar tu fianza para sacarte de las mazmorras... pero soñar es gratis. (Se frota la cabeza.) En fin, cuando los lectores dejen de moverse y se lleven a sus dobles, quizá podamos empezar la actualización...

M: Hoy tenemos la reseña de Cinder, de Marissa Meyer... Mientras Dark se recupera de la contusión, ¡¡ficha técnica, yo te invoco!!

Cinder
Las Crónicas Lunares #1
Cinder | Marissa Meyer
Montena | AE: 2012
ISBN: 9788484418696 | 428 págs.

Bienvenidos a Nueva Pekín, metrópoli central de un mundo futuro donde humanos, ciborgs y androides coexisten en precaria convivencia, amenazados todos por una extraña y caprichosa plaga mortal para la que los científicos no encuentran cura. Ahí es donde vive Cinder, la mejor mecánica de la ciudad, con su madrastra y sus dos hermanastras. Cuando una de ellas, Peony, mejor amiga de Cinder, cae enferma, esta se ve obligada a participar en las pruebas médicas desarrolladas por el doctor Erland. En el hospital descubritá un secreto de su pasado que podría cambiar el futuro del mundo... Y unir a Cinder y al Príncipe Kaito de forma inesperada. 
O P I N I Ó N   P E R S O N A L

DH: En estos tiempos en los que tanto se hacen reescrituras de cuentos de hadas, una se puede plantear que es porque los autores se han quedado sin ideas originales... ¡Pues no! Al menos, no es así en este caso en concreto.

M: Pese a estar inspirado en el cuento de Cenicienta, como habréis podido deducir por la portada y el título, el mundo que nos presenta y la protagonista le dan un aire nuevo a la historia… Pero no adelantemos acontecimientos, empecemos por nuestra sinopsis particular.

DH: Érase que se era, la Tierra en el futuro. Y en ese futuro, conviven los humanos, los ciborgs y los androides. Los ciborgs vienen siendo humanos a los que se les han implantado partes mecánicas, y la protagonista de nuestro cuento, Cinder, forma parte de este curioso grupo. Por supuesto, es algo que prefiere ocultar, pero esas cosas siempre se acaban descubriendo, como ya veremos... El caso es que vive con su tutora legal y sus hermanastras y, aunque es jovencita, ya tiene su propio taller de reparaciones.

M: Gracias a él, mantiene a su familia porque su tutora legal-madrastra es demasiado vaga para trabajar. Un día, el mismísimo Principe Kaito, Kai para los amigos y las fans, acude en busca de sus servicios como mecánica para que arregle su androide. 

DH: Pero en este mundo de cuento, no todo es felicidad. Hay un virus que se expande entre la población humana y los hace morir en pocos días. Además, la guerra es un tema que les queda demasiado cercano: los lunares, habitantes de la Luna, y los terrestres no se llevan demasiado bien. Claro que el hecho de que los primeros tengan una bruja por reina no ayuda, precisamente.

M: Un buen día, o bueno, más bien un mal día, Peony, la hermanastra simpática y amable de Cinder, cae enferma. Como la peste es muy contagiosa, se la llevan al hospital y la meten en la zona de cuarentena. La madrastra, Lihn Adri, decide que es culpa de Cinder así que, como es su tutora, la presenta voluntaria a las pruebas médicas en las que se sacrifican ciborgs para intentar encontrar una cura… Y hasta aquí podemos leer.

DH: Como veis, la cosa es bien diferente a la historia original... Y, por el momento, que nosotras sepamos, nadie se mutila un pie para que le coja un zapato.

M: Sí, supongo que lo de Cinder no cuenta… y ya que hablamos de ella, ¿qué te ha parecido nuestra intrépida protagonista?

DH: No es una Mary Sue, lo que ya de por sí se agradece. Lo cierto es que es bastante lógica en su forma de actuar, y lo de que no pueda llorar por ser androide es un punto... Odio a las protagonistas que se pasan las páginas llorando... No, ahora en serio: es fuerte e inteligente, y me han quedado ganas de ella en un segundo libro.

M: Tampoco es la clásica Cenicienta. No llega ningún hada madrina para salvarla y convertirla en una hermosa jovencita con un precioso vestido y unos delicados zapatos de tacón. Ella tiene que luchar para conseguir lo que quiere y cuando lo hace sigue siendo una chica sencilla. Una mecánica. Una ciborg. Entre otras cosas...

DH: Bueno, hay cosas que no cambian: la madrastra sigue siendo repelente y quieres matarla, aunque, al menos, ahora parece tener sentimientos. Pocos, pero los tiene. Además, yo dirá que sí hay un hada madrina, aunque lo han transformado en hombre y doctor. Un personaje que, aunque en principio resulte algo casual en su aparición, va ganando protagonismo, como ocurre con el príncipe, por ejemplo.

M: A mí el príncipe me ha dejado un poco indiferente. Pero hay que reconocer que parece bastante decente. No como los de los cuentos. Nada de fetiches raros o parafilias curiosas. Además es bastante sencillo.

DH: Y tiene pinta de que va a ser un buen rey. Bueno, emperador, en realidad. Le planta cara a la reina lunar, que ya es bastante. Y sí, le gusta Cinder... Espero que eso no cuente como spoiler: vamos, Cenicienta y el príncipe... no me digáis que no lo veíais venir.

M: Casi me había olvidado de la reina Levana, soberana de la Luna. Llamarle mala pécora sería ser demasiado amable. No solo es mala y vanidosa, además está obsesionada con invadir al príncipe Kai… digo… la Tierra. Quiere conquistar la Tierra. 

DH: Lo curioso es que los lunares tiene un poder. Pueden crear... digamos... hechizos. Lo cual, por supuesto, hace la reina: para los demás, quiere parecer perfecta, la más hermosa... Sí, muy madrastra de Blancanieves, lo sé. Eso le da cierto toque encantador

M: Además, es una mala creíble. Un personaje que me ha caído particularmente mal es Pearl, la hermanastra boba de Cinder. La encuentro sumamente irritante.

DH: No es que la hermanastra buena fuera particularmente brillante, igualmente. Era buena, pero eso no siempre cubre por la falta de personalidad.

M: Son personajes de relleno que están ahí para cumplir una determinada función. Sin sorpresas. Así que su falta de individualidad no es importante. La hermanastra mala es la rival amorosa; la buena, la amiga por la que sentir cierta simpatía. Y para amigas bien retratadas, Cinder ya tiene a Iko, la androide que la ayuda en el taller.

DH: Iko, Cinder... Ellas son los elementos robóticos más importantes, pero hay muchos más, que ayudan a la ambientación de la novela. Una ambientación que está realmente lograda: ordenadores, androides, ciborgs... Casi puedes verlos delante tuya. Y  lo más importante: te lo crees. Por otro lado, me ha encantado lo que ha hecho con la Tierra: ha transformado incluso las relaciones políticas e internacionales. Ha dejado menos países, pero a cambio ha puesto atención a quienes los dirigen y cómo funcionan entre ellos. A mí es que me enamora cuando alguien es capaz de poner atención a ese tipo de detalles, porque es lo que le da la chispa a una novela. 

M: La trama está bien construida, es entretenida y coherente. También es, todo hay que decirlo, predecible. No hay grandes giros argumentales inesperados, pero tampoco los necesita. Es una historia interesante y bien contada, con buenos personajes y una ambientación lograda. Y con eso es suficiente.

DH: En general el libro está bien. No es una obra de arte imprescindible, pero si os gusta la novela juvenil o los cuentos de hadas, pasaréis un buen rato. Lo cierto es que nosotras casi lo devoramos, porque está bien escrita y es ligera. Aunque el final es... bueno, digamos que yo quería un final un poco más cerrado. Cualquier cosa, vaya, hubiera sido más cerrada.

M: Pues a mí me gustan esa clase de finales. Soy un poco masoca, supongo. Pero hacen que quieras continuar con la saga… Porque ese es otro motivo para leer Cinder: el segundo libro, Scarlet, es genialísimo. Hay un personaje que me recuerda a Jack Harkness… Pero supongo que eso es tema de otra reseña.

DH: Lo será, sin duda, y vendrá en algún momento del año, con suerte. A nuestro ritmo de actualización, quizá en diciembre.

M: Hablemos ahora de los temas. Uno de ellos sería el de los límites de la ciencia y la inteligencia artificial. ¿Hasta qué punto es un ciborg humano? ¿En qué momento deja de serlo? ¿Es moralmente aceptable entonces sacrificarlos en aras de la investigación de una cura?

DH: Creo que es un debate importante, que en el libro se deja caer bastante acertadamente. Incluso nos sirve para entablar un vínculo entre esta novela y la de Mara, que reseñábamos hace un par de meses. Supongo que, en el fondo, las novelas futuristas que incluyen elementos como robots o ciborgs siempre se plantean la humanidad de las máquinas.

M: Y supongo que esto ha sido todo por hoy, queridos nueceros. Os dejo las preguntas de la entrada: ¿Os habéis leído Cinder? ¿Lo haréis? Si tuvierais que elegir entre vivir en una isla desierta con la madrastra y la hermanastra mala de Cinder o ser arrollados en una estampida de ñus, ¿cuántos ñus preferiríais que os pisotearan?

DH: Decid trece. El trece es un buen número... ¡Hasta la próxima, nueceros! ¡Que los ciborgs os acompañen!

V E R E D I C T O

7.5/10  

Un manojo de ciencia ficción, media taza de fantasía y 428 páginas de encanto cuenteril. Remuévase bien y déjese reposar. Sírvase con té helado y un pedacito de tarta al gusto.





DH: ¿Cómo sabes que un robot está loco?
M: (Se espera lo peor) ¿Cómo?
DH: Porque ha perdido los tornillos (Sale del escenario montada en un unicorno, alzando su espada y gritando: Wiiiiii.)

6 de agosto de 2013

M y DH News (nº 3) + Primer aniversario

(Se abre el telón y aparecen Morrigan y Dark Heart sentadas en la mesa de informativos. Son conscientes de que no tienen ningún tipo de rigor periodístico así que, al contrario que Sara Carbonero, no van a fingir que es así.)

M: Bienvenidos, nueceros, a la tercera edición de M y DH News

DH: (Coge las hojas que tiene delante y las tira al aire. Abre una bolsa de ositos de gominola y empieza a lanzárselos al público como si fueran cacahuetes) ¡¡Y bienvenidos a nuestro primer Bloganiversario!! ¡¡Que empiece la fiesta!!

M: No, no. (Le quita la bolsa de ositos de gominola.) Nada de fiestas, que luego nos toca limpiar a nosotras. Que no os engañe mi vaguedad, queridos. Estoy muy contenta de que hayamos durado tanto tiempo. ¡Un año! Me temo que ambas hemos perdido la apuesta que hicimos cuando creamos el blog. Yo dije que duraríamos tres días. Dark fue un poco más optimista. Dijo cuatro.

DH: Es cierto... Aunque no hayamos hecho un récord en el nivel de actualizaciones. De hecho, ha habido meses en los que ni nos hemos pasado. Así que podríamos decir que es una victoria a medias. Aun así, queremos daros las gracias. A vosotros y a la Academia, claro, y al equipo de producción, y a...

M: Nuestras madres, que no nos estarán leyendo porque ya tienen bastante con aguantarnos en casa. Hoy, como ya hemos mencionado antes, os traemos una nueva edición de nuestros peculiares informativos.

DH: Y para variar, esta vez, y sin que sirva de precedente, nos hemos documentado. Tampoco os vamos a ofrecer realidad al ciento por ciento, que de eso ya tendréis mucha en vuestras vidas, pero algunas cosas sí que son ciertas.

M: Es que ya tenemos un año. Hemos crecido. Madurado. Estamos preparadas para hablar de cualquier mundo. Hasta del real. Como las nueces están preparadas, hagamos un poco de ruido. Allons-y!



DH: Juan Manuel de Prada la lía parda al decir que Juego de tronos no se entiende. Y lo hace, además en un artículo que podéis leer aquí. Porque se ve que ahora hay que sacarse un máster para entender la serie, como él ha visto en muchos foros de internet. Si buscáis ayuda vosotros también, tenéis un esquema en wikipedia. Con spoilers, eso sí.

M: Sí, por lo visto en esos foros nadie entiende nada. Son todos unos posers que van de intelectuales. Supongo que Juan Manuel se ha perdido en los diálogos de Hodor. Lo comprendo. Demasiados matices. Al mismo tiempo, este señor afirma que la novela carece de la complejidad de otras obras de tipo coral. Que es una historia bastante inteligible. Vamos, que es muy simple pero que le resulta muy difícil entenderla. Estimado Juanma: creo que esa afirmación habla bastante peor de ti que de Juego de Tronos. 

DH: Yo hasta el momento no lo conocía, así que de él me dice bien poco. ¿Quién es este señor?

M: Para ser sincera, lo único que sé es que ganó el premio Planeta y escribió un libro llamado Coños.

DH: Co...

M: Sí, Coños. Así, con todas sus letras. C-O-Ñ...

DH: Ya lo he entendido. Deja de decir esa palabra.

M: ¿Cuál? ¿Coños?

DH: Te voy a censurar, Morrigan. Y como lo haga, solo vas a encontrar pitidos cada vez que hables.

M: Piiiiiii. Pero… piiiiii. Pi, pi, pi. ¡Porras!

DH: Siguiendo con el tema, el hombre compara Juego de tronos con una peli porno. Y no, no lo hace por las escenas de sexo, aunque eso lo hayamos pensado todos en alguna ocasión: lo dice por lo de simplista y por las situaciones intercambiables de los personajes... Me abstengo de chistes verdes. Como me abstengo de decir que la comparación entre Tolkien y Martin me parece tan fuera de lugar como la comparación entre Bram Stocker  y Anne Rice. La única similitud es que escriben del mismo género. 

M: Además, según parece, no se ha dignado a leer los libros… Lo que sí ha hecho es comparar la historia con la de otras obras como La Colmena o Manhattan Transfer. Como todas son de tipo coral, todo vale. Comparemos Cincuenta Sombras de Grey con La Divina Comedia de Dante… Como están ambas en primera persona, es totalmente legítimo. De todas formas, lo que me molesta de su comparación es el hecho de no haberse leído los libros. Es decir, que sus comentarios de índole literaria están basados en la serie… Porque claro, nada dice más sobre la pluma de un escritor que la adaptación a la pequeña o gran pantalla. Seguro que los que han visto Wiedzmin, la adaptación de la saga de Geralt de Rivia estarán de acuerdo… Sí, estoy siendo irónica. 

DH: Me ha hecho mucha gracia que el hombrecillo diga que la gente "finge" que Juego de Tronos se entienda. ¿Es tan complicado seguir la línea argumental? ¿Demasiados personajes? Y eso que en la serie se han ahorrado un montón de nombres. ¿Se supone que entonces, las novelas son alguna clase de jeroglífico? Este señor no debe haber tenido en sus manos muchas novelas de fantasía épica.

M: Me gustaría verle enfrentarse al Silmarillion… La cuestión es, queridos nueceros, que si nos metemos un poco con Juanma no es por su opinión, sino por la forma de expresarla. Tengo muchos amigos a los que no les gusta Juego de Tronos y, aparte de los cien latigazos de rigor por tener tan mal gusto, jamás he dicho o hecho nada al respecto. Si a todos nos gustara lo mismo el mundo sería muy aburrido. El problema llega cuando en lugar de expresar TU opinión, asumes cosas de los demás solo para satisfacer tu soberbia. Si llamas a la gente borrega, no debería sorprenderte que se enfade. Además, como probablemente lo que quería cuando escribió este artículo era hacerse notar, vamos a darle el gusto… Somos así de generosas.

DH: Pero queridos nueceros, no creáis que Morrigan es la única enfurecida. Los personajes de Juego de tronos también lo están. Danaerys de la Tormenta se siente ultrajada al haber sido tildada de "peregrina" y los Lannister y los Stark han hablado de una tregua para unirse en la destrucción del enemigo común.

M: Ramsay ya está afilando el cuchillo. No digo más…

DH: Ese muchacho es muy siniestro... Pasemos a otra noticia, que sino los nueceros se cansan.

M: Hablemos pues de Doctor Who. (Se remueve en su asiento improvisado, incapaz de contener la emoción) Por decir un tema y tal.

DH: Por elegir un tema al azar, sí... Porque no es como si estuvieras deseando hablar de que han elegido a la nueva regeneración del Doctor.

M: ¿Yo? ¡Qué va! No estoy deseando comentar que Peter Capaldi ha sido el elegido y no podría estar más emocionada por ello. Bueno, si fuera Callum Blue, lo estaría más… Pero Peter Capaldi mola. Prefiero que el Doctor sea creíble a que sea joven y guapo. Además, todos sabemos que su atractivo reside en su personalidad.

DH: Sí, claro... Lo siento, los que no somos Whovians no lo entendemos.

M: A mi no me engañas. Te he visto shippear a 9th y Rose. Estás a punto de caer en el lado oscuro de la fuerza. Tenemos galletas de chocolate con forma de TARDIS. Déjate arrastrar. Si te resistes será peor.

DH: Pero no tenéis highlanders...

M: Tenemos a David Tennant. Es escocés y a veces lleva kilt. Vale que Bathgate esté en las Lowlands, pero las Highlands están ahí al lado.

DH: Si no tiene un castillo en el que comer esas galletas TARDIS podemos pasar a la siguiente noticia...

M: Aún tenemos que hacer nuestras apuestas sobre cómo irá vestido. Yo apuesto por el look de la foto, con esa barba tan quijotesca. Creo que le da un punto estrambótico que todo Doctor que se precie necesita. En cuanto a la ropa, propongo un look victoriano con sombrero de copa incluido. Peter Capaldi es un señor actor, no merece menos.

DH: Yo creo que no llevará barba e irá envuelto en papel de aluminio. Y como al anterior Doctor le gustaban las pajaritas, que lo sé yo, este llevará corbata. Dorada, a poder ser, porque si no será demasiado plateado y brillará demasiado con los focos.

M: Tengo la extraña sensación de que me estás tomando el pelo. Lo huelo en el aire, que diría Galadriel. No juegues con mis sentimientos de fan desbocada, Dark. Es cruel. E innecesario. Me iría a llorar a mi alcoba, pero no quiero perderme la tarta de chocolate y nueces.

DH: ¿Hay tarta de chocolate y nueces? Pues acabemos pronto con esto, que es la hora de la segunda cena.

M: Sí, siguiendo con las series… (Se lleva las manos al estómago) No me encuentro demasiado bien. Creo que he tomado demasiados caramelos...

DH: Te dije que pararas al décimo, pero tenías que hacer oídos sordos y decir que lo que necesita el mundo es un segundo Halloween, claro.

M: No… Creo… Creo que no son los caramelos… (Da un grito y cae por el borde de la mesa, desapareciendo de la vista de los nueceros. Cuando vuelve a aparecer, su pelo es rosa, sus orejas puntiagudas y sus ojos violetas. Además, lleva el uniforme de Hogwarts.) Ya estoy aquí…

DH: Nueceros... ...no sé si os acordáis de Flower, nuestra Mary Sue personal y por desgracia intransferible... Si no lo hacéis, mejor para vuestra salud mental. (Carraspea) ¿Has venido a celebrar el cumpleblog con nosotras, Flower?

F: Por supuesto que sí. (Parpadea varias veces de forma encantadora a la par que perturbadora.) ¿Cómo iba a perderme una ocasión tan especial? Soy el alma de este blog y los nueceros lo saben. No me ven, pero intuyen que estoy ahí… 

DH: Ya... Bueno, a menos que tengas una noticia, estaría bien que nos devolvieras a Morrigan, por eso de que va siendo hora de que nos despidamos.

F: ¡Por supuesto que tengo una noticia! (Sonríe al público encantadoramente, o al menos lo intenta.) ¡Voy a casarme!

DH: ...¿Quién querría...? Digo... ¿Con quién? ¡Felicidades!

F: Verás, lo tengo todo planeado. Ahora mismo, mientras hablamos Sirius y Remus se están enfrentando en un duelo a muerte por mi amor… 

DH: Me lo temía... ¿Sabes que los dos están mu...? No, deja. ¿Y eso que tiene que ver con tu futura boda?

F: Nada, pero creía que era necesario comentarlo para evidenciar lo maravillosa que soy… En realidad, voy a casarme con Robb Stark. Él aún no lo sabe, pero lo hará. (Su expresión se ensombrece) Y entonces, será demasiado tarde para huir. 

DH: (Alza las cejas, divertida) ¿Te gusta el rojo? Creo que una boda roja sería muy cool.

F: (Lanza un gritito de felicidad.) ¿Sabes qué? Por una vez, creo que tienes razón. Voy a hablar ahora mismo con mi organizador de bodas. ¡Quiero una Boda Roja! (abraza a Dark.) Gracias, sabía que en el fondo eras una buena amiga y no envidiabas mi deslumbrante belleza.

DH: Sí... (Le da unas palmaditas en la espalda) Ya si eso me pasaré en el día, a sacar fotos...

(Flower se tira de la mesa alegremente. Unos instantes más tarde reaparece Morrigan, con cara de dolor.)

M: Cuento con Filch para que se deshaga de ella de una vez por todas. Y contigo para sacar fotos. Quiero pruebas documentales de que mi Mary Sue interior no va a salir nunca más a luz.

DH: Y si ella muere, ¿no lo haces tú también?

M: No. Ni siquiera una parte de mi cerebro... Ya la has visto. ¿Cuántas neuronas crees que tiene? ¿Cinco?

DH: Nueve y tres cuartos. Venga, que hay que cerrar el chinguirito por hoy. Dile algo bonito a los nueceros, que han tenido que soportar a tu alter ego.

M: ¿Algo bonito? Volveremos pronto… (Pensativa.) Eso ha sonado más bien a amenaza. 

DH: Tendrá que valer. ¡Hasta la próxima, nueceros! ¡Muy pronto, más, y esperemos que mejor!




P.D.
M: Sentimos las bromas infantiles sobre la palabra "coños". Se supone que tenemos ya un año, que hemos madurado... A veces somos un auténtico coñazo. ¿Lo pilláis? JAJAJAJA.
DH: Suficiente. ¡A la esquina de pensar!
M: Jo.